ATENCIÓN:

El relato erótico "Una vida, Parte 04 (de Falko6699)" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

  1. Una vida, Parte 01 (de Falko6699)
  2. Una vida, Parte 02 (de Falko6699)
  3. Una vida, Parte 03 (de Falko6699)
  4. Una vida, Parte 04 (de Falko6699)
  5. Una vida, Parte 05 (Final) (de Falko6699)
Tiempo de lectura: 10 minutos

Mi cumpleaños 13, Parte 03

Tuve que caminar muy lentamente hacia mi casa bajo el ardiente calor de ese verano. A cada paso que daba podía sentir el tapón que me había colocado Carmen moverse dentro de mis intestinos; era una sensación extraña de dolor y placer que invadía mi cuerpo. Además hacia que mi verga intentara crecer pero las bandas elásticas me producían un dolor mucho más fuerte.

Tarde más del doble de tiempo habitual en llegar a mi casa y por suerte mi padre no se encontraba ya que se había ido a trabajar. A duras penas llegue a mi dormitorio y me desnude rápidamente para después quitarme las bandas elásticas de mi verga; la cual tenía un color morado que me asusto mucho. Cuando me libre de ese tormento en mi verga esta se irguió como si nada.

Fui al baño y con la ayuda de un pequeño espejo de manos examine mi cola. De ese modo observe que en el lugar de mi ano había una especie de aro de goma negra que impedía ver mi agujero anal.

Tuve que tuve que aplicar algo de fuerza sujetando ese aro para poder quitármelo y al salir hizo un ruido como si se tratara de un globo cuando revienta.

Con el espejo de mano observe que mi ano permaneció abierto por unos segundos para después ir cerrándose. La abertura de mi ano era de unos 6 cm de diámetro; cosa que me sorprendió.

Pero más me sorprendí al ver que mientras mi ano se iba cerrando, un líquido pastoso y de color marrón salía de él. Inmediatamente supe que era el semen de Anselmo mesclado con mi materia fecal.

Me di una larga ducha para higienizarme y mientras lo hacía no pude evitar masturbarme recordando lo sucedido. Después de eso volví a mi dormitorio y me acosté en mi cama.

Al día siguiente; mi padre me regaño por haberme ausentado el día de mi cumpleaños y el siguiente sin decirle donde estaría. Por tal motivo; mi padre me prohíbo salir de la casa por un par de días.

Unos días más tarde, volví a la casa de Carmen. Los días que pase encerrado en mi habitación como castigo de mi padre me habían generado ciertas dudas sobre lo ocurrido y más sobre mi ser. Esto ahora me convertía en homosexual o en bisexual como me había dicho Carmen. Lo único cierto es que recordar lo pasado me excitaba y me masturbaba pensando en ello y en la maestra.

Carmen me recibió muy emocionada, pero también preocupada por mi ausencia. Después de explicarle del castigo de mi padre; le devolví la tanga cola less y el cilindro negro de forma romboidal que había estado dentro de mi ano. Le conté que al llegar a mi casa las bandas elásticas me habían producido hematomas en mi verga.

La maestra me pidió que me quitara la ropa para así inspeccionar lo que le había dicho aunque ya casi no existían los hematomas.

Después de desnudarme; Carmen comenzó a examinar mi maltratado miembro y este comenzó a erguirse. Mientras lo hizo; ocasionalmente con sus manos acariciaba mis nalgas.

Después de eso; me dijo que me reclinara hacia adelante y que separara mis nalgas para así examinar mi agujero anal.

Cuando sentí que uno de los dedos de la maestra tocaba mi ano, tuve un pequeño sobresalto y comencé a llorar. Mientras lo hacía le decía que me gustaba mucho coger con ella; en especial penetrarla, pero que yo no era un homosexual aunque si me había gustado lo que me había hecho ella y su padre.

Carmen me abrazo y mientras me consolaba me dijo que a ella también le gustaba ser penetrada por mí. Que lo ocurrido la última vez no me convertía en homosexual pero si en bisexual y que no debía preocuparme por ello ya que solo con el tiempo mi verdadera orientación sexual saldría a la superficie.

