ATENCIÓN:

El relato erótico "Pervirtiendo a unas nenas inocentes, Parte 01" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

  1. Pervirtiendo a unas nenas inocentes, Parte 01
  2. Pervirtiendo a unas nenas inocentes, Parte 02
  3. Pervirtiendo a unas nenas inocentes, Parte 03
  4. Pervirtiendo a unas nenas inocentes, Parte 04
  5. Pervirtiendo a unas nenas inocentes, Parte 05
Tiempo de lectura: 21 minutos

Mi historia empieza cuando iba a visitar a un amigo mío desde los años de escuela a su casa. Yo era muy buen amigo de él y él vivía en una linda casa en un vecindario común y corriente, una de las tantas veces que fui a verlo note que en la casa de al lado habían dos niñas jugando en el jardín, una de ellas era muy pequeña y tendría si acaso unos 5 o 6 años, pero la mayorcita era toda una princesa.

Una niña de piel blanca, carita angelical, inocente a más no poder, tendría unos 10 u 11 años, jugaba con sus Barbies y sus tacitas de té en el jardín. Otras veces que llegue a ir a la casa de mi amigo, que por lo general era en fines de semana para ver algún partido o tomarnos una cerveza, siempre me asomaba al jardín de al lado, haber si veía a esas niñas jugando.

A veces estaban, a veces no, pero siempre había una persona en la cocina de la casa con la cortina levantada vigilando a las niñas mientras guisaba o lavaba platos, las nenas tenían columpios y resbaladillas en su jardín, muchas veces la mayor se columpiaba tan alto que se levantaba su vestidito y dejaba ver sus piernitas blancas, con su calzoncito inocente.

Mi amigo me dijo que ella era una divorciada ya que su marido era un vago que ni siquiera peleo por la custodia de las niñas y que acabado el divorcio se fue al extranjero así que solo eran las niñas y su mama.

Cabe decir que yo siempre he tenido atracción a las niñas, pero jamás había podido estar con una, solo me imaginaba a partir de relatos y videos lo que sería cogerse a una y la verdad ver a estas niñas ahí me llevaba a maquinar ideas en mi cabeza para poder cumplir esta fantasía.

Empecé a pasar por la calle con mi carro, aunque no viera a mi amigo, para conocer la rutina de estas niñas y descubrí que entre semana pasaban un par de días jugando hasta que empezaba a oscurecer en el jardín trasero de su casa y luego la mayorcita llamaba a la pequeña, sacaba unas llaves de debajo de la maceta y se metían a la casa y a las dos horas como las 9 llegaba un carro de donde se bajaba una señora y entraba a la casa.

Me ilusione con la posibilidad de que las niñas entre semana se quedaran solas en la casa, ya que esa impresión me daba y se veía que la mamá llegaba noche del trabajo y entonces estaba con ellas; pero no era así, porque trate de pasar varios días a la semana en un horario similar y a veces las niñas jugaban pero había una especie de señora mayor cuidándolas, sin embargo, había un par de días a la semana en que solo eran ellas y llegada la hora se metían a su casa.

Así que me decidí y uno de esos dos días sería cuando caería ahí y me cogería a las niñas, por lo menos a la más grandecita. Idee un plan y el día en cuestión llegue con mi coche al mediodía y espere que las niñas llegaran de su autobús y se metieran a la casa, ya sabía más o menos a que horas llegaban de su escuela.

Cuando las vi entrar, puse en marcha mi plan, fui y toque al timbre y la mayorcita aun en su uniforme me abrió la puerta pero solo un pedazo y me pregunto

– Si, que desea – me dijo con su inocente voz

– Hola, esta tu mami, soy un viejo amigo de la escuela de ella y quería saludarla.

Y ella respondió

– No mi mamá trabaja hoy y no llega sino hasta la noche.

– Que lastima realmente quería sorprenderla y le dije

– Bueno, cómo te llamas?

– Joanna me contesto.

– Qué bonito nombre y estas solita…

– No mi hermanita está conmigo.

– Ah.

La verdad la niña era muy ingenua, que no sabía que no se debe hablar con extraños… y le dije,

– Bueno voy a ver si paso otro día para saludarla, pero me puedes hacer un favor Joanna, no le comentes que vine, quiero que sea una sorpresa para ella, ok.

