ATENCIÓN:

El relato erótico "Papá y yo iniciamos una vida juntos, Parte 06 (Final) (de Karla)" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

  1. Papá y yo inicias una vida juntos, Parte 01 (de Karla)
  2. Papá y yo iniciamos una vida juntos, Parte 02 (de Karla)
  3. Papá y yo iniciamos una vida juntos, Parte 03 (de Karla)
  4. Papá y yo iniciamos una vida juntos, Parte 04 (de Karla)
  5. Papá y yo iniciamos una vida juntos, Parte 05 (de Karla)
  6. Papá y yo iniciamos una vida juntos, Parte 06 (Final) (de Karla)
Tiempo de lectura: 16 minutos

A mis 14 años la vida pintaba como nunca, no podía ser mejor pues ya estaba finalizando mis estudios secundarios, por un lado las altas y bajas no representaban gran cosa como los problemas que un año atrás enfrentamos el amor de mi vida y yo, es decir no tan severos y amargos como eso, además siempre trate de tener mi mente ocupada y a la vez hacer algo de provecho pues como han visto la escritura no es lo mío pero la música era para mí más que un hobbie, había tomado clases de piano y vocalización pero tocar la guitarra era mi “don” según mis maestros, por lo que 3 amigas y una servidora formamos una pequeña banda de rock en español en la escuela secundaria, claro que no se podía esperar mucho de 4 féminas adolescentes, pero vaya que hicimos más de lo que se esperaba, ya que en diversos concursos nuestra propuesta quedaba en 1º y 2º lugar haciendo que nuestro talento fuera el orgullo de nuestro colegio, al igual que nuestra vocalista que aparte de tener poder en su voz era bilingüe, lo que nos permitía interpretar música de la más genial entre ellas de la legendaria banda Queen, y claro que eso era más que suficiente para darnos una ventaja extra en los concursos.

En fin el colegio nos contrató para que nosotras tocáramos en la fiesta de despedida, que por lo que se escuchaba iba a ser una enorme despedida, puesto que hasta algunos maestros hasta de alcohol hablaban ya que no sería en el colegio sino en un recinto para festivales y ustedes saben que entre más privado, menos riendas hay.

Para mis lectoras: ¿Recuerdan los consejos de papa o mama cuando decían “Cuidado con los muchachos y el alcohol”?

Pues bien, mi papi me dijo lo mismo mientras le comentaba los planes que el colegio tenia para con nosotras mientras en la azotea al abrazo de la noche hacíamos el amor en una tumbona a la luz de las estrellas, donde a menudo en las noches calurosas nos “apetecía” salir de la habitación y disfrutar de la vista yo le platicaba encima de su jugosa verga mientras el con cara de éxtasis escuchaba o más o menos jeje, pero debo aclarar que jamás fue un padre muy permisivo aún que nuestra condición era diferente a la de muchos padres e hijas “normales”, cuando había que aconsejarme lo hacía y cuando había que reprenderme no dudaba en hacerlo, mientras que jamás permitió que bebiera alcohol o saliera a altas horas de la noche, por ello jamás desprecie sus consejos, aunque en esta ocasión especial me dijo que me llevaría hasta el evento y al terminar ahí estaría el para recogerme, todo un amor…

Claro que no podía haber mejor momento de pedirle cualquier cosa si en ese instante nuestros cuerpos se encontraban en la fusión caliente del sexo, no podría haberme negado nada, aunque quisiera, por supuesto que no diría que no jaja, por ello le pedí el mejor vestido y algunos regalitos para después de la graduación, que fielmente me cumplió, que si algo tienen los caballeros es cumplir.