También me dijo; que más allá de la diferencia de edad entre ambos ella estaba enamorada de mí y que si más adelante yo me declaraba homosexual, bisexual o travesti; ella me apoyaría y aun así me seguiría queriendo.

El escucharle decir eso me tranquilizo; pero la palabra travesti me intrigo y se lo hice saber.

Carmen sonrió al saber que no entendía el significado de la palabra travesti y después de darme un tierno beso en los labios me tomo de una mano y me guio hasta el dormitorio.

Una vez allí; busco en los cajones del ropero para después entregarme una pequeña bikini floreada que con su ayuda me coloque. En la parte superior del traje de baño; Carmen coloco unos calcetines a modo de relleno.

Después de eso; volvió al ropero del cual saco una minifalda lisa de jeans y una remera con un estampado de los Rolling Stone (la famosa boca roja sacando la lengua).

Carmen me coloco la minifalda y después de un pequeño ajuste esta quedo ceñida a mi cadera. Le siguió la remera; a la cual le hizo un nudo en la espalda dejando al descubierto mi ombligo.

La maestra me indico que me sentara en el borde de la cama; para después comenzar a maquillarme y peinarme con gel.  Por ultimo; me coloco unos zapatos de taco aguja de más de 10 cm.

Finalizado todo esto; me contemplo por unos segundos sonrientemente para después extender sus manos hacia mí para ayudarme a pararme y así dirigirnos al espejo de la puerta del dormitorio.

No podía creer lo que reflejaba el espejo; realmente me parecía a una chica; solo un pequeño bulto en la parte delantera de la minifalda me delataba y este era mi verga que estaba erecta totalmente.

  • Guau… parezco una chica – dije yo sonriente
  • Jejejeje… así es… ahora eres travesti – dijo Carmen contemplándome desde atrás.
  • Como dijo mi papá que te llamaría??? – interrogo Carmen
  • Paola – dije yo
  • Estas muy linda Paola… me gustaría ser lesbiana para cogerte – dijo Carmen
  • Gracias Carmen… soy travesti y quiero cogerte – dije yo sonriéndole
  • Mmm…siii… vamos a cogernos – respondió ella para después besarnos

Mutuamente nos fuimos desnudando mientras nos besábamos y nos acercábamos a la cama. Una vez allí formamos un 69 en el cual yo lamia la depilada vagina de Carmen a la vez que le introducía mis dedos en su ano para dilatarlo. Ella hacia lo mismo en mi ano mientras succionaba mi verga ávidamente.

Permanecimos así hasta que los dos llegamos a un orgasmo como nunca lo habíamos tenido antes. Después de recuperarnos; Carmen trajo nuevamente el largo consolador doble cabeza y me penetro analmente a la vez que ella se lo introducía en su ano también.

Los labios vaginales de Carmen rozaban mi flácido miembro masculino, el cual comenzó a ponerse duro nuevamente.

En un momento dado; la maestra interrumpiólos frotamientos y evitando que nos desacopláramos, extendió una de sus manos hasta la mesa de luz al lado de la cama. Tomo un blíster y después deposito una píldora en mis labios y otra en los suyos.

  • Las nenas debemos cuidarnos – dijo después de tragar su píldora.
  • No te preocupes… es solo un anticonceptivo que no te va a hacer nada – agrego

Trague la píldora sin saber sus verdaderas consecuencias pero tampoco me importo en ese momento. Solo mucho más tarde lo sabría.

Comenzamos a movernos nuevamente y mi verga no tardo en ingresar en la vagina de Carmen, la que gimió fuertemente al sentirse doblemente penetrada.

Poco después de descargar mi semen dentro del útero de la maestra; esta tuvo su orgasmo y así detuvimos nuestros movimientos y lentamente nos desacoplamos.

Durante casi un mes volvimos a repetir esta rutina. En la que Carmen me travestía con sus ropas y después teníamos tórridos encuentros sexuales.

Lamentablemente, una noche mí padre me descubrió no solo masturbándome; sino que también me encontró penetrándome analmente con una zanahoria que había tomado de la heladera. Mi progenitor monto en cólera y me prodigo una paliza que casi me mata.

