ATENCIÓN:

El relato erótico "Mis inicios con Oscar (de Masada)" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

Tiempo de lectura: 18 minutos

Hace ya muchos años…digamos, para ser correctos…varias decadas, yo concurria a un colegio privado, y para colmo religioso…lo que equivalia a estar rodeado de todo un ambiente ultraconservador, en donde todo lo perfecto debia estar dentro de los canones que indicaban las enseñanzas religiosas y la moral cristiana…y cualquier cosa extraña o fuera de lo comun que se saliera de las mismas, era vista como una desviacion aberrante. Lo peor del caso era que toda la sociedad, parecia funcionar asi…por lo menos la que me incluia…o sea la de una holgada clase media, y digo parecia, porque como era de imaginarse, nunca nada es del todo perfecto segun los canones, porque la gente…las personas, se comportan como tales, con todos sus deseos y apetitos…la realidad era que habia mucha hipocresia, nada estaba a la vista y fuera de la vista pasaba todo lo que uno pudiera imaginarse y mucho mas, y lo mas importante…todo estaba bien si nadie lo sabia o nadie se enteraba.

Para un chico curioso y con inquietudes, con solo 11 años, era muy dificil no poder preguntar para saber y aprender y no correr el riesgo de que lo catalogaran de “incubo de satan”…por lo que preferi callarme la boca…observar…pescar alguna que otra conversacion de los mayores, y adornar todo eso con la febril imaginacion, desatada y alimentada por el desbocado asalto de las hormonas.

Durante la epoca de clases…el entorno de una doble escolaridad en un ambito de disciplina rigurosa, era pesado…por lo que se anhelaba la llegada de las vacaciones, y el verano, cuando los padres aceptaban que los chicos que no tenian otras actividades, pudieran salir a la calle para socializar con chicos vecinos del barrio…yo era parte de un grupito de chicos de mas o menos la misma edad, acostumbrados a buscar el espacio para juegos disputandole el mismo al movimiento de una ciudad, y aquel verano, fue todo un acontecimiento poder acceder a un terreno amplio en mitad de nuestra manzana, que surgio al haber sido demolida una antigua propiedad, y en el que en un corto tiempo surgiria un nuevo edificio de departamentos, pero mientras tanto todos nosotros lo usariamos aquel verano como patio de juegos.

Era un lugar con superficie irregular, en algun punto se notaban los pisos originales de la casa derribada, en otros solo habia escombros, y al fondo estaba lo mejor…los restos de un antiguo jardin, al que años de abandono le habia conferido las caracteristicas de pequeño bosque con plantas y arbustos crecidos en exceso…lo que para nuestra imaginacion era poco menos que la selva del Amazonas. Yo tenia un amiguito, de un año menor que yo, con el que tenia mas afinidad que con otros…y una idea propia nuestra, fue la de construir una especie de refugio con ramas y hojas cortadas de las plantas que nos rodeaban…el era algo retraido y callado, lo que impedia que se relacionara facilmente con los demas, pero yo simplemente lo dejaba tranquilo sin presionarlo para que hablara o participara en alguna cosa, y cuando a el se le ocurria algo, yo lo seguia…y asi fue con el refugio…cuando me dijo que queria contruirlo, yo solo lo ayude a hacerlo…nos costo bastante, a pesar de no ser muy amplio y tener poco altura…alli solo podiamos estar sentados, con una sola entrada. El…insistio que la entrada estuviera en el extremo opuesto del lado que daba a la calle…y mientras lo haciamos, miraba desde cierta distancia, para asegurarse que desde afuera, no se observara nada hacia el interior…yo lo dejaba hacer…colaborando…mientras acomodaba hojas y ramas para hacerlo impenetrable a la vista, suponiendo que se trataba de que soportara una lluvia, tampoco estaba muy seguro, luego del entusiasmo inicial, para que nos podria servir aquella choza, pero de cualquir forma, una vez terminada estuvimos muy conformes…sobre todo el.

