ATENCIÓN:

El relato erótico "Los juegos de Lucas el semental, Parte 17" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

  1. Los juegos de Lucas el semental, Parte 01
  2. Los juegos de Lucas el semental, Parte 02
  3. Los juegos de Lucas el semental, Parte 03
  4. Los juegos de Lucas el semental, Parte 04
  5. Los juegos de Lucas el semental, Parte 05
  6. Los juegos de Lucas el semental, Parte 06
  7. Los juegos de Lucas el semental, Parte 07
  8. Los juegos de lucas el semental, Parte 08
  9. Los juegos de Lucas el semental, Parte 09
  10. Los juegos de Lucas el semental, Parte 10
  11. Los juegos de Lucas el semental, Parte 11
  12. Los juegos de Lucas el semental, Parte 12
  13. Los juegos de Lucas el semental, Parte 13
  14. Los juegos de Lucas el semental, Parte 14
  15. Los juegos de Lucas el semental, Parte 15
  16. Los juegos de Lucas el semental, Parte 16
  17. Los juegos de Lucas el semental, Parte 17
  18. Los juegos de Lucas el semental, Parte 18
  19. Los juegos de Lucas el semental, Parte 19
Tiempo de lectura: 8 minutos

–Bueno cariño prepárate.

Tome con firmeza mi polla y se le fui acomodando a su húmedo coño, cuando ella lo noto, abrió los ojos como plato yo moví mi cadera.

–Mmmmm ay Dios, Luuuuucasss, haaaaaaaaaaaaay…

–Uyyy que cerradita estas mmmmm. -Dije, al sentir como mi cabeza trataba de abrir paso por su concha.

–Aayyyyyy nooo para que no entraaa paraa. -Suplico ella cortándome la nota.

–Claro que Siii mujer abre las piernas. -Le dije animándola.

Pude la cara de dolor de Sarai pero igual estaba haciéndome caso levantó las piernas y las abrió todo lo que pudo, se le salía un pie de las sabanas.

Thomas…

–Uuuff no cariño para que no entra. -Me decía temerosa. –No estoy preparada. -Mi amigo se detuvo y se volvió a acostar con gesto de enfado. –Lo siento, lo siento, en verdad lo siento cariño, pero aquí con mi hijo no puedo y además necesito hacerme poco a poco a tu polla lo sientooo.

–Vale lo que tú digas venga buenas noches. -¿Estaba enfadado porque mi madre no se dejaba follar? Hay que ser un maldito….

–¡Pero no te enfades! ¿Lucas mañana lo intentamos vale?

–Bueno como quieras. -Dijo el enojado, baya imbécil.

–Mmmm si quieres te hago ahora una mamada.

Mmnnnn… pues venga empieza pero ponte en pompa encima de mi cara.

Entonces mi madre tardó unos segundos dudando, se removió para quitar el pantalón, llevó la vista hacia mi cama, yo me hacía el dormido, y acto seguido agarró las mantas y se metió debajo de las sabanas colocándose cada rodilla en cada hombro de Lucas y el culo en pompa, vaya estampa, la silueta de la cabeza de mi madre subir y bajar, y saliendo fuera de las sabanas el culo de mi madre en pompa sobre la cara de mi amigo mientras este le metía dos 2 dedos por el coño…

–Mmmmm chup, chup, chup, chup, chup ssssssss, aaahhhhhh chup, chup, chup aaaaggggg mmmmmmm. -Se escuchaba muchísimo. –Ussssssssss mmmmmm. -Chupaba muy bien mi madre. –Chup, chup, chup, chup…

–Eso, eso mi perrita así chúpamelo con cariño, no dejes nada sin chupar. -Decía Lucas acariciándole las nalgas a mi madre.

–SLUR, SLUR, SLUR, SLUR. -Eran también ruidos que hacia la boca de mi madre haciendo la mamada.

–Eso es, que bien la chupas Sarai…. Así, así… Ohhhhhh… -miró para mí y con las manos fuera de las sabanas agarró el bulto de las sabanas que producía la cabeza de mi madre y comenzó a hacer fuerza hacia abajo. –Vamos nena traga el glandee, tragalooo

–MMMM SLUR, SLUR, SLUP, Mmmmmnn, Mmmmnnn. -Mi madre debía estar introduciéndose más polla en la boca, y Lucas me lo estaba narrando.

–HOOO nena eso es… ya noto mi capullo en el fondo de tu garganta eso es… ya la tienes por la mitad.

