ATENCIÓN:

El relato erótico "Tempranos inicios lésbicos, Parte 02" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

  1. Tempranos inicios lésbicos, Parte 01
  2. Tempranos inicios lésbicos, Parte 02
  3. Tempranos inicios lésbicos, Parte 03
  4. Tempranos inicios lésbicos, Parte 04 (Final)
Tiempo de lectura: 8 minutos

Después de colgar el teléfono me quedé recostada hasta que se me llamó para la hora de la cena, mis padres y yo cenamos como de costumbre pero en esta ocasión de vez en cuando me le quedaba mirando a Bernarda y pensando en lo que está haría después de que se encerrara con Toña, de solo pensarlo pude sentir como se humedecía mi entrepierna y se me aceleraba el pulso.

Terminando la cena me despedí de mis padres y subía a mi habitación para darme un baño y por supuesto que me toqué como lo había hecho con Lisa. Mis dedos se posaron sobre mis pétalos cerrados y lentamente comencé a juguetear con ellos, levemente metía uno de mis dedos para poder tocar los sensibles pliegues que hacían que me retorciera por el placer, mi clítoris por ejemplo se erguía deliciosamente y al tocarlo una exquisita oleada me recorría desde los pies hasta la cabeza. Ese baño duró más de lo normal pero fue en verdad delicioso y excitante, alcancé un delicioso orgasmo que hizo que se me escaparan apagados gemidos mientras me sujetaba con una mano de una de las llaves de la regadera para no caer.

Salí desnuda del baño y después de secar mi cuerpo comencé a ponerme la pijama de seda, pantalón y blusa. Después me acosté sin poder dormir y sintiendo que la oscuridad me llamaba. Dejé pasar aproximadamente una hora y luego me levanté, salí de mi cuarto procurando no hacer ruido y bajé las escaleras, vi que aun había luz en la cocina y me asomé por el cristal de la puerta. Bernarda estaba acomodando algunas cosas, se había quitado el delantal blanco del uniforme y su vestido rojo no se amoldaba a su cuerpo como lo hacía con el cinturón del delantal pero se veían claramente sus portentosas nalgas y senos tratando de sobresalir del vestido.

Me fui a la sala y me senté en la oscuridad esperando a que la luz de la cocina se apagara, pasaron todavía cerca de treinta minutos antes de que esto sucediera, inmediatamente me volvía a asomar por la ventanilla de la puerta y solo vi oscuridad. Me adentré en la cocina y caminé hasta la puerta que conduce a las habitaciones de las criadas, pegué el oído para comprobar que no había nadie por ahí cerca y luego de no escuchar nada lentamente abrí. Como de costumbre las puertas de las diferentes habitaciones se encontraban abiertas y la luz del interior alumbraba el pasillo. Despacio me dirigí hacia la puerta que era la de Bernarda y traté de asomarme pero rápidamente corrí a esconderme en otro de los cuartos vacíos pues una sombra salía de una de las habitaciones, era Toña que salía de su cuarto para entrar en el de Bernarda. La seguí con la mirada hasta que se perdió en el interior de la habitación y luego lentamente salí de mi escondite para poder mirar.

Toña acababa de bañarse y traía solo una toalla enredada al cuerpo, se sentó en la cama a mirar la televisión pues por lo que pude escuchar Bernarda se estaba bañando, pasaron unos diez minutos y la chica salió, alcancé a ver como Toña se ponía de pie y pero no se escucharon voces, despacio me introduje en el pasillo y me asomé. Las dos mujeres se encontraban parada y enfrascadas en un prolongado beso, Bernarda completamente desnuda dejaba apreciar ese gran trasero, las manos de Toña no dejaron mucho tiempo libres las nalgas y comenzaron a amasarlas con delicadeza. Bernarda buscó la orilla de la toalla de Toña y la dejó caer al suelo. Sus senos desnudos se unieron y así permanecieron por largos minutos hasta que Toña comenzó a empujar a su compañera contra la cama, lentamente ambas mujeres fueron quedando recostadas, Toña sobre la hermosa Bernarda y se perdieron en un sin fin de caricias y besos, cosa que a mi me tenía a mil y mi entrepierna ya comenzaba a escurrir un leve hilillo de humedad que pronto se impregno en la seda color rosa dejando esa parte más visible. No perdía detalle de lo que sucedía en la cama y estaba encantada con los cuerpos de las sirvientas restregándose entre sí cuando de pronto Bernarda levantó la cabeza y lo primero que vio fue a la hija de su patrona medio escondida en la entrada de su habitación.