Durante varios dias no sali a la calle para encontrarme con el, porque estuve acompañando a mi mama en salidas y visitas familiares…luego de todo eso, una mañana fui al terreno, y entre en el refugio, y ya no era el mismo…las hojas en su mayoria se habian ido marchitando, el algunos lugares habia huecos desde donde se podia observar el interior, o desde alli hacia afuera, y ademas, la humedad del rocio nocturno y luego el efecto del sol, provocaba un efecto de aire pesado, en donde estaba presente el olor de la vegetacion que se iba descomponiendo paulatinamente…me acomode en el extremo opuesto a la entrada…y me sente alli, pero a los pocos minutos ya estaba dispuesto a irme, porque como ya dije no era un lugar agradable para estar y mucho menos solo, y sin nada para hacer…y cuando senti un ruido, vi a traves de los huecos, que se acercaba mi amigo, y cuando entro, se sorprendio mucho de verme alli…primero quiso saber que hacia yo en el refugio en ese momento, y luego sin permitirme responder, quiso saber cuando me iria, y mientras se lo veia algo alterado y nervioso…me dijo directamente que debia irme, y que si lo deseba podria regresar “luego de un buen rato”.

Yo estaba extrañado y confundido, y me disponia a irme…aclarandole que estaba a punto de hacer eso antes de que el llegara, porque no era un lugar muy agradable para estar…y justo en ese mismo instante, se asomo por la entrada otro chico, un vecino del barrio, de uno o dos años mayor que nosotros, con el que no soliamos tener trato…o por lo menos yo, como descubriria momentos despues…entro y paso directamente hasta el fondo del refugio, y haciando contorsiones se acomodo sentado, lo que no le resulto facil porque era mucho mas robusto y alto que nosotros dos, especialmente de mi amigo, que era muy delgadito, y de cuerpito menudo…y mientras lo hacia dijo: “ufff, lo que me cuesta meterme en esta choza…porque no la hiciste mas grande?”

Descubri que el refugio no era solo un objeto para ser usado por nosotros dos y nuestros vecinos conocidos…mi amigo habia compartido el derecho a usarlo con ese casi desconocido…tambien descubri que ellos se conocian…bastante, porque le pregunto directamente a mi amigo:

“decidiste traer a un amiguito?…el sabia que yo iba a venir hoy?”

“no…el ya estaba cuando yo llegue…pero ya estaba por irse”…me miro…y casi en tono de suplica me dijo: “vas a irte, verdad?”

Me molesto que me echara…asique decidi quedarme…y eso le dije…que no me iria, el otro chico comenzo a reirse…se reia bastante divertido, como si todo aquello le causara mucha gracia, de pronto vio un gesto extraño…rodeo la cinturita de mi amigo, atrayendolo y apoyando su cara a la de el, dijo en voz baja, sin dejar de observarme:

“tal vez…a el le guste quedarse, le dijiste que yo vendria hoy?…dejalo que se quede, si es tu amigo no se lo va a contar a nadie, y si a el tambien le gusta, vos tampoco se lo vas a contar a la mama”…entonces me miro y guiñandome un ojo, finalizo: “no es verdad?”

Mire a mi amigo tratando de advertir en su cara una señal que me indicara de que estaban hablando, sobre todo aquel chico, porque m amigo continuaba sin decir mucho, hasta que de pronto se separo del chico, y le dijo que “si yo me iba el tambien lo haria”…pero eso, al otro no le gusto nada:

“nada de irte lindo, me hiciste venir hasta aca porque tenias muchas ganas…y ahora el que va a quedarse con las ganas soy yo?…a mi no me importa que este tu amiguito…si no quiere hacerlo, puede mirar sin decir nada”

Lo que siguio despues me hizo abrir los ojos como platos, porque el chico se coloco detras de mi amigo tomandolo de la cintura nuevamente, luego comenzo a besarlo en el cuello…y mientras lo hacia, el entrecerro los ojos moviendo la cabeza hacia un lado u otro para que le besaran el cuello, y mientras lo hacia ambos cuerpos fueron deslizandose hasta adoptar una posicion…mi amigo quedo en “cuatro patas”, con su cabeza rozando las hojas y ramas…y el chico agachado por detras, y por su mayor altura, tambien golpeaba el techo de la choza, pero a ninguno de los dos les importo…y a partir de alli, ambos dejaron de prestarme mucha atencion, dedicandose solo a lo que les interesaba…salvo que mi amigo hizo contacto visual conmigo como si buscara alguna aceptacion de mi parte, y yo solo pude quedarme congelado y con la boca abierta, sin siquiera atinar a moverme.