Como resultado de ello termine hospitalizado unos días y la única persona que me visitaba era Carmen. En cuanto a mi padre; tuvo que vérselas con la justicia ya que fue un vecino el que alerto a la policía y lo detuvo.

Los únicos familiares cercanos que tenía era el hermano de mi padre; el cual era un homofóbico declarado y ni siquiera fue a visitarme al hospital.

La única opción para un chico de 13 años como yo en ese momento era ser trasladado a un orfelinato cuando me dieran el alta médica. Pero Carmen con la ayuda de su padre que era abogado se hicieron cargo de mí haciendo que la justicia me emancipara legalmente de mi padre bajo la tutela de mí querida maestra.

La paliza que me dio mi padre me produjo fracturas en una de mis piernas, en mi cadera, varias costillas y uno de mis brazos. Además de eso sufrí de un traumatismo peneano severo y de un desgarro anal grave. Prácticamente estuve enyesado por 2 meses y medio desde el tobillo hasta casi el cuello.

Al ser dado de alta en el hospital y Carmen ser mi custodia legal; me llevo a su casa donde me prodigo amorosos cuidado durante mi recuperación. En ese periodo; Carmen trato que no me retrasara con la escuela, además me suministro anticonceptivos como lo hacía antes y dejo que me creciera el cabello hasta que casi llegara a mis hombros.

Cuando me quitaron al fin los yesos tuve que hacer rehabilitación física por un tiempo. Ya a mitad de ese año pude volver a la escuela.

Habían pasado 8 largos meses desde que mi padre me había dado la paliza y me había ido a vivir con Carmen. Un día; al volver de la escuela y entrar a la casa unos gemidos me llamaron la atención.

Me dirigí hasta donde provenían los gemidos; el cual salía del dormitorio de Carmen. Allí me encontré a Anselmo recostado boca arriba mientras su hija mayor (Carmen) le succionaba la verga. A su vez; Anselmo tenía sobre su rostro la vagina de su hija menor (Victoria) la cual lamia. Pero lo que me llamo la atención es que casi la mitad de un dedo índice de Anselmo estaba dentro del ano de Victoria y que esta parecía estar disfrutando lo que le hacía su padre.

Observe esa escena pornográfica hasta que Anselmo finalmente descargo su semen dentro de la boca de Carmen y esta después beso en la boca a su pequeña hija producto del incesto.

  • Hola Paola… como te fue en el cole hoy??? – dijo Carmen mientras tomaba en brazos a su hija Victoria y le daba uno de sus pecho para que succionara.
  • Hola Paola – dijo Anselmo recostado
  • Hola Mami… un día normal – dije yo para después darle un suave beso en los labios.
  • Hola Anselmo – dije sonriente para después besarlo de la misma forma que lo hice con Carmen
  • Estábamos celebrándole el 2do cumpleaños a Victoria – dijo Carmen haciéndome recordar de la fecha
  • Estas lista para celebrar vos también??? – dijo Anselmo mientras que con una de sus manos sujetaba y masajeaba por sobre mi pantalón escolar una de mis nalgas
  • Eeee… no se… eeee – titubee yo
  • Sera mejor que la primera vez – dijo Carmen
  • Dale… desvestite putito – sentencio Anselmo

Comencé a quitarme mi uniforme escolar y cuando quede en ropa interior Anselmo se sorprendió al ver que tanga y un corpiño del tipo deportivo.

De mi tanga sobre salía mi verga erguida totalmente y que por las bandas elásticas que me colocaba Carmen antes de la paliza y por la cirugía a la que tuve que ser sometido después de la paliza ahora media 18 cm de largo y 5 cm de diámetro.

Si bien cuando me travestía Carmen usaba corpiños; así pocos días que había empezado a usar el que llevaba ya que mis pezones estaban siempre duros y erguidos, además de que debajo de ellos podía sentir que dos pequeñas pelotitas crecían en mi pecho. Esto era producto de los anticonceptivos que Carmen me hacía tomar.

Aclaro que desde el día en que me fui a vivir con Carmen; esta comenzó a llamarme Paola y en raras ocasiones lo hacía por mi nombre verdadero pero no me molestaba ya que yo la llamaba mamá.