– Está bien no de diré nada a mi mama para que sea una sorpresa

– Bueno, ojala la encuentre otro día.

– Si claro, adiós Joanna.

Había logrado confirmar no solo que las niñas estarían solas todo el día, sino también que Joanna tuviera cierta idea de quién soy y para la segunda ocasión, el siguiente día de la semana, que sabía que estarían igualmente solas, llevar a cabo ahora si mi más ardiente deseo.

Al día siguiente no aparecí, porque sabía que las niñas estarían siendo cuidadas por la señora. Pero al tercer día, repetí lo mismo y espere a las niñas fuera de la casa en mi carro y puntualmente las vi regresar a su hogar, bajando de su autobús, con sus mochilas, loncheras y entrar a la casa, deje que el autobús se fuera e inmediatamente me dirigí a la casa, cuidando de que no hubiera nadie en la calle o que me vieran ahí. Cabe decir que baje una pequeña mochila conmigo donde llevaba algunas cosas que iba a usar con ellas.

Toque a la puerta y Joanna se asomo y le dije

– Hola, te acuerdas de mí.

– Si eres el amigo de mi mamá.

– Si, así es, ahora si esta tu mami y ella me dijo lo esperado, que tenía mala suerte y que hoy también trabajaba hasta tarde y le dije

– No inventes, no puede ser y entonces maliciosamente le dije

– Joanna tendrás algo de beber, ves que hace calor y me muero de sed y ella lo pensó dos veces y me dijo

– Si quieres te traigo un refresco.

– Sabes que, puedo tomarlo en el interior, es que acá fuera esta muy caliente.

– Pero me han dicho que no deje entrar a nadie desconocido, cuando estoy sola con mi hermana y le dije

– Claro, pero yo no soy un desconocido, verdad?

Se quedo pensando y dijo

– Pues no. Pasa si quieres.

Yo al oír eso, casi se me paro la verga de golpe, por fin estaba adentro de la casa de estas inocentes nenas.

Bueno entre, y la casa era bonita, lujosa, se ve que la mamá se mataba trabajando y no les faltaba nada a las niñas hasta una tele de 42 tenían.

Joanna me dijo

– Ven conmigo a la cocina.

Me llevo a esta y abrió la refrigeradora y me dio mi refresco y yo le dije

– Gracias, y ya le hice plática y le dije,

– Le dijiste a tu mamá que vine la otra vez

– No, tú querías que fuera sorpresa, no?

– Claro que tonto soy… se oía que la hermanita pequeña estaba en la sala viendo caricaturas, me asome y le dije hola y ella me contesto hola y le dijo cómo te llamas?

– Paulina.

– Hola Paulina.

– Eres el amigo de mamá que vino la otra vez?

– Sí, también me viste?

– Si mi hermana me dijo.

– Ah, ok, sigue viendo tu tele, en lo que yo platico con ella.

Joanna era un ángel, pequeñita, finita, rubia, de pelo atado en una coleta, vistiendo su uniforme de escuela, su típica faldita a cuadros, blusa blanca, calcetas blancas pero sin zapatos, ya que los había dejado en la entrada, cuando ingreso a la casa.

Entonces decidí seguir con el plan.

– Que lastima que no está tu mami, yo que le traía la película que quería ver.

– ¿Qué película contesto ella?

– Esta mira y saque un par de discos dvd-r de la mochila en unas cajas transparentes de plástico sin portada ni nada y que tenían pintado con plumón en los discos las palabras videos pedos.

– Pero lastima me los tendré que llevar, ya que nadie los va a ver.

– Yo los puedo ver, dijo Joanna ya tengo 11 años.

– Y yo – se escucho la vos de Paulina

– No sé, son películas para solo gente madura y tú no vas a entender y que tal si te los dejo y tu mami te los descubre a ti y me regaña a mí.

– No, te lo prometo, yo los escondo y le dije, no sé, que te parece si los vemos ahorita y ya me los llevo.

Ella se quedo pensando y dijo

– Bueno dámelos y los pongo en el dvd.

Fue a la sala y le dijo a su hermana que si quería ver una película que era para su mamá, para gente grande, pero que tenía que ser secreto, su mamá no se podía enterar que vieron eso.