“vine porque se que te gusta…” dijo el chico…”te gusta mucho?”

“si…me gusta…vos sabes que me gusta, me gusta todo”

El chico se abri los pantalones..desde donde yo estaba no podia ver, pero la idea era dejar fuera su verga, y cuando el llevo una de las manos de mi amigo hacia alli, por detras de su cuerpito, intui que ya estaria lo suficientemente erecta y endurecida, porque sin dejar de mirarme abrio sus ojitos con asombro, y murmuro algo asi como “si…me gusta…me gusta mucho…me lo vas a dar?”

“te lo voy a dar todo, muñequito…para eso vine”

El chico bajo toda la ropa de mi amigo, dejando sus pantaloncitos cortos y su calzoncitos en las rodillas, y su culito al aire…termino de acomodarlo, aunque sin poder separarle mucho mas las piernitas por el impedimento de su ropa…mi amiguito emitio un “ahhhh”….y abrio los ojos y la boca mucho mas que antes y mucho mas que yo, se inclino hacia adelante pero el otro lo retuvo hacia a tras por las caderas, y cuando dijo “ayyy”, supe que lo habia penetrado…mi amigo se quejo…pido que lo hiciera “suave”…repitio “suave…despacio..que me haces doler”, pero el chico lo embistio, luego lo sacudio, e inicio una nueva secuencia de sacudidas repetidas, dandole una buena cogida veraniega, bajo el refugio vegetal.

Ambos suspiraban y jadeaban…se decian cosas, yo oia muchos “me gusta”…”que rico”…”dame mas” y “tela voy a dar toda”…para finalizar con un

“mira como te la pongo toda…porque vos sos el chico mas trolito de todo el barrio”

Pero antes de eso…mi amiguito me miraba mientras se mordia el labio, y luego se babeaba poniendo cara de idiota…pero yo…de pronto me senti atraido por la verguita dura de el, que se sacudia hacia arriba y hacia abajo con cada embestida que le daba el chico, una hermosa pijita dura que atraia por el poder hipnotico de sus sacudidas…y el lo noto, y de ponto me dijo: “te gusta?…si te gusta podes tocarla…tocamela que me muero de ganas”…el otro chico sin dejar de embestirlo, tambien me hablo: “tocala muñeco…el tiene razon, te va a gustar…y si te gusta puedo venir a verte, y hacerte lo mismo que a el…o a los dos juntos”

Yo no sabia que a mi amiguito le gustaba eso…pero a mi no me molesto para nada, porque lo disfrutaba…y yo tambien lo disfrute, porque aunque aquel chico no llego a cogerme, esa mañana lo toque a mi amigo, se la aprete y le hice una paja increible, mientras que el otro la metia y la sacaba de su culito…y en varias sesiones sucesivas, que duraron hasta que el refugio vegetal se descompuso casi completamente, tambien se la toque al chico mas grande, que tenia obviamente, una pija mucho mas grande…y termine aquel rapido aprendizaje introductorio, chupandosela a los dos, e incursionando en la postura del “69” con mi amigo, bajo la experta supervision del vecino. No le pregunte a mi amigo como y de que manera habia llegado a tener contacto con aquel chico…no me intereso saberlo…y sin que nadie tuviera que aclararlo, los dos callamos sobre lo sucedido…no debia decirse…porque a la vista de todo el mundo, como era lo habitual en aquellos tiempos, eramos dos chicos muy normales…algo traviesos, pero muy normales, pero a mi, mientras tanto, la experiencia me preparo para lo que me sucederia despues…porque luego de ella, ya estaba listo para iniciarme, y fue entonces que conoci a Oscar.