¡Señorita Ilse! – Dijo sorprendida y tratando de levantarse.

¿Qué? – alcanzó a preguntarle Toña.

Me asusté por ser descubierta y me giré, detrás de mi escuche a Bernarda levantándose con gran velocidad y corriendo detrás de mí.

Espere, espere señorita… No piense mal… es… es qué…

No digas nada, lo sé todo…

No le vaya a decir a sus papás señorita.

No lo haré… solo qué…

Pídame lo que quiera, de veras si puedo se lo doy.

No le contesté simplemente me paré frente de ella y sin más deposité un beso en sus labios, un beso justo como se lo había dado a mi amiga Lisa. Bernarda atónita se dejó besar y después de que me separé de ella me sujetó por la mano antes de que me pudiera retirar.

¿Le gustaría?

Dije sí solo moviendo la cabeza, entonces Bernarda tomó mis manos y me las colocó sobre sus tetas.

¿Te gustan?

¡Sí! – murmure tímidamente

Acarícialas.

Moví lentamente mis manos sobre ese par de firmes senos sintiendo su textura y dureza, sus pezones estaban erectos al máximo y eran muy oscuros. Estuve así varios minutos hasta que ella se separó de mí y tomándome de la mano me jaló hasta su habitación, ahí estaba Toña nuevamente con su toalla puesta y visiblemente nerviosa. Bernarda me colocó en frente de ella y sin decir palabra jaló su toalla, dos generosos senos aunque no tan firmes como los suyos quedaron frente a mí. Su aureola era grande y oscura y al centro sus pezones gordos y largos me apuntaban, los tomé delicadamente y Toña sorprendida dio un paso atrás. Se los agarré y con ansiedad los estrujé con delicadeza, poco a poco sus pezones se pusieron más duros aun.

¡Chúpalo! – ordenó Bernarda.

Acerqué mi cara y abriendo mi boca metí ese delicioso pezón dentro de ella, lo saboree en mis labios y lo besaba con ternura.

¡Usa tu lengua… chúpalo como si fuera un helado! – dijo Toña.

Hice caso a sus instrucciones y pronto comencé a disfrutar de esa delicada y exótica fruta que se me ofrecía. Sentí como Bernarda me pegaba sus senos en la espalda y comenzaba a desabotonar la blusa de mi pijama de seda, no me la quitó sino que metió sus manos acariciando mí estomago y comenzó a besarme suavemente la nuca; la piel se me erizó inmediatamente y gemí pero sin soltar el pezón que estaba en mi boca. Las manos de la sirvienta subieron lentamente y pronto se apoderó de mis senos que aunque no tan grandes como los suyos ya tenían un buen tamaño. Sus caricias eran suaves y abarcaban toda la superficie de mis montecillos, el pezón estaba tan rígido que me dolía, pero un dolor mezclado con un fantástico placer, cada roce de sus yemas hacía que desde mis pezones se regara en mi cuerpo completo una deliciosa y cálida sensación.

Por fin me separé de los senos de Toña y ella sujetándome por las mejillas me dijo:

¡Eres tan caliente como tu madre pequeña!

¿Cómo? – pregunte perpleja.

Luego te contaré por ahora disfrútalo.

No me dejó decir nada más me besó, pero este era un beso diferente, uno que nunca había imaginado pues su lengua me penetró en la boca y casi de inmediato buscó mi lengua para enredarla junto con la suya, esta sensación y el aroma de su aliento en mi aliento me hizo abandonarme a la madura mujer. Ella fue dueña de mi boca por interminables minutos.

Sentí que Bernarda se separaba de mí cuerpo y unos instantes después Toña, la mujer puso sus manos sobre mis hombros y con suma delicadeza fue jalando hacía atrás mi pijama, mi piel se fue mostrando y poco a poco la prenda se deslizó hasta caer al suelo, mi torso completamente desnudo mostraba orgullosamente mis senos erguidos y sus pezones puntiagudos apuntando a Toña, ella se inclinó un poco y acarició cada una de mis tetas para luego chuparlas con delicadeza.

¡Qué bonito tesoro tienes mi niña!

