ATENCIÓN:

El relato erótico "Me pidió alimento y me la cogí" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Me fui a mi lugar de descanso en un sillón muy cómodo en el hall de la editorial, ubicado cerca de la puerta principal y prendía el televisor de la muralla. El calor del mes de enero, era muy insoportable, en la noche refrescaba un poco, pero no ocupaba la cama en el segundo piso de la oficina, pues era muy caluroso en esta época y era más fresco dormir en el sillón del hall.

Como a eso de la 01,30 A.M. de la madrugada, golpean la puerta principal, con golpes despacios pero constantes, me dirijo a constatar que se trataba y abro la ventanita de emergencia que posee la reja de cierre y veo la carita de una pequeña de tez blanca y ojos negros muy grandes.

Me pide si tengo algo que darle de comer. Le contesto que nada tengo para ella y la pequeña me queda mirando con expresión angelical, como suplicando que le diera aun así algo de comer. Recuerdo que en el casino a veces quedan restos del almuerzo que queda en la congeladora y me dirijo a constatar este hecho. Con suerte veo un sándwich de carne y queso, lo pongo en el microondas, sirvo un poco de café caliente que tenía para mí y se lo llevo a la pequeña que aun estaba a la espera de su suerte.

La pequeña lo recibe por la diminuta ventanilla y se va a la orilla de la vereda a sentarse a comer. Cuando la veo caminar me percato que es una pequeña de aproximadamente unos 11 o quizás 12 años, de contextura delgada y vestida con ropas muy andrajosas quizás un pantaloncillo corto como los que usan los ciclistas (creo se llaman calzas), y un chaleco de lana color beige grande a manera de vestido. Cierro la ventanita y me voy nuevamente a descansar al sillón a ver la TV.

Como a los 15 minutos cuando ya comenzaba a dormirme, siento nuevamente los golpes suaves en la puerta, a regañadientes voy a ver de qué se trata. Era la pequeña que me solicitaba si la dejaba entrar al baño; le señale que me era imposible, estaba prohibido dejar entrar gente en horas de la noche a la editorial. La pequeña me señala que no aguantar mas y que necesita entrar al baño “por favor”; me decido a romper las reglas y la dejo entrar raudamente; si embargo decido hacerla pasar al fondo del patio, en donde existe un baño antiguo, sin puertas y tapado co una cortina, pues si la dejaba entrar al baño del hall, quizás podría estropearlo o ensuciarlo de manera que no pudiese limpiarlo o repararlo, y así evitarme problemas por haber dejado entrar a alguien en horas de la madrugada.

Al abrir la puerta, la pequeña, entra presurosa como no aguantando mas y me pregunta donde esta el baño, les señalo el final del patio, al lado del lavadero, y la chiquita sale corriendo sacándose casi en el camino su pantaloncillo apretado. Correr detrás de la pequeña como guiándola y al levantar, antes de entrar al baño hacer a un lado la cortina, sube su chaleco de lana, que era como, una especie de vestido minifalda, observo el culito pequeño y redondo con su pantalón de ciclista, apretado y un poco de su espalda a la altura de sus caderas.

Esa situación me excita en demasía. Al entrar la pequeña al baño y hacer a un lado la cortina del baño trasero, esta queda agarrada a un clavo de un costado de la puerta y la pequeña sin remediar en ello baja sus pantaloncillos y se sienta sin percatarse del pequeño accidente de la cortina. Al parecer su chaleco un poco grande le molesta al sentarse en la taza del baño y se lo retira de su cuerpo dejándolo a un lado en el suelo y sus pantaloncitos en sus tobillos Yo había quedado tras una muralla que servia de especie de oficina, la cual tenia una ventana que daba al patio y que miraba directamente al baño, Desde allí miro a la pequeña sentada y logro ver su pequeña vagina abierta orinando y a la pequeña haciendo sus necesidades. Su cuerpo es delgado y sus tetitas pequeñas casi como uso pequeños conitos, de no mas de tres centímetros de diámetro, con unos pezoncito rosaditos y paraditas. Por el porte de su desarrollo, supongo que la chiquita debe tener al menos unos 11 o 12 años. Mi pene estaba muy erecto y duro, abrí mi cremallera y este salto recto, haciéndome una paja más deliciosa que hubiese hecho en mucho tiempo. La pequeña me tenia muy excitado; mientras la pequeña sacaba el papel higiénico y se limpiaba, yo veía desde mi escondite sus piernas delgadas su cintura y sus tiernas tetitas.

Deje caer mi pantalón retire mi polo y me quite mis zapatos quedando desnudo total, tras la ventana, salgo al patio e dirección donde esta la pequeña antes de que logre vestirse y de pronto aparezco frente a ella. La pequeña al levantar su cabeza me ve parado frente a ella, he intenta tomar su chaleco de lana y le impido tomándola de sus manos. La jalo hacia mí, y su cuerpo me parece como muy liviano y ya la tengo parada frente a mi pene duro y erecto.