Desde luego que el día de la graduación mi papi no dudo en complacerme con un hermoso vestido para mi día especial y una visita al salón de belleza que por lo que me hicieron y pago mi papi costo lo que un par de iphone 6 en día de estreno en E.U.A y miren que ya es decir algo. Me impresiono que cumplió su promesa y no solo eso, pues mi tía por parte de él nos visitó en esas fechas así que más feliz aun de tenerla en dicho evento, y si, cuando la fecha llego fue todo muy lindo, felicitaciones, fotografías, besos de despedida, pero a eso de las 8:00 p.m. la ceremonia concluyo y todos nos dispusimos a partir al recinto donde nuestra banda tendría la tarea de reventar el lugar así que mis chicas estarían allí a eso de las 8:30 p.m. para comenzar a prepararnos y al salir de la ceremonia mi papi me dijo que iría con mi tía a cenar y a ponerse al día con ella, para después recogerme al final del evento que sería más allá de la media noche, y en la puerta del auto al bajarme en el lugar de la tocada me despedí de él con un tierno besito en la mejilla pues mi tía estaba en el asiento del copiloto y al oído le dije: “Quiero mi regalo cuando lleguemos a casa bebe” y le lamí el lóbulo de la oreja para después mirarle con ojos de maldad y así nos despedimos para vernos más tarde.

El lugar estaba a reventar de ex alumnos y profesores con sus respectivos colados, así que corrí a prepararme y a ponerme mi atuendo que esa noche consistía en unos pantalones ajustados de cuero y una blusa semi transparente blanca, con sus accesorios alusivos a la década de los 80´s, queríamos estar más que provocativas en cuanto a la música y a nuestra actuación.

Así que en punto de las 9:00 p.m. comenzamos con una ejecución magistral en sólo del maestro Jimmy hendrix que yo había preparado por meses y puedo asegurarles que a las 2 horas ya habíamos agotado nuestras reservas de energía así que finalizamos con “I want to break free” del inmortal Freddy Mercury para finalizar con la euforia del momento, y acomodarnos a beber algo en un rincón con algunos amigos cuando en eso un hijo de puta (Me causo tanto odio que no encuentro otro termino) se me acerco y me robo un beso con manoseada incluida para recibir un empujón y una lista de insultos de mi camionera boca, para todos fue de risa pero aun que no me agrado la acción no pensé en tomármelo tan apecho, por eso seguimos en el festejo y platicas hasta la 12:00 p.m. cuando mi amiga me pide acompañarla al baño, fuimos y dentro ella comenzó a fumar, nunca me agrado el olor a cigarro, me asfixia y por ello salí un momento a despejar los pulmones y allí me salió de la nada el mismo imbécil que me quiso besar, solo que esta vez con varias copas encima y una mirada de loco cuando me dice que “no me iría sin hacerle la noche feliz” seguido de un empujón que me tiro al césped y enseguida se me monta encima intentando tocarme y besarme con su aliento asqueroso a alcohol, forcejamos y yo intentaba apartarlo, lo golpee en la cara y me quiso abofetear, pero metí mi brazo y detuve su golpe.

Mientras gritaba con desesperación solicitando auxilio de mi amiga pero la muy sorda no escuchaba y al parecer nadie me escuchaba hasta que vi una sombra por detrás del borrachín que me sometía y lo levanto por la camisa aventándolo hasta un basurero que estaba a unos metros de nosotros, yo por mi parte me levante atolondrada de la caída y me fije bien, era mi príncipe azul que me había salvado, mi papi estaba ahí para defenderme y no esperaba menos de él así que solo lo levanto por el cuello diciéndole que “con su princesa no se metiera o le arrancaba los huevos”

Yo corrí a sus brazos y le bese enterrándome en sus fuertes brazos que sin duda me aseguraban que nadie me podía lastimar, así que partimos de ahí con el susto del momento, el me abrazo y beso hasta que me calme y muy por encima de todo no paraba de apretarme a él hasta que me paso el susto y al llegar a casa justo cuando iba a bañarme note como en mi ropa interior había una ligera mancha de sangre… “No puede ser” pensé, y por un momento creí que ese imbécil me había lastimado pero después supuse que esa sería mi primera menstruación que por esos días no se había hecho presente, creo yo que por el susto de esa noche había detonado mi ciclo natural, así que con nerviosismo y todo tome compostura y sentido común para tomarlo como algo digno de recordar.