Y la pequeña dijo

– Si.

– Júralo.

– Si Jo. lo juro.

Joanna me volteo a ver y yo le dije ponlas si quieres, saco una y la puso en el Dvd, y así empesó el curso didáctico para estas cándidas niñas

La película empezó como si nada en un cuarto vacío, una niña que entraba por la puerta de su casa, dejaba su mochila y subía a su cuarto.

Inmediatamente entraba un adulto y la niña sentada en la cama lo veía con cara seria, el adulto que no se le veía la cara le sacaba la blusita, y le empezaba a besar los senos insignificantes, después hacia acostar a la niña le metía las manos bajo la falda, le jalaba el calzoncito abajo, le levantaba la falda y le empezaba a lamer su vaginita, las niñas no parpadeaban, solo veían muy atentas.

Inmediatamente el tipo se incorporo, la niña se sentó en la cama con sus pechitos al aire, le acaricio con su manita el bulto, le bajo el sierre, le saco el pene y se lo empezó a lamer por todo el capullo luego la pequeña se introdujo todo el pene que le cabía en su pequeña boca .

Las niñas no pestañeaban y la más pequeña Paulina me pregunto

– Qué es eso – obviamente señalando el miembro del adulto que estaba haciendo una extraordinaria mamada dentro de la boca de la niña del video

Y le dije

– Él y ella están jugando a un juego secreto y se van a divertir mucho, eso que le saco se llama verga y sirve para coger niñitas inocentes y bien putitas como Uds. dos, ya en el colmo del descaro les dije, mientras ya me sobaba la verga sobre el pantalón.

La mamada de la nena se detuvo, el sujeto le quito la falda y la acostó desnudita en la cama, solo con sus medias de la escuela, se desnudo todo, se puso encima de ella y le empezó a frotar su pene en su conejito, tratando de metérselo aunque no le cabía mucho y así estuvo el video por 15 minutos con varias cuadros de sexo infantil muy fuerte cambiando de posiciones a cada rato el sujeto a la niña, hasta que llega el momento en que se va a venir, entonces hace hincar a la niña en la alfombra, le dice que le chupe la verga y esta obedece y después se viene rociándole la carita a la peque y dejándola toda cubierta de leche.

Terminando ahí el video.

Las niñas un poco acaloradas veían eso y Joanna me pregunto que fue eso que le salió y yo le dije es leche, cuando a un hombre le gusta una niña bonita, así se lo demuestra.

– Bueno niñas ya voy a quitar el video y mejor no pongo otro y mejor me voy yendo, no estoy seguro si Uds. deberían estar viendo eso.

– Eso es solo es para su mami

Y ellas un poco desafiantes por tratarlas como niñas protestaron

– Nooooo, te prometemos que no le decimos nada.

Ya las tenía donde quería.

– Pero me juran que aunque las torturen no van a contarle nada

– Te lo prometemos, jamás vamos a decir nada.

– Ok pueden seguir viendo y ellas gritaron

– siiii.

Cabe decir que yo ya estaba con mi verga al tope, mientras las niñas asombradas seguían viendo los videos de pedofilia en su tele Plasma de 42 Full Hd je.je

Había videos de la famosa vicky, de Tara luciendo su máscara y chupándosela a su gordo padre y metiéndosela por el culo.

Yo me pare y las deje en la sala viendo, sabiendo que ya iba a acabar ese disco y me fui a la cocina, para esto ya eran como las 3 pm.

Al acabar el último video. Joanna fue a la cocina y se le veía un poco roja y acalorada y me dijo, oye ya acabo, podemos ver el otro?

Y yo le dije, que piensas de todo eso?

– No sé, es raro como juegan los adultos con las niñas.

– ¿Porque raro?

– Es que yo no sabía que se podía hacer eso.

Y yo le dije

– Ah si? no me digas

– Pero sabias que muchas niñas juegas así con sus papás e incluso con personas que las tratan así con cariño

– Pero la condición de esos juegos es que se mantengan en secreto, la niña y un adulto pueden jugarlo, pero la niña no debe decir nada a nadie, de lo contrario un monstruo aparecerá y se llevará a la niña.