A las pocas semanas, luego de las ultimas sesiones junto a mi amigo y el chico, yo habia salido a la calle…y estaba recorriendo el barrio a solo unas pocas cuadras alrededor de mi casa, “para no alejarme tanto”, como me pedia mi mama…aunque mi querida y preocupada mama, una vez que yo salia, ya no podia saber hasta donde llegaban mis recorridos, y que era lo que estaba haciendo, exactamente como sucedio aquel mismo dia. Fui directamente a un lugar que llamaba mi atencion, un pequeño pasaje, que habia quedado como embutido entre los altos edificios, y en donde a la mitad, existia una enorme casa antigua de dos plantas, con ventanas y puertas tan altas y desproporcionadas como fuera de epoca…concretamente la casa no tenia nada de inusual…pero era de otra epoca y el contraste entre la modernidad que la rodeaba, y el hecho de hallarse vacia o abandonada, le otorgaba cierto misterio…y eso era algo irresistible para un chico. Nada habia cambiado frente a la casa, salvo que habia un auto utilitario delante de la puerta…me acerque y al ver que esta estaba abierta quise aprovechar para espiar hacia el interior, pasando por delante de ella como si lo hiciera de manera casual…en el momento que lo hacia, surgio delante mio un tipo que desde la parte trasera del utilitario avanzo hacia la puerta llevando varias cajas, y sin poder evitarlo, me lo lleve por delante, y las cajas cayeron sobre la vereda y detras de ellas, cai yo. El tipo me miraba riendose mucho por mi torpeza, me ayudo a levantarme, y pude mirarlo, era un tipo grande de mas de 40 años, en realidad mas de 45, y que para peor tenia la cabella llena de canas, y en la parte superior era casi calvo, lo que para mi era como ser casi un anciano, pero mientras yo lo miraba, el dijo:

“ye vas a quedar ahi mirandome o vas a ayudarme a entrar las cajas?”

Sin responder nada…comence a entrar cajas en la casa, todas las que habian caido, y luego las que me alcanzaba desde el auto, hasta que el hall de acceso estuvo lleno de cajas…entonces el dijo: “bueno…ahora hay que subirlas”

Se referia a que desde el hall partia una escalera que se dirigia a la planta alta…por lo que me dijo alli estaba su casa, la planta baja era otra propiedad con otro acceso…lo segui llevando una caja mientras el subia…el se hacia cargo de las mas pesadas, y yo llevaba las mas livianas, las dejamos en un ambiente enorme con un techo altisimo, en donde solo habia una alfombra vieja y deshilachada, y un sillon viejo de dos cuerpos desvencijado…y repetimos los viajes desde la planta baja hasta arriba hasta acomodar todas las famosas cajas que ya comenzaban a fastidiarme…y cuando finalizamos, el tipo me tomo la cara apretandomela..me dijo que era un chico muy atolondrado pero muy servicial, y que ademas tambien “era un chico muy rico”…y yo pregunte algo extrañado, recordando a los encuentros con mi amiguito: “rico?”, pero el tipo respondio de la manera mas natural: “rico si…sos muy bonito, y por tu trabajo voy a darte un premio…pero no le digas nada a tu mami”.

Me dio un billete…no era mucho pero para mi era suficiente, me habia pagado por mover unas cajas…luego me dijo que se llamaba Oscar y que se estaba mudando…y me invito a volver para que lo ayudara a acomodar sus cosas, por lo que volveria a pagarme, y repitio: “pero, no tenes que decirle nada a tu mama”…esta vez, yo quise saber el porque…”porque a ningna mama le gusta que el nene vaya a la casa de un tipo que esta solo…por eso…pero, si no podes venir no importa”

Basto que dijera eso…le respondi que regresaria, y por supuesto, no se lo dije a nadie…al dia siguiente estaba en la casa de Oscar frente a su puerta…llame y me abrio el…luego lo segui escaleras arriba, y al poco rato estaba ayudandolo con mucho entusiasmo, y en un momento determinado el me pregunto: “le dijiste algo a tu mama?” y como le respondi que no, dijo: “ok…muy bien…sos un chiquito muy bonito, y tambien muy astuto..me gusta eso”