Colocándose detrás de mí y sujetando mis hombros con ambas manos Toña me giró y pude ver que Bernarda se encontraba tendida en la cama con las piernas abiertas y mostrando impúdicamente sus labios vaginales abiertos de par en par, una rosada cavidad se asomaba y algo de humedad reflejaba algunos destellos apagados, sobre sus labios una bella mata de vellos oscuros como la noche se rizaban unos sobre otros. Toña me guió o más bien me empujó hasta que quedé sobre el cuerpo de Bernarda, cara a cara, pude sentir sus vellos picando mi entrepierna aun pelona y sus senos restregándose junto con los míos. Bernarda me besó en la misma forma como lo había hecho Toña y yo inmediatamente le respondí entregándole mi lengua sedienta por probar su saliva sus manos rodearon mis espalda y descendieron sin prisa hasta mis nalgas, las amasó y apretó con delicadeza mientras que yo no sabía que hacer con mis propias manos hasta que al fin estás pararon en su cabellera.

Toña hincándose a un lado de nosotras se agachó y comenzó a besar mi espalda y fue bajando lentamente hasta llegar a mis nalgas, las besó y mimó dulcemente hasta que las dejó para seguir con mis muslos y pantorrillas, mi cuerpo se movía lentamente en un suave vaivén a ritmo con el cuerpo de Bernarda, nuestros sexos se restregaban así uno a uno y no fue mucho el tiempo transcurrido el que pasó cuando comencé a sentir un delicioso y pausado orgasmo que tensó mi cuerpo con exquisita delicadeza. Bernarda al mismo tiempo se venía junto con migo.

Toña dejó que ambas descansáramos unos minutos y luego ella se recostó en la cama, Bernarda se recostó entra las piernas de la mujer y me hizo colocar a un lado de ella.

¡Observa y no pierdas detalle!

Con sus dedos Bernarda separó los labios vaginales de Toña y dio una primera lengüeteada a la panocha de la mujer, luego su lengua comenzó a recorrer con lentitud los pliegues de cada milímetro de esa húmeda cueva que se le ofrecía, sus labios atrapaban los labios vaginales de esa panocha. Pronto parecía que ella se la quería comer completa pues su boca se pegaba completamente a esa antojable hendidura. Luego de unos minutos ella se levantó con el rostro humedecido por los jugos y me hizo una seña cediéndome el sitio. Me acomodé y el rico aroma de esa vulva me pegó directamente en la cara, me agaché y justo cómo lo vi hacer a Bernarda le pasé mi lengua desde abajo hasta el inicio de la panocha. Su sabor era deliciosamente embriagador y entre agrio y dulce, una mezcla difícil de explicar. Ya no paré y siguiendo las instrucciones de Bernarda logré hacer llegar a Toña a su orgasmo, sus jugos los bebí sin descanso.

Las cosas cambiaron pues ahora Toña me hizo recostarme en la cama, me quitó los pantalones y entre ambas me acariciaron completamente todo el cuerpo, me besaron la boca y me chuparon las tetas, no hubo un rincón de mí que no recorrieran, luego Toña me pidió que abriera las piernas y así lo hice. Bernarda se acomodó entonces entre mis piernas y sentí la primera lengüetada que me dio como el presagio de algo portentoso, mi cuerpo se crispó en seguida y gemí. Bernarda no me dio tiempo a descanso y su lengua comenzó recorriendo mis pequeños labios vaginales primero un lado y luego el otro para terminar clavándose un poco en mi hendidura, Toña entre tanto me mamaba los senos uno a uno y de vez en vez me besaba los labios. Yo respiraba con suma dificultad y sentía mi pecho querer explotar de tanta excitación.

La experta lengua de Bernarda se apoderó al poco de mi clítoris y fue entonces que le regale un orgasmo tras el otro, mis gritos y gemidos eran ahogados por los labios y lengua de Toña pero mi cuerpo no dejaba de convulsionarse en estertores involuntarios que esas fuertes y hasta hace poco desconocidas sensaciones me producían, sudaba a mares y perdí la noción del tiempo. Cuando pude darme cuenta de lo que había pasado estaba besándome con Bernarda en la boca y las dos abrazadas. Toña nos dio un beso de buenas noches y se retiró a su habitación. Bernarda y yo todavía estuvimos besándonos y acariciándonos por largo rato hasta que nos quedamos profundamente dormidas.

Continuará

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 4.7)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorEl plan, Parte 22
Relato siguienteVideo Lolicon, Parte 01
En este perfil de usuario se asignarán los relatos que no hayan sido publicados por usuarios registrados. Siempre tendrás la opción de registrarte y solicitar crédito por la autoría del relato :)