– ¿Un monstruo? – pregunto con asombro Joanna

– Si Joanna un monstruo.- le respondí a la nena

– Pero si no dicen nada, no pasa nada

– Oye Joanna no te gustaría a ti jugar así con alguien.

– No sé. – me respondió sonrojada la niña

– Ándale será divertido, si quieres lo podemos hacer tu y yo.

– Acaso no te gusto como jugaban en la película.

– Pues sí, pero no sé.

– Mida si no le dices a tu mamá, ni a nadie, podemos hacerlo, solo si tu quieres.

– Te gustaría?

Y allí estaba ella una nena de 11 años entrando en los terrenos sexuales y yo no la dejaría escapar sin hacerla toda una experta en la materia

Ella estaba muy pensativa ahí en la cocina,

Luego de pensarlo unos minutos me respondió con una tímida sonrisa

– Bueno si es contigo está bien.

En ese instante casi me vengo en seco de oír su inocente voz pidiéndome jugar a esos juegos.

Pero yo le dije

– Recuerda la regla de oro no puede saberlo nadie, ni tu amiga más cercana, ni tu maestro, ni ningún adulto, este juego solo lo pueden saber quienes participan en él.

– De acuerdo, lo prometo y como se juega, lo hacemos aquí?

– No, mejor lo jugamos arriba en tu cuarto.

– Bueno vamos, voy a llamar a mi hermana

Y le dije

– Mejor a ella déjala viendo la otra película y tu explícale lo que te acabo de decir. Jo salió de la cocina y tardo un rato, después regreso y me dijo vamos pues. – y tu hermana?

Y me dijo ella quería jugar también, pero le dije que primero juego yo contigo y si da tiempo, luego ella y que mientras puede ver la película. Y yo oye jo y si dice algo? No, ya le explique las reglas y le hice jurar que no diría nada y yo me encargo de que no diga nada.

– Ok Jo, vamos arriba.

Pasamos por la sala y le dijimos a Paulina ahorita venimos, tu ve la película.

Jo me llevó a su recamara, pero subiendo las escaleras se me ocurrió una idea mas morbosa y le dije, mejor juguemos en el cuarto de tu mami, te parece?

– Bueno, si quieres.

Entramos al cuarto de su mamá, yo estaba con mi verga parada y le dije descaradamente – haber mi princesa putita cierra la puerta para que nadie entre.

– Putita, que es eso.

– Eres tu mi cielo, eres una putita bien rica y que te voy a coger con mi vergota, hasta que me dejes seco y en esta cama donde seguramente te concibieron vas a ser mía, mi inocente y dulce niña.

Ella no entendió nada de lo que le dije, pero cerró la puerta con seguro y yo la espere sentado en la cama y bueno, le dije ya empieza el juego desde ahorita me voy a referir a ti como mi putita.

– Y que es eso de

– ¿Putita?

– Quiere decir niña buena, pero esa palabra no la debes usar con nadie fuera de este juego, ok?

– Ok

– Pero primero, mira voy a poner mis cosas por aquí. – hay que crees, traigo mi cámara de video, la voy a sacar de mi mochila y la voy a poner sobre este mueble, no se me vaya a romper ahí metida.

– Bueno

Coloque la cámara en un tocador apuntando a la cama y por la pantallita ajuste la imagen para que se viera el cuadro más completo posible y no se perdiera detalle alguno de lo que pretendía hacer.

Ella esperaba con su carita de inocente sentada en la cama, rascándose la pierna, muy bien Jo, lo primero es que te voy a enseñar a besar, ves como se besan los novios, mira párate frente a mi, yo me siento en la cama y cuando te diga vas a colocar tus labios sobre los míos y darme un besito.

– Bueno.

Yo me senté en la cama.

Ella se paro frente a mí y acerco sus labios a los míos.

Se veía tan inocente, tan ingenua, tan pequeña.

Ella como toda niña solo me dio un corto piquito

– Que rico putita, pero ahora quiero que los vuelvas a poner y abras tu boquita y metas tu lengua sin despegar tus labios en mi boca y masajees mi lengua con la tuya y así lo hizo, al sentir su lengüita inocente, casi yo temblaba de la emoción.