Mi papi por supuesto me llevo con una ginecóloga particular y allí ella me reviso para notar que ya no era virgen, entonces con un serio rostro pero muy amigable pidió a mi papi que saliera del consultorio para tener una charla de “mujer a mujer” y cuando estuvimos solas me dijo:

.- ¿Desde cuándo iniciaste tu vida sexual?

.- Ahm –dije- pues creo que los 12 años.

La cara de la doctora fue épica cuando se lo dije pero ella quería la verdad…

.- ¿Y cuantas parejas has tenido?

.- Solo una –conteste-

.- ¿Tu papi lo sabe?

.- No- dije-

Me aconsejo en temas de interés femenino y después de recetar algunas cosas para mi buen desarrollo me pidió no tomarme a la ligera un posible embarazo, aunque yo sabía que estaba exenta de eso con mi amor. Y respondiendo a la pregunta que seguro tienes… ¿deseaba un bebe en nuestras vidas? La respuesta es ¡CLARO! , pero eso lo contare en otro capítulo y por supuesto lean los primeros temas de mi relato…

Así que con esa nueva experiencia y lo gracioso del momento con la doctora regresamos a casa y bueno solo en una semana tuvimos más caricias y besos que los que habíamos tenido en toda nuestra relación, eso se me hacía muy cómico, aunque los dolores y salvajes sensaciones de mi “regalo” femenino no me hicieron gracia en lo absoluto.

Ya cuando note que había pasado, fui de compras a una tienda de lencería que si la menciono mucho sabrán a que me refiero, y compre un atuendo que sin dudas le quitaría el aliento a mi amor, así que por la noche cuando estaba él distraído en el balcón tomando aire y escuchando la radio decidí festejar mi LIBERTAD, así que me puse una mini,mini,mini falta de colegiala con su respectivo “hilo” blanco, la típica blusa de película porno y un liguero que me pareció muy mono para el momento, y tacones, sí, tacones cual teibolera o conejita de play boy, así que entre a la habitación haciendo ruido con las agujas de mi calzado y camine hacia él, me acerque y tome fuertemente su trasero haciéndolo desconcentrar y le dije al oído: “Llego su alumna profesor”

Ya teníamos 2 años, casi 3 sosteniendo relaciones sexuales, casi 3 años que me veía a menudo desnuda y me sorprendió que se sonrojo al verme y todavía tartamudeo , cuando le dije que no dijera nada y guardara fuerzas que las necesitaría.

Me arrodille y le quite el pantalón (camisa no traía), y dejándolo en calzoncillos le obligue a verme tocarme las senos lujuriosamente, él quiso intervenir pero no le deje, lo obligue a verme sentarme en su mesita de té donde me tocaba mi cosita masturbándome casi en sus narices mientras él no podía hacer nada, así que en un impulso le arranque la ropa interior y lo atraje hacia mí para que ahí de rodillas sumisa y a sus pies le diera una mamada como pocas, saboree sus bolas con hambre y mordisqueaba su carne “rugosita” de los testículos jaja mientras no paraba de frotarle el pene en una frenética masturbación que arrancaba gemidos desde su garganta que ansiaba ser saciada, pero no le deje acabar, ahora yo mandaba en ese momento y decidida a dar el 100% le mordía la verga aunque sabía que le lastimaba, pero esa noche yo ya no era un niña cualquiera, era su mujer, su amante y como tal le haría saber que no era, ni soy ningún juego. Le mordía la cabeza y lamia en círculos que para él era la gloria, pues saco su lado masoquista por un instante, yo babeaba y seguían en mi tarea saboreando su cabeza y lamiendo la parte baja de su pene, por mi lado mi conejito chorreaba por querer sentirle partirme en dos así que me abrí de piernas lo más que pude (Agradeciéndole a la gimnasia jaja) y solo con hacerlo en un segundo lo tenía succionándome el alma a través de la vagina, porque su lengua batallaba por abrirme los pliegues de mis labios y darme mordisquitos en el clítoris, que agradecido no dejaba de babear y llevarme al éxtasis total. Me quito el hilo que traía y me dio la sesión de sexo oral más envidiable que había tenido y mis gritos no se hicieron esperar, más cuando ya no aguante sin su miembro en mí, me voltee ahí en la mesita para ofrecerle mi vagina abierta dispuesta a recibirle en el más brutal castigo que me quisiera proporcionar, ya no soportaba estar sin él así que “sin piedad” le dije, cuando sentí que de golpe me ensarto su delicioso fierro hirviente y comenzó a bombear como un desquiciado a la vez que nuestros gemidos seguramente llegaron a la calle por que escuche una voz de “señora” que decía: ¡Santo cielo!