Yo me alegre sin saber muy bien el porque, pero acepte subirme a una banqueta alta para acomodar tarros y cacharros en una alacena de la cocina, que Oscar me iba alcanzando, y luego terminaba de alinearlos prolijamente como el me habia indicado…el mientras tanto estaba detras mio, senti su aliento en mis piernitas…luego senti que me daba un besito en el huequito detras de las rodillas, que me hicieron sentir como una corriente electrica en el estomago…me movi en la banqueta y lo oi decir: “quedate tranquilo…no vas a caerte porque yo voy a sostenerte”

Senti sus enormes manos deslizandose por la parte externa de mis muslos, las que lentamente fueron ascendiendo hasta meterse por debajo de mis pantaloncitos cortos…volvio a repetir…”yo te sostengo, ves?…no vas a caerte”…me dio varios besitos en el mismo lugar, oi que emitia varios “mmm” que se entremezclaron con mis propios “mmmm”, para quien haya recibido besitos en la parte tarsera de las rodillas sabra que es sumamente excitante, y como me distraje con eso, me ordeno: “no dije que dejaras de acomodar esos tarros…continua con eso, y no miras hacia atras”, y como sucedio habitualmente a partir de ese momento, le hice caso…no mira hacia atras, pero me quede con un tarro en la mano sin saber que hacer o decir, cuando mis pantaloncitos comenzaron a delizarse hacia abajo…y cuando llegaron a mis tobillos, oi que decia: “ahora lindo, levanta la piernita”…y luego: “ahora la otra”…y asi me los quito, aferrandose a mis nalguitas, pellizcandolas con toda la mano…y dijo: “segui acomodando lindo…mientras que yo me ocupo de esta colita”…segundos despues levante una pierna y luego otra, y quede desnudito, salvo mi remerita, y me aferre a la alacena para no caerme, porque cuando me separo las cachitas para meter su lengua en mi ojetito, me senti mareado…mis “mmmmm” se mezclaron alocadamente con mis “uffff”, matizados con varios suspiros y jadeos…y tuve un “deja-vu” cuando oi que decia: “te gusta…yo estaba seguro que iba a gustarte”….

De la cocina pase al dormitorio de Oscar sin siquiera pisar el piso…y alli me deposito delicadamente en el borde de su cama gigantesca, dejandome sentado frente a el…y cuando vi que se quitaba la ropa y me mostraba una verga monstruosa dura como un poste telegrafico, supuse que lo que queria era que se la chupara, como el chico que se cogia a mi amiguito…no habia oido decir nunca a nadie que un adulto poseedor de una buena pijota adulta se la hiciera chupar a un nenito, pero evidentemente esas cosas pasaban, y al parecer mucho mas de lo que yo podia suponer, abri mi boquita tan ansiosa como inocentemente despreocupada, y casi me asfixio…cuando su cabezota ocupo toda mi cavidad bucal aplastando mi lengua me quede sin respirar….pero…me tranquilice y realice la misma accion que habia hecho con mis compañeritos de trios sexuales, me como aquella pijota, succionando la cabeza cada vez que la sacaba de mi boca, y aunque no pude con todo su largo, cada vez metia un poquito mas, respirando por la nariz, para no tener arcadas…mientras tanto Oscar parecia a punto de tener n colapso, o eso parecia, en realidad se estaba excitando y poniendo mas caliente que una estufa…

“que rico” dijo…”un nenito que sabe como chuparla…esto se pone cada vez mas interesante…no vas salir de aca hasta que me muestres todo lo que sabes hacer”

Yo continue aferrado a la pijota, metiendola y sacandola de mi boca, con las piernitas muy abiertas, y mostrando en aquella postura despatarrada, mi propia pijita erecta y palpitante, pero..si ignorando a que se referia Oscar, yo sabia como chupar una pija, y me las estaba arreglando con una tamaño “king-size”, pero hasta ahi llegaba mi sabiduria…