Ahora yo te lo voy a hacer a ti y así estuvimos fajando largo rato, pero ya eran más de las 4 pm y la mamá llegaba a las 8, así que tuve que meter turbo.

– Muy bien Jo, te gusta?

– Sí, mucho.

– Ok putita lo haces muy bien y ella solo sonreía.

– Ahora en la siguiente parte del juego, quiero que te sientes en la cama y vas a repetir las palabras que te voy a escribir en este papel, viendo digamos hacia mi cámara, ok.

– Sale vale – me dijo con toda naturalidad

Tome un papel de una mesa por ahí y una pluma y escribí.

– Hola soy Joanna, tengo 11 años y soy una putita bien caliente que le gusta coger a escondidas a hombres cuando mami no está, me gusta que me hagan de todo y quiero que vean lo puta que puedo ser, ya que era una nena inocente pero me pervirtieron.

Se lo di y ella emocionada empezó a leer las palabras, con la cabeza agachada y le dije

– No.

Yo lo voy a poner acá junto a la lente de la cámara y tu léelo, pero viendo hacia enfrente.

– Ok.

Hola soy Joanna, tengo 11 años y soy una putita bien caliente que le gusta coger a escondidas a hombres cuando mami no está. Me gusta que me hagan de todo y quiero que vean lo puta que puedo ser, ya que era una nena inocente pero me pervirtieron.

Cuando la escuchaba decir esto con su dulce voz de niña buena ya no podía mas, el corazón me palpitaba más rápido y le dije, ahora Jo, lo estás haciendo muy bien, la siguiente parte del juego es esta. Vas a ver a la cámara, vas a mandar un beso así, guiñas el ojo y te desabrochas tu blusita y te la quitas, aventándomela para acá, sin moverte de donde estas.

Y bueno, así lo hizo, ya la tenía sin su camiseta.

Estupendo Jo, ahora párate junto a la cama, allá a la altura de las almohadas, das la espalda a la cámara y te empiezas a desabrochar tu falda, cuentas 1, 2, 3 y la dejas caer al suelo, la recoges y me la avientas acá y te quedas viendo a la cámara.

Pero si te gusta el juego, verdad?

– Si está muy bueno.

– Ok putita, hazlo y así lo hizo.

Ya la tenía en ropa interior. Estupendo Jo, te estás divirtiendo?

– Si mucho y ahora que sigue, ahora vas a pararte frente a la cama, vas a decir vean lo puta que soy, te bajas el calzóncito a las rodillas, te quitas tu camiseta y me la avientas acá y te coges tus dos tetitas y las mueves así mira y ella se rio verme a mí hacerlo y me dijo – sale.

Ahí estaba ya mi ángel, desnuda, solo con sus medias blancas de la escuela.

– Que bonita estas Jo, nada mas de verte ya se me paro la verga, eres una gran puta coge hombres y ella solo sonreía, ahí de pie desnudita junto a la cama.

– Ok Jo, sigamos jugando, quiero que te saques el calzón, te acuestes en la cama, te bajes tus calcetas a la altura de los tobillos para verte bien todas tus piernas, separa las piernas y me hagas una señal.

– Ok.

Y así lo hizo, ahí estaba mi ángel en la cama de su mamá desnuda, invitándome a que la follara. Ok Jo estas muy buena mi putita. Estas entendiendo muy bien el juego, ahora te vas a dejar que yo te haga cosquillas, ok.

Me acerque me hinque y le empecé a chupar los senitos, mientras con mi mano le acariciaba su pequeña vaginita, coloque mi cabeza entre sus piernas y empecé a lamer su pequeño clítoris. Quiero que cierres tus ojos Jo y me digas que rico, hazme venirme como la gran puta que soy y luego empiezas a jadear así como la nena del video, te acuerdas?

– Ah si, ok ya entendí.

Y dijo esas palabras que eran miel para mis oídos, mientras gemía despacito como gatita en celo, de repente me incorpore y ya quería ir terminando porque las horas se van cuando uno disfruta y le dije muy bien Jo, que bien juegas, te mereces un premio.

Ahora vas a hacer esto, siéntate en la cama, me bajas el sierre, me bajas la trusa y vas a tomar mi verga como la niña en el video, te lo vas a mater en la boquita y lo vas a chupar como un helado, entiendes?