Sonreí pero mi orgasmo estaba a las puertas así que le pedí a mi papi que me diera más fuerte porque ya casi llegaba, yo habría mis pompis con las manos y gemía mas fuerte a medida que me adentraba a mi orgasmo, cuando sentí que paso sus manos por mis tetas, sometiéndome en una barbaridad de a “perrito” que me hacía gritar y decirle guarrada y media, en un instante estaba ya con la conchita escurriendo mis jugos y en un minuto o más me siguió mi amor derramando en mis entrañas su semen que me lleno por completo, quedándonos en esa posición por unos segundos y él me la saco pero yo me quede así con las pompis al aire, cuando me dio un besito en la pompa derecha y una nalgada en la izquierda y me dijo: “Ven mami”

Me cargo y nos tumbamos tiernamente en una mecedora ahí en el balcón, yo en sus brazos y ahí desnudos los dos con nuestros cuerpos sudorosos y mi vagina escurriendo su leche caliente, ahí nos quedamos hasta que comencé a roncar (upsss), y papi me llevo a darnos una ducha calientita y así dormir como bebes hasta el otro día que era domingo.

Ya por la mañana alguien toco la puerta, me levante en un camisón que alcance a tomar porque en esos momentos estaba como cuando vine al mundo y la melena rizada cual bruja en aquelarre y ¿Adivinen quién era?, si… Maribelita, que traía una invitación para mi hombre que en esos momentos estaba durmiendo desnudo en mi cama.

.- ¿Tu papi?, necesito hablar con él…

.-Mmmm está dormido, ¿Le querías dejar un recado?, ¿Quieres pasar?

.- Oh no, no le despiertes, solo dile que el viernes por la tarde nos vamos Carlos, Anita, enrique, Jorge, Zoila, Dulce, “yo” y tu papi (Así lo dijo antes que alguien me regañe EN ESE ORDEN) a un fin de semana a un lago a 5 horas de aquí, así que si quiere ir que se prepare desde hoy y si tú quieres también puede ir, habrán otros “¡NIÑOS!” (Hazme el bendito favor) así que los esperamos y que me hable en la tarde y nos ponemos de acuerdo, ¿si nena?

.- Si, “NENA”, yo le digo… -Respondí de mala gana-

Sí, nos preparamos y a la semana siguiente el viernes a las 5 partimos a un lago donde llegamos ya pasadas las 11 p.m. y nos dieron la bienvenida como es debido, claro que Maribelita quería que compartiéramos cabaña por aquello del “espacio”, y otras pendejadas que ni su mama se creía, pero en fin, no se le hizo, porque intervine diciendo que yo suelo roncar por las noches y si no quería semejante estorbo mejor que no le buscara, mi papi se empezó reír, pero más risa me dio que Maribelita me pregunto si no quería dormir con los demás niños en una cabaña especial, pero no me convenció así que esa noche solo mi amor y yo dormimos en su cama porque de las dos que había en la habitación la suya era más grande y en sus brazos era la mejor, apostaba lo que fuera a que Maribelita quería estar allí donde yo estaba pero por desgracia no podía L… 😀