De pronto, mis piernas se levantaron, Oscar las habia tomado por los tobillos y las sostenia en alto y muy abiertas, metio su lengua y volvio a comerme el ojetito, lo que hizo que me aferrara al cubrecamas a los costados del cuerpo…aquello se sentia endiabladamente rico, mi espaldita se arqueo, y pense que seria fantastico que eso durara horas y horas, pero Oscar tenia otros planes, porque con su lenguota solo buscaba lubricarme…dijo algo que no comprendi…”pense que estarias mas abierto…es una lastima, porque te va a doler, pero ya no hay vuelta atras”

Empujo varas veces, sin violencia pero con fuerza…insistio lo necesario como para que mi culito se relajara…las sensaciones que llegaban a mi cerebro eran agradables…pense que si volvia a preguntarme si me gustaba…le responderia que si…pero nada fue suficiente como para mitigar lo que senti despues…yo no sabia lo que era el dolor de culo…y mucho menos de que podia doler asi…cuando me penetro, senti que en lugar de rasgarme el ano, me estaba rasgando el alma…y a medida que iba dando estocadas para acomodar toda su vergota adentro de mi cuerpito, yo ya no paraba de chillar como un marrano al que llevan al sacrifricio, y mientras me ahogaba con el llanto, intentaba dos cosas sin resultado, una fue la de empujar con mis manitos el vientre peludo de Oscar para que no me golpera tanto con aquella pija, y la otra la de levantar la cabeza para tratar de entrever lo que pasaba para asociar las imagenes con el dolor que hacia que el cerebro me latiera como un tambor…pero solo vi el rostro desencajado de Oscar, que me daba pija y me cogia sin detenerse un segundo…

Al poco rato, mi culito estaba tan dilatado como para que la pija de Oscar se deslizara de ida y de vuelta como un trineo sobre la nieve, sentia un gopecito en el intestino, luego una especie de succion cuando la sacaba y otra vez otro golpecito, eso me hacia doler, pero resulto ser un dolor soportable, y excitante…deje de llorar…solamente lo miraba, le sonreia y al mismo tiempo hacia pucheritos, apunto de llorar otra vez cuando arremetia con una estocada profunda, pero la aguantaba…de pronto entendi que era lo que le gustaba a mi amiguito, como a el, a mi me estaban cogiendo y me gustaba…

Quede lleno como si fuera un pastelito de crema, y la cantidad la supe cuando pude sentarme en el baño, y me salio todo lo que me habia inyectado Oscar en sus dos acabadas, lasd pocas cuadras hasta mi casa las hice tambaleandome un poco, y mi mama no llego a advertir que yo caminaba con los piecitos torcidos y dando pasitos bastante comicos…porque de la cintura hacia abajo me dolia todo como si me hubieran usado como bolsa de arena para entrenar a un boxeador…pero las mamas son maravillosas para advertir que los hijos se sienten mal…por lo que tuve que dar la no menos famosa excusa del “dolor de estomago”…y ella me dio un analgesico y un antiespasmodico, “para curar la pancita”, y aquella noche me fui a la cama con la pancita toda revuelta, y dentro de mi camita llore un poco por el susto que me provoco descubrir al tocarme, que mi culito estaba todo abierto, e imaginarme que me quedaria asi para siempre…pero a la mañana siguiente me sentia mejor…mi culito estaba mas cerrado…y mi mama quiso saber si estaba mejor…le respondi que si, pero no le dije absolutamente mas nada, ni lo que me habia hecho Oscar…ni los billetes que me habia dado antes de irme…diciendome: “esto es para convertirte en una pequeña puta…si queres saber porque te lo digo podes venir a verme cuando quieras…siempre que lo hagas a esta misma hora”

Tuvieron que pasar varias semanas para que me animara a repetir aquello, incluso cruzo por mi mente acudir al chico que se lo hacia a mi amigo…me gusto mucho lo que me habia hecho Oscar y tal vez su pijita de menores dimensiones me haria sufrir menos…pero no me daria ningun billete, y aquella era una parte del trato a la que no estaba dispuesto a renunciar. Una mañana estaba frente a la puerta de su casa, con otros pantaloncitos cortos, mas apretados y ajustaditos…algo que me habia obligado a usar mi mama…sin sospechar lo que yo y esperaba que tambien Oscar, harian con ellos. Llame, y me atendio…una chica, muy pero muy jovencita, solo apenas unos años mas que yo, o sea, de no mas de 13 o 14 años…vestida con una pieza que era comun en aquellos tiempos…el famoso “vestido bobo”, una pieza de tela simple, suelta y cortita, con mucho vuelo, que solia dejar los calzoncitos de las nenas al descubierto…pero eso no era un problema, porque se suponia que nadie que fuera un ser humano muy normal y muy decente prestaria atencion a eso…o no?.