– Creo que si, cuando sentí sus manitas tratando de bajarme el sierre, estaba en el cielo, un sueño hermoso del que no quería despertar, me desabroche el botón para facilitarle la tarea y le dije bájame la trusa.

Ahora a chupar ángel y al sentir su boquita en mi pene, hice un esfuerzo por no venirme luego, luego. Solo no metas tus dientes ok. Ella solo movió la cabeza, mientras tenía mi verga en su boca y la lamía de un lado para otro. Era la mejor mamada de la historia,

– Quiero que sigas dando gemiditos mientras me lo chupas. – puedes?

Ella movió su cabeza en afirmativo y ahí estaba gimiendo como gatita, yo solo veía fotos de ella y su hermana en la recamara, ella de bebé siendo sostenida en brazos de su mamá y me daba más morbo todo, si la mamá supiera lo que su princesa estaba haciendo en estos momentos…

– Que rico Joanna eres toda una puta, el pene me empezó a palpitar muy rico, era señal de que me iba a venir y Jo seguía con su mamada, mientras yo le marcaba el ritmo con mis manos.

– Jo, ya me voy a venir, va a salir mi leche, te acuerdas?

Y ella movía la cabeza, mientras me veía con sus inocentes ojos a la cara y le dije,

– Quiero ahora que saques la verga de tu boca y me digas, por favor échamelo en mi boca y mi cara de putita.

– Lista?

Saco mi pene y me dijo

Por favor échamelo en mi boca y cara de putita.

Ok Jo, abre la boca, pon tus manos sobre tus senitos, cierra los ojos y te voy a rociar como a las niñas del video.

Joanna siguió mis indicaciones y yo me la empecé a jalar para venirme, en cuestiones de segundos dispare mi leche a su lengua, su cara, su pelo, sus tetitas, la estaba bañando toda, yo solo aullaba de felicidad y le decía no te muevas, no pasa nada, es rico y cuando termine ahí estaba Joanna bañada en semen blanco, en la recamara de su mamá, con la cara, lengua y cuerpo escurriendo en mi esperma

– Abre los ojos Jo.

Se le veía nerviosa y le dije, voltea a la cámara y quiero que te tragues lo que esta en tu lengua y te relamas y digas que rica está tu leche de hombre, lista?

Y mi princesa putita así lo hizo.

No te limpies Jo, deja que se seque solo, te está gustando el juego mi dulce putita y ella.

– Sip. Es muy padre, pero ahorita sentí que me ahogaba cuando me echabas la leche.

Al oírla decir “leche” casi se me paro de golpe.

– Ok princesa ya son 5:15. Jo, dije.

– Ay no tengo que calentar en el hornito la comida.

– Ok linda, pero no te vistas quiero que vayas así como estas a la cocina a calentar todo y que vea tu hermanita lo putita que eres, ok.

– Ok, pero me da frío.

– No te preocupes, tu hazlo, ya abrió la puerta de la recamara y la vi bajar desnuda las escaleras, la película abajo ya iba acabando y se oía cuchicheo de las niñas, risitas de la hermanita.

Entonces yo apague la cámara y baje así desnudo y empalmado y su hermanita me vio y nada más se reía, me decía que estaba como en la película, pero estaba muy peludo y solo le sonreí, saque el Dvd, del aparato y apague la tele.

Me asome en la cocina y ahí estaba Jo desnuda, solo con sus medias blancas y toda batida en mi semen que ya se estaba haciendo costra encima de ella, metiendo trastes al horno. Yo me senté en el sillón con la verga parada frente a la hermanita y le dije, tu hermana juega bien rico, ya ves como la deje toda batida en mi leche.

Lo hice, porque me gusta mucho y quiero pedirle que sea mi novia secreta, tú qué crees?

Y paulinita solo se reía.

Jo salió de la cocina así desnuda llevando platos y le dio a su hermana quien empezó a comer y no quitaba la vista de la desnudez de su hermana mayor, su cuerpo lleno de costras lechosas y su pelo tieso y a la vez veía mi verga parada.

Jo trajo su plato y se iba a sentar en una silla cuando le dije, siéntate sobre mi muñeca. La acomode en mis piernas, pasando mi parado pene entre sus piernas y frotándolo contra su vaginita, mientras ella comía su sándwich y sus papas.