Ya por la mañana hice algunas amigas entre las hijas de los presentes, y el día fue espectacular, carnes asadas, aguas frescas, la vista espectacular, la naturaleza y más, pero los adultos si tenían cervezas y hasta pude ver vodka, pero yo a mi papi le advertí que no le dejaría entrar a la habitación oliendo a alcohol, y menos dormiría con él en estado etílico. Así que con todo y amenazas, fuimos a nadar al algo y cuando me di cuenta estaba “bebiendo una cervecita” con sus amigos, solo le tire una mirada de ojos entrecerrados y me fui a bucear un rato, ya que la verdad el calor era insoportable para ser ya las 6 de la tarde. Pero en las 2 horas que me perdí, pude ver como mi amorcito estaba hasta los calcetines con sus amigotes mientras cantaban como unos retrasados.

Ahí estaba yo sorprendida de tamaña escenita de mi papi que nunca había visto en esa condición, pero a la vez me parecía gracioso verlo ebrio, solo que la risa se me quito cuando vi a nuestra amiga mutua Maribel, llevarlo casi arrastrándose con otro amigo a la cabaña porque estaba ya algo pasado de copas, agradecería ese gesto de buena amistad, sino fuera porque la cabaña a donde lo llevaban no era la nuestra sino la de ella.

Con paso firme camine a “corregir” ese error cuando sentí un tirón de una mano masculina y me dijo uno de los fulanos que estaba ahí, “tranquila nena, ve a jugar con los niños a la cabaña donde se quedan”, yo con una sonrisa forzada, fingida, sin ganas me dirigí a la cabaña de los “niños”, pero rápidamente doble a la esquina entre un árbol y una cabaña y corrí a la cabaña donde secuestraban a mi amor.

Pude ver en la ventana que Maribelita estaba ya sin blusa y en ropa interior encima de él, mientras el muy imbécil murmuraba “Ven mamita, ¿Dónde estás amor?” y la “nena” le besaba el pecho, quise suponer que se refería a mí, pero mientras no dijera mi nombre todo estaba bien, así que para no arriesgar (sé que muchos estarán en desacuerdo conmigo y mis motivos, pero ¿qué podía hacer con la desesperación del momento?) tome un tizón del fuego que estaba cerca y discretamente lo lance a una esquina del techo de  palma a la cabaña, que no tardó mucho en arder y las voces ebrias de sus amigos gritando: ¡FUEGO!

Enseguida tomaron baldes de agua y comenzó el escándalos del incendio, todos corrían de un lado a otro mientras el humo y el fuego se hacían presentes, no se expandió demasiado pero en una de esas solo pude ver a Maribel con las tetas al aire correr a fuera de la cabaña, y pidiendo ayuda para levantar a mi papi que no se podía ni poner de pie, yo con urgencia corrí a sacarlo y varios adultos más, lo llevamos a nuestra cabaña y por lo visto él estaba en otro mundo de lo ebrio que estaba, pero lo recostaron en la cama para dejarlo ahí como un bulto sin vida.

Me senté en la orilla de la cama y suspire aliviada dejándolo dormir, yo salí y metí llave a la puerta por si alguna tetona cobarde quería entrar y me fui a nadar otro rato para despejar la mente, todos decían que había sido provocado por alguna brasa que voló con el viento al techo de palma, pero de ahí eran risas por la Maribel en topless corriendo desesperada, salí del agua y después de cambiarme como a las 12:00 p.m. me recosté aun que no puede pegar los ojos en toda la noche por el susto de la tarde.