Una vez que me termine de desnudar me dirigí hacia la cama y me recosté a un lado de Anselmo; Carmen hizo lo mismo pero del otro lado después de colocar a Victoria en su cuna.

Anselmo me beso fogosamente por unos minutos para después besar a Carmen. Minutos más tarde; éramos Carmen y yo quienes nos besábamos.

Mi ahora tortura legal me guio hasta la verga de su padre; la cual comencé a succionar con ganas. Lentamente esta fue cobrando rigidez y mientras lo hacía; Carmen lamia mi ano preparándolo para ser penetrado por ese falo que succionaba.

Cuando Carmen introdujo uno de sus dedos en mi trasero, no pude quejarme por ello. Mi tutora aseguro que mi ano estaba más cerrado ahora que la primera vez que ella me había penetrado.

Después de un rato y tras varios quejidos míos y mucho gemidos de los tres; mi ano ya albergaba 2 dedos de Carmen.

Anselmo estaba ansioso por penetrarme y había hecho que dejara de mamarle la verga para así besarme en la boca mientras pellizcaba fuertemente mis nacientes tetitas.

Carmen me hizo sentarme sobre la pelvis de su padre y que yo mismo me penetrara con la verga de este. Aunque la tutora guiaba la acción no lograba que el falo paterno se me introdujera ya que al sentirlo apoyarse en mi ano la idea del dolor que me acusaría me paralizaba.

Al final; fue el propio Anselmo quien dando un rápido y fuerte empellón término penetrándome. Yo grite a viva vos del dolor y unas lágrimas rodaron por mis mejillas.

Extrañamente; en el momento en que el hombre me empalo; mi verga que hasta ese momento estaba erguida se contrajo totalmente y comenzó a expulsar mi semen en gran cantidad y por primera vez en 8 meses.

Carmen al ver eso inmediatamente comenzó a recolectar con su boca mi semen que había caído sobre el pecho y abdomen de su padre para después traspasarlo a mí mientras nos besábamos.

Después de un rato siendo penetrado por Anselmo; mi verga comenzó a erguirse nuevamente y cuando esta estuvo en su plenitud cambiamos de posición.

Carmen y yo nos posicionamos en la forma de misionero para que yo penetrara por la vagina a mi tutora; mientras que Anselmo se colocó detrás de mí y continuó horadándome el ano.

Al principio nos movíamos lentamente, pero rápidamente el ritmo se fue acelerando ya que era Anselmo quien lo marcaba y ya se sentía que acabaría de un momento a otro.

Cuando esto sucedió; fue casi al unísono para los tres ya que Carmen comenzó a convulsionarse y poco después Anselmo liberaba su semen dentro de mis intestinos a la vez que yo hacía lo mismo dentro del útero de la mujer.

Anselmo cayó a un lado de la cama terriblemente agotado ya que según me dijeron mientras permanecimos recostados los tres, el hombre de 60 años ya había descargo 3 veces su semen que sumado a la felatio que le vi practicarle a Carmen y el último encuentro sumaban 5 descargas.

A partir de ese momento todo volvió a como había sido 8 meses atrás con la salvedad de que ahora estaba viviendo allí.

Anselmo nos empezó a visitar semanalmente y cuando lo hacía solía traerme de regalo alguna ropa femenina acorde a mis 13 años. Además de que nos cogía a Carmen y a mí.

Carmen continúo suministrándome anticonceptivos a la vez que torturaba mi verga con las bandas elásticas y depilándome los genitales. A partir de ese momento; mi tutora y yo dormíamos juntas y cuando Anselmo no nos cogía lo hacíamos entre nosotras.

Yo inmediatamente que llegaba de la escuela me travestía solamente si debía permanecer dentro de la casa y disfrutaba de esa situación que cada vez me convertía más en mujer.

Vicky (Victoria) solía observar ocasionalmente nuestros encuentros sexuales y como era muy pequeña aun, solo le permitíamos succionar mi verga o la de Anselmo a la vez que solíamos introducirle uno de nuestros dedos en su infantil trasero.

Continuará

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 4)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorMi abuelo el mago, Parte 01 (de Janus)
Relato siguiente¿Y si el mundo fuera así? (de Falko6699)