– Como te sientes Jo, te ha gustado?

Y ella me decía, si mucho, pero tengo frío y me siento pegajosa, no te preocupes amor, es normal.

– Coman niñas, coman su comida, mientras yo le frotaba descaradamente a Jo mi pene sobre su conejito.

Cuando acabaron de comer ya eran casi 5:45 pm. Jo ya nada más se reía y se veía que ya le había gustado estar así desnuda y con mi semen seco encima.

Y le dije,

– Jo, ya se está haciendo tarde, me tengo que ir y las dos gritaron

– Noooooooooooo, quédate quiero que mi mamás nos vea así como jugamos seguro le gusta.

– Joanna que te dije, esto no se le debe decir a nadie o viene el monstruo por Uds.

– Si es cierto, perdón.

– Júrame que no vas a decir nada a nadie nunca.

– Tu también Pau.

– Lo prometemos.

Joanna se paró de encima de mí, llevó los platos a la cocina, mientras la hermanita se sentó en el brazo del sillón y me veía mi verga bien parada,

– Lo quieres tocar, le dije.

Ella se río y su puso su mano rápido encima de ella y la quito y le dije, no, hazme así, mira y empecé a frotarme el pene.

Luego tome su manita la coloque encima y me la frotaba con ella.

Jo regresó de la cocina y solo nos veía y le dije no te gustaría que tu hermanita viera como juegas conmigo mi putita.

– Que es putita dijo la mas chica?

Y Jo contesto ya te dije mensa es niña bonita, pero esa es una palabra secreta.

– Ah, dijo la enana.

– Entonces que Jo, quieres que tu hermanita te vea siendo una putita.

– Sale, que debo hacer, vamos al cuarto.

Eche a la enana por delante y Jo enfrente de mí, desnuda y llena de leche subía las escaleras, mientras yo le iba agarrando una nalga.

Ya en el cuarto, prendí la cámara, le dije a Pau que se fuera a sentar junto a la cama y solo nos viera.

– Ok Jo, te emociona que tu hermanita veía lo putita pervertida que eres.

– Si

– Di a la cámara princesa que quieres que tu hermanita te vea siendo una putita mama vergas, va.

– Quiero que mi hermanita me vea siendo una putita mama vergas.

– Quiero mamarte tu verga con mi boca, dime.

– Quiero… no te rías Pau mientras Jo repetía eso a la cámara, mejor mira lo que hace tu hermana la zorrita.

– Ok Jo, igual que hace rato, híncate aquí, veme a la cámara y mámamelo puta.

Pau solo veía a su hermana chupándome el pene entre curiosa y divertida.

– Ay que rico Jo, saca la verga y di soy una puta niñita colegiala y quiero que me trates como tal.

– Soy una puta niñita colegiala y quiero que me trates como tal.

– Chupa puta, chupa sácame la leche niña de mamá, niña inocente, niña cara de ángel, Jo seguía con su mamada y yo con mis manos le empecé a marcar un ritmo rápido en su cabeza.

– Me voy a venir ya zorra, abre la boca.

– Échamelo en mi boca y cara de putita.

Se acordó de lo de hace rato. Ahí te va y la empecé a bañar de nuevo, su hermana se quedó con la boca abierta, viendo como su inocente hermanita mayor era bañada por mi leche mojándola toda, al acabar se relamió los labios, la hice que me chupara con la leche escurriéndole por un ojo que mantenía cerrado mi verga, hasta que le quitara el semen.

Y finalmente me separe de ella, que quedo ahí hincada en el suelo, escurriendo en semen y tome la cámara y la empecé a tomar toda, sin dejar ningún detalle sin ver.

Luego enfoque a la hermanita y le dije Pau di esto, que puta es mi hermanita Jo yo quiero ser como ella, lista.

– Que puta es… como te sientes Jo? Te gusto, te encanto? Sip mucho, ya sabía que hacer esta vez.

– Ya ves que ya aprendiste a jugar y ahora quiero vayas a darte un buen baño a la regadera para que tu mamá no sepas que jugamos a esto, recuerden que es secreto, ok?

– Bueno.