Ya por la mañana a eso de las 8:00 p.m. cuando faltaban unos minutos para desayunar, me senté a orillas de nuestra cama y me quede viendo a mi amorcito con cara de contradicción ahí con la boca abierta y la baba en un lado sumido en el sueño que el “VODQUILA” de la noche anterior le dejo, pensé en las cosas que hice por él y lo estúpido de prenderle fuego a la cabaña para “contradictoriamente” salvarlo de las manos de Mari, y me vino un odio al corazón en el buen sentido, así que le desperté con toda la dulzura que mi corazón podría ofrecerle en ese momento de una bofetada a mano abierta, que no solo lo despertó, sino que se cayó de la cama por el otro lado y con cara de pubertos en vestidor de mujeres al ser descubiertos se me quedo viendo sorprendido ahí en el suelo y me dijo en un quedo reclamo: “¿Pero que coñ…?” Lo abofetee otra vez (disculpen ustedes la agresividad), “Auchhh, que te pasa”

.- ¿Todavía preguntas animal?

. – Ah, eres tú, ohhhh ouch… Por qué, no espera, si se por qué, auch, cálmate, perdón…

.- Aja, (mi cólera se reflejaba en mi rostro con las mejillas coloradas) perdón, y no digas, ni preguntes que paso, que no me creerías…

.- Mmmmm oye, si te tengo que preguntar…

.- ¿Qué?

.- No te enojes mamita pero, ¿ya vamos a desayunar?

.- Ahhhhhh -grite furiosa-

Salí de la habitación no sin antes decirle:

.- Tu amor Maribel casi te coge (Del verbo aparearse… Ya sé que no se dice así shhhh) borracho y todavía me sales con esas pendejadas….

Se quedó con cara de confusión, y no le hable toda la tarde, desayunamos en el grupo y comentaban los sucesos  del incendio y la de los globos al aire, pero curiosamente todos creyeron que mi papi y Mari tuvieron sexo, aunque yo había visto que no, pero mi amorcito escondió la mirada de mí, supongo que creyendo que en realidad lo hizo. Por la tarde antes de regresar se acercó a mi lado y en el coche antes de arrancar me pregunto: ¿Qué paso anoche?

.-Cállate – Le dije-

.- De verdad no crees que yo…

Baje mi rostro y puse cara de tristeza, y las lágrimas brotaron de mis parpados…

.- No sé qué creer, solo vi un incendio, a Maribel desnuda corriendo como una loca y a un imbécil borracho noqueado en la cama de esa perra.

.- No mamita dicen que no hicimos nada, yo la verdad no estaba consiente, no creerías que hay alguien más que tú en mi corazón.

.- Quizás pero no sé si en tu cama alguna vez Maribel…

.-No –Me interrumpió- perdón amor…

.- ¿Amor? – Lo interrumpí- No sé si soy eso para ti.

.- Por supuesto cariño, daría mi vida por tu corazón, perdóname no se volverá a repetir, lo juro, no sé qué ocurrió, ya cuando perdí la consciencia no podía controlarme, no era yo…

.- Aja y si no hubiese llegado te la hubieras cogido ¿verdad?

.-Espera, ¿tú provocaste el incendio?

.- ¿Y si así fue?

.- Podría haberme quemado si los demás no hubieran reaccionado.

.- Mmmm, de verdad perdón –Le dije- mi mente se nublo y solo acerté a hacer esa estupidez, perd…

Me interrumpió con un beso que yo quise rechazar, pero sostuvo mis manos antes de cachetearlo e inevitablemente me entregue a sus dulces labios…

.- Lo se amor, pero prefiero perder mi vida a perderte a ti… (Sonrió con esa sonrisa que deshace mi mente y me deja vulnerable)

Le bese y mi lengua bailo en pos de la suya por unos segundos, en lo que escuchamos otro auto venir a nuestra dirección así que con esa irrupción encendió el auto y partimos a casa, no hablamos en todo el camino, por varias horas solo miraba el paisaje y mi mente daba vueltas con lo ocurrido, pero al llegar a las puertas de nuestro hogar cuando iba a abrir la puerta del coche me detuvo con su mano y me atrajo hacia si para besarme con más pasión que en la tarde, yo por mi lado me deshice en sus brazos y me acomode en el asiento del conductor encima de él.