La chica me observo como si yo fuera un representante de alguna civilizacion alienigena, que hubiera sido dejado alli por error…para colmo miro hacia ambos lados de la calle, como si se sorprendiera de que yo fuera capaz de llamar a la puerta sin ayuda…y luego pregunto: “y vos quien sos?”…le explique que era el chico que ayudaba a Oscar…con su mudanza, entonces se dio la vuelta y comenzo a subir la escalera…yo cerre la puerta y la segui, llevandome la sorpresa de mi vida al comprobar que aquella criatura tenia el culito al aire, el que balanceba mientras subia cada escalon, apretando entre sus muslos los labios carnosos de la conchita, atravesados por un surco oscuro, mas oscuro que el que separaba sus nalgas redondoa scomo globos…llegue a la planta alta tras ella, agitado por el ascenso y por el curso acelerado sobre anatomia femenina, ella se sento en el sillon desvencijado , y oi la voz de Oscar que desde algun lugar de la casa preguntaba:

“quien era?”, y ella respondio mirandome…”un chico…un nene muy curioso y atrevido que no dejo de mirarme el culito mientras subiamos”

“es un chiquito rico, muy rubiecito y muy suave?”

“si…es un nenito asi…dice que te ayuda con la mudanza…pense que yo sola te ayudaria con tus cosas, para eso vine…no?”

Desde algun lugar se oyo la sonrisita de Oscar…y tambien cuando dijo:

“para eso?…vos viniste a verme para ayudarme?…no me digas…”

“no seas malo…vine para verte y estar con vos, vos lo sabes…y tambien para ayudarte, si me queda tiempo, y…si no me dejas molida, como siempre…”

“no se si te va a quedar tiempo, porque siempre te vas tan apurada…pero voy a dejarte molida…como siempre”

De pronto aparecio Oscar, mas desnudo que como yo lo habia visto, o sea sin nada encima…apuntando hacia el sillon con su verga enhiesta, como si la chica que lo ocupara le marcara la direccion, ella se aferro a ella y comenzo a chuparla, de manera bastante experta, lo hacia bien abierta de piernas, y yo podia ver su concha…ella lo noto, y dijo: “primero el culo…y ahora me mira la chucha..es como te dije, un mocoso atrevido”…y continuo chupando y pajeando la verga endurecida como si fuera de acero al carburo de tungsteno…y Oscar le respondio: “como no va a mirarte…vos sos una cerdita que anda sin bombachita por la calle…seguramente el no es el unico que te estuvo mirando”

“hoy?….no, no fue el unico..y en el subterraneo me pusieron verde…me metieron la mano tan profundo que casi me abren en dos antes de bajarme, pero por eso lo hago”

“me encanta que mi pequeña puta haga esas cosas”

Yo pense sin dejar de observar el espectaculo…”cuantas pequeñas putas tiene Oscar?”, pero aquella pequeña puta, o sea la chica le dijo:

“pero tambien quiero hacer otras cosas”

Y lo hizo en dos o tres segundos, arrastro a Oscar al sillon, y cuando este se sento, ella lo monto, y a pesar de que la tela del vestido lo oculto, con su mano acomodo la verga en la entrada de su conchita, y se sento sobre ella, empalandose de un solo golpe, y luego comenzo a cabalgar…Oscar mientras tanto levanto su vestidito, y le dijo: “asi el tambien puede mirar…y de paso aprender como se hace para montar a una pequeña puta”

“no papi…yo soy la que te estoy montando…ves?, subo y bajo por tu pija…me gusta sentirla tan profundo…golpeando el fondo de la concha, por eso soy tu puta, porque dejo que me hagas estas cosas”