La chiquita comienza a retorcerse, para tratar se librarse de mi, pero mis fuerzas so superiores, y la llevo desnuda al sector de hall, mientras la pequeña grita desconsolada, la lanzo sobre el sillón rebitado en el y cayendo al suelo, en la alfombra del sector de entrada a la editorial. Me lanzo sobre ella casi tapándola con mi cuerpo y con mis piernas abro las suyas, mientras sujeto sus brazos estirados a cada lado de su pequeño cuerpecito, con mis manos.

Comienzo a besar sus pequeños conitos de pezones que so presa de mi lengua y dientes; suelto uno de sus brazos y con mi ano derecha comienzo a buscar sus labios vaginales para con mis dedos tratar de abrírselos y así dar mayor facilidad para penetrarla. Mi dedo índice se mete y pellizca uno de sus labios cuando la pequeña grita de dolor, retiro mi mano y ensalivo mi palma, mojando la punta de mi pene.

Me retiro y levanto sus piernas y su vaginita y ano quedan abiertos al separar si delgadas piernas con mis dedos pulgares separo sus labios vaginales y meto mi glande hinchado en ella. Cuando logro entrar todo mi glande en ella, y desesperadamente se retuerce en el suelo sin poder librarse de mi. Empujo fuertemente y entrar gran parte de mi pene en su apretada y pequeña cavidad vaginal.

Sus costillas parecen saltar de su delgado cuerpo al momento de respirar rápidamente de tanto cansancio para evitar que la penetre. Cuando ya tengo mi pene más de la mitad dentro, comienzo un pequeño bombeo, que produce en la pequeña respiraciones agitadas y cortas acompañadas de quejidos guturales que casi le impiden lograra tomar el aire que necesita para respirar.

Co sus piernas levantadas bombeaba mas y mas, hasta que logre entrar todo mi miembro en su apretara vulvita, tan profundo entre, que me pareció tocar con la punta de mi pene, su útero cercano. Al cabo de algunos minutos de estar dentro de la pequeña, saque mi pene y se descorcho muy fuerte su vulvita, había sido desflorada y su vagina tenia una pequeña mancha de sangre. Mi semen se lo salte en toda su panza. Mi deseo de seguir gozando de tan delicioso majar de cuerpecito, hizo que mi pene se erecta rápidamente, y busque su orificio anal, separando con mis manos separe sus nalgas, aprovechando que la pequeña estaba exhausta.

Y metí mi pene en su cerrado ano, la pequeña casi desmayada se queja de dolor, pero no detuvo mi deseo de penetrarla analmente. Metí mi pene de a poco, en su apretado ano tratando de dilatarlo. Poco a poco seguí, introduciéndolo en su ano, mientras con mis manos separaba sus nalgas. Casi al instante logre meter casi todo mi pene en su ano, me quede algo así como unos minutos recostado sobre la pequeña, con sus piernas flectadas hacia sus hombros, hasta sentir que ya estaba mas acostumbrado a mi pene dentro. La pequeña se quejaba mucho y lagrimeaba, sin tener fuerzas para moverse.

Al cabo de algunos minutos lo saque produciendo en ella un orificio mas grande y dilatado y volví a meterlo, y esta vez bombeándolo muy seguido y con movimientos cortitos. Le di fuertemente muchos a veces sacando y metiéndolo, hasta que mi leche la lleno de un gran chorro dentro de su vientre, y lo saque de si interior. Su ano y vagina, estaban muy abiertas e hinchada; creo la pequeña desmayada respiraba muy aceleradamente.

Tome ala pequeña en mis brazos y la lleve al baño en el sector al lado del baño del patio y lave su cuerpecito frágil y lacio, secándola y vistiéndola con sus ropas que estaban en el suelo del baño. La leve al sillón de l hall y durmió hasta creo las 6 de la mañana cuando despertó, y se retiro de la editorial.

La noche siguiente, a eso de la media noche, sentí que golpeaban la puerta y al abrir la pequeña ventanita, vi que se trataba de la pequeña de la noche anterior, pidiéndome algo de comer, abrí rápidamente la puerta y la hice entrar.

Fui a buscarle algo de comer al casino, pues siempre quedaba algo de comida del día anterior, y al retornar al sector del pasillo, la pequeña estaba totalmente desnuda y con sus piernas alzadas y sus manos abriendo su vagina y ano.

Fin

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorContando cuentos para dormir… con ella
Relato siguienteCon mis primitas, Parte 01
En este perfil de usuario se asignarán los relatos que no hayan sido publicados por usuarios registrados. Siempre tendrás la opción de registrarte y solicitar crédito por la autoría del relato :)