Yo me empecé a vestir. Pau se bajó a la tele y Jo se fue caminando desnuda a su recamara toda manchada en mi líquido blanco, a los 5 minutos ya estaba en la regadera, mientras yo fui al baño, me limpie con papel el semen que tenía encima, me vestí, abrí las ventanas del cuarto, ya iban a dar las 7 pm de una a dos horas la mamá llegaba.

Me medio acicale en su baño, tendí bien la cama, guarde las películas y la cámara.

Limpie cualquier gota de semen que haya escurrido al suelo. Baje a la sala y revise a conciencia los sillones, la cocina, mientras Pau solo me veía, lave los platos y ya como a las 7:25 Jo salió envuelta en una bata de patitos y una toalla sosteniéndole su cabello.

Le dije donde va tu uniforme, lo desarrugue y lo puse en un gancho mientras ella se fue a su recamara a vestirse, eche al cesto de ropa sucia su camiseta, sus medias, su calzón y todo se veía impecable, no había rastros de que algo hubiese pasado.

Mi plan era irme a las 8 a más tardar de ahí a esperar en la acera de enfrente la llegada de su mamá y ver que no pasase nada. Ya como a las 7:40 Jo salió de su recamara y le dije

– Tu mami no sospechará que te bañaste y dice

– No, a veces llego muy acalorada de la escuela y me doy un baño, dejo las toallas aquí, para que ella las saque.

– Ok, pues Jo, Pau, me voy.

– Niñas quiero que esto quede entre los 3, si se les sale algo ya no podremos jugar, quieren que vuelva para jugar con Uds.

– Si, si, si, gritaron las dos.

– Ok, puedo volver otro día y seguimos jugando y les puedo enseñar más cosas, les gustaría.

– Siiiiiiii.

– Ok Jo es una promesa si Uds. cumplen la suya y no le digan a su mamá que vine, ok, sino ya no hay juego.

– ok. Bueno Jo que eres?

– Y ella se me quedo viendo y yo una pu…

– Ah una putita.

– Eso princesa, a ver déjame ver tu cabello, mientras se ponía sus calcetines de holanes, yo la revisaba y no veía que tuviese nada encima, di otra mirada rápida a la casa y les dije, niñas es hora, cuídense ok, es secreto, vale?

– Ok.

– Cuando vienes?

Uno de estos días mi putita, ok? Dame un beso de lengua putita, antes de irme, y se acerco y como le enseñe me empezó a besar.

Mmmm que rica estas putita mama vergas y ella solo sonreía.

Bye Pau…

– Bye. Se despedían las nenas un poco tristes ya que seguramente les hacia falta la figura paterna

– Hagan lo que normalmente hacen para que su mamá no sospeche que jugamos y si revelan algo, el monstruo va a venir.

Me dirigí a las escaleras, abrí la puerta de la entrada, me asome y espere que pasará un coche, apague la luz para que no me vieran salir y me escabullí en la oscuridad a mi carro.

Ahí espere y mientras fumaba un cigarro, veía el video y a Jo decir todo lo que le enseñe y se me estaba poniendo dura otra vez, así que me empecé a masturbar mientras veía las imágenes, en eso un coche dio la vuelta a la esquina y me percate que era la mamá, apague todo y en las sombras, la observe llegar, meter el coche al garaje y gritar ya vine niñas y se oyó el si mamá.

Gritaban tan fuerte, que escuchaba hasta el carro como les decía comieron?

– Síiiiiiii.

– Te bañaste Jo?

Voy a sacar las toallas y ya no escuche más.

Estuve pacientemente en la oscuridad calmando mis nervios y viendo en silencio las imágenes de mi pequeña putita, un sueño cumplido, cerca de las 11 pm supuse que las niñas ya estarían dormidas y vi la luz de la recamara de la mamá apagarse, no sin antes cerrar la ventana.

Misión cumplida, encendí el auto despacio y desaparecí en la noche, con la promesa de volver.

Continuará

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 19 Promedio: 4.5)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorSeducido por mi hijastra, Parte 01
Relato siguienteFiesta familiar, Parte 28 (de Cazzique)
En este perfil de usuario se asignarán los relatos que no hayan sido publicados por usuarios registrados. Siempre tendrás la opción de registrarte y solicitar crédito por la autoría del relato :)