Yo estaba alucinado mirando la cogida, y por lo que habia dicho la chica: “papi?”…papi de cariño como si dijera “papito”, o porque ella era la hija?

estaba a punto de desmayarme por la emocion…y ella dio vuelta la cabeza para mirarme, alli solo y parado detras de ella: “no sabes nada de todo eso no?…si supieras, ahora mismo en lugar de mirar podrias aprovechar, y cogerme el culo mientras estoy montada arriba de mi papa”

Luego de confirmar lo que yo deseaba saber le dijo a Oscar: “el no sabe nada verdad?…mmm, es un nenito muy rico…vos te lo coges papi?…sos increible…sos tan pervertido, por eso me gusta estar con vos…te cogias a mama y a todas sus amigas, ademas de mi tia por supuesto, y despues de divorciarte me cogiste a mi y a todas mis amigas…y ahora tambien se la das a un chiquito…desde cuando te gustan los varoncitos?”

Oscar se reia, y mientras su hija cabalgaba termino por quitarle el vestidito, la apreso por sus tetitas y la hizo gemir, y a casi gritar: “rompemelas pa…rompeme las tetas como la ultima vez…”

Oscar apretaba y la nena chillaba, y a mi se me habia puesto durisima, y se notaba debajo de mis pantaloncitos, la chica me vio y dijo

“vos lo hiciste venir al nene pa?…vos sabias que hoy venia yo”

“no…el vino solito…seguramente porque quiere repetir lo que hicimos el otro dia”

“yo lo sabia…te coges a este nenito…quiero que me muestres…quiero ver como le metes la pija en ese culito minusculo…ahora abriselo que quiero oirlo lloriquear como si fuera una nenita de cuatro años violada por un negro…asi me hago una paja momumental….por dios que caliente que me estan poniendo…”

Lo dijo, y acabo con espasmos que le sacudieron todo el cuerpo…Oscar la dejo en un costado del sillon y mientras la nena se acurrucaba chupandose el dedo con cara de descerebrada, me llamo, me acerque, y me deje tomar de la mano, al segundo siguiente estaba montado sobre la pija resbalosa, completamente untada con el liquido viscoso extraido del fondo de la conchita de la nena…y por eso se me introdujo como si en lugar de un ano, tuviera un tubo…otra vez senti el dolor pero lo soporte, como la mejor de las hembritas, y comence a cabalgar, abriendo la boca para poder tomar aire cada vez que el extremo del tren de carne de Oscar pretendia atravesar la barrera del recto hacia el intestino, y luego de un rato y de ya haber sido rociado con una buena acabada, la chica reacciono, nos miro y dijo ofendida:

“papa!!, dije que queria verlo y ya lo tenes empomado…vamos todos a la habitacion, quiero ver al chiquito en accion sobre la cama, abierto de piernas como si fuera una nena…”

Oscar estaba divorciado…la nena vivia con su mama…y dejaba que visitara a su papa…quien dudaria que el papi solo queria ver a su unica hija para pasar un rato con ella?…la nena le fue presentando a sus amiguitas…y las desvirgo a todas, y por eso debio mudarse…la chica tuvo que irse temprano aquel dia como solia pasar al parecer, para poder regresar temprano a su casa…yo me quede con Oscar, el me cogio hasta pasado el mediodia, y de verdad me dejo molido…tambien me pago…recibiendome asi definitivamente de puta, aunque fuera un chiquito muy normal, y prometiendo regresar, como lo hice durante todo el verano…mi mama no supo nada…me pregunto porque me habia demorado aquel dia…le respondi que se habia organizado un partido de futbol callejero, chicos de un barrio contra los de otro…y me habia olvidado de la hora…una excusa perfecta que justificaba un buen baño para quitarme la suciedad de un sillon devencijado, y para descargar todas las acabadas de Oscar, mientras que mi mama pensara que yo hacia las cosas que debian hacer todos los varoncitos normales y bien educados…estaba todo bien para mi.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 9 Promedio: 4.1)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorPrimera comunión, Parte 02 (de Kamataruk)

2 COMENTARIOS