Tome su rostro y mis labios recorrieron los suyos con una desesperación tal que cuando me di cuenta estaba yo subiéndome la blusa y quedando en sostén mientras él besaba mi cuerpo con suma delicadeza, al compás de mis caricias mientras yo le quitaba la suya y ahí en el asiento delantero con todo y lo incomodo que es sus pantalones baje y como mi falda holgada no era problema comenzamos a hacerlo con furia, y a gritar con ganas por que descargaba yo todo lo que traía en mi cabeza, mientras el mordía mis pezones y mis nalgas eran masajeadas como es debido en una tórrida sesión de húmedo sexo, que movía al auto de arriba abajo y de un lado a otro hasta que sus piernas fueron empapadas con mis jugos pero yo todavía no me venía, así que abrí la puerta y allí sin salirme de su deliciosa verga me cargo hasta la sala donde caímos en el tapete a las 11:45 p.m. (Voltee a ver el reloj de pared) y mi ropa desapareció junto a la suya en una salvaje arremetida que me dio, solo recuerdo el sonido de sus piernas golpeando mi trasero al compás de sus estocadas a mi sexo. Y en una desesperación tal me voltee para que en 4 me castigara con su herramienta, solo que esta vez sentía algo diferente, esta vez me pareció sentir su dedo en mi ano jugueteándome y dándome más placer en esa posición hasta que como una muñeca de trapo me levanto de la cadera y de pie me hizo que me moviera en una deliciosa pose nueva para mí, con sus fuertes brazos me cargo y mis piernas se enredaron en su cadera mientras arremetía a mi conejito con furia una y otra vez.

Grite como a quien están matando porque me supo a gloria que al abrazarme a su cuello mi orgasmo estaba por llegar y claramente sentí como bañe las piernas de mi hombre con mis jugos, pero él no se contuvo y siguió dándome más placer hasta que en un segundo orgasmo hasta estrellitas vi cuando le comunique que me estaba viniendo por segunda vez. Me reclino en 4 sobre el sofá y abrió mi sexo para saborearle mis fluidos e introducir su lengua lo más profundo que podía, luego se levantó y me poseyó una vez más hasta que estuvo al borde de venirse pero lo contuve hasta que de rodillas le suplique que me dejara beber su néctar una vez más, claro que no se negó y le masturbe con ganas hasta que vacío en mi lengua litro tras litro de su delicioso semen, que trague hasta quedar saciada de él.

Todo transcurrió con normalidad esa noche y al día siguiente me conto que Maribel no podía ni siquiera verle a la cara de la vergüenza que le tenía, pero en fin, eso se ganó por meterse con quien no debía, además de que su carrera con las tetas al aire se volvió tema de conversación en todos los departamentos de la oficina.

Yo por mi lado entre a la educación pre-universitaria, donde pude comprobar que los pubertos de la educación secundaria no eran nada comparado con los jóvenes de mi instituto, que en más de una ocasión me atrajeron problemas y malos entendidos, pero eso lo dejo para otra entrega, ¿va? Les mando un besote a todos y les invito a ver mis otros relatos de la pluma de una amateur que solo quiere desempolvar años de felicidad y compartirlos con algunos amigos… 😉

Continuará

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 4.5)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorEl plan, Parte 27
Relato siguienteImágenes Lolicon, Parte 56 (de Lordrogue)
En este perfil de usuario se asignarán los relatos que no hayan sido publicados por usuarios registrados. Siempre tendrás la opción de registrarte y solicitar crédito por la autoría del relato :)

1 COMENTARIO