Siguieron así hasta un buen rato, diría unos 12 minutos, ese tipo de 17 años estaba recibiendo una mamada espectacular de mi preciosa y linda madre.

–¿Te gusta papi? -Preguntaba la puta de mi madre.

–OOOH Dios me voy correr nena me voy correr acuéstate rápido.

Mi madre hizo caso y quitó la polla de su boca haciendo un sonido como si se descorchara una botella y se acostó boca arriba. Mi amigo se incorporó destapó por completo ambos cuerpos, y pude verlo a el con la polla enorme y llena de saliva hasta la mitad y luego pude ver a mi madre con la camiseta del pijama y sin pantalones, entonces Lucas se puso entre las piernas de mi madre y comenzó a pajearse a un ritmo frenético con mi madre acostada con las piernas abiertas,

–Venga córrete rápido que Lucas se puede despertar, y ten cuidado no me alcances la cara ni el coño.

Se levantó la camiseta del pijama para enseñarle las tetas, mi amigo comenzó a tersar sus músculos y de repente Flassssssh, se empezó a correr en el pecho de mi madre a grandes cantidades. Lanzaba y lanzaba chorros, en el cuarto chorro las tetas de mi madre estaban perdidas de corrida, en ese momento Lucas bajo la polla y apunto a los pelos del coño de mi madre los cuales recibieron 2 chorros enorme que le dejó todo el pubis manchado.

–Hheyy cuidadooo. Cielooo polla grande y cojones de macho Diossss me estas duchando.

Era completamente cierto. En cuanto Lucas acabó de correrse quedó unos segundos en la misma posición hasta que volvió hacia su lado de la cama y dándole un último beso con lengua a mi madre se dispuso a dormir. Mi madre se levantó y comenzó a andar a acaricias por la habitación agarrándose la camiseta para que no se le bajara y se le manchara con corrida, estuvo un rato por la habitación adelante hasta que tropezó con el calzoncillo que había usado Lucas la otra noche para derramar su corrida, se gachó a cogerlo, pude ver una mueca de desconcierto en el semblante de mi madre, ese calzoncillo tenia que estar lleno de esperma seco. Mi madre echándonos una ultima ojeada para que nadie la viera comenzó a limpiarse la corrida con ese calzoncillo, después lo echó debajo de la cama de Lucas y se dispuso a dormir.

A la mañana siguiente mi madre se levantó antes que nosotros y se fue a preparar el desayuno, era martes y fuera no paraba de escucharse música de atracciones pues hoy empezaban la feria de la ciudad. A eso de las 12 mi madre nos despertó desde la cocina.

–¡Buenos días pequeño potro! ¿Qué tal has dormido? Uff amigo que bien me siento recién ordeñado.

–Buenos días… ya lo vi y escuché todo.

–Estuve a punto de follármela pero no había manera de que entrara en ese chochito tan cerradito, pero bueno, lo compensó con una mamada espectacular… enserio colega tu padre tenía que disfrutar con la boca de tu madre… Se nota que es experta haciendo mamadas a pesar de llevar 15 años sin hacer una.

–Me alegro por ti, ¿Bajamos a desayunar?

–¡Claro vamos!

Bajamos las escaleras y entramos en la cocina, mi madre ya estaba vestida con unas mallas blancas y una camiseta que le daba por mitad del culo, estaba muy guapa.

–Mira esto Cachorrito. -Dijo mi amigo.

Lucas se fue hacia ella y le dio un beso en los labios y una palmada en el culo.

–Plazzz…

–Ohhh…

Mi madre se volteó a mirarme pero yo hice como si nada raro hubiese pasado, desayunamos tranquilamente sin nada raro. Después mi madre fue a hacer las camas mientras Lucas y yo fuimos a echar unos tiros en la canasta que tenía en el patio donde estaba la piscina. Estaba siendo un da tranquilo, a las 12 del mediodía fuimos comer y mi madre nos dijo que se iría a dar una vuelta por el campo de la feria y que volvería a la hora de la cena. Lucas y yo estuvimos jugando toda la tarde a la consola. A la hora de la cena mi madre nos comentó todo lo que habían puesto en la feria y nos animó a que los 2 fuéramos a echar un vistazo a tomar el aire, lo que a nosotros nos pareció una idea estupenda.

–Por cierto Lucas si quieres quedarte más días puedes hacerlo ¿e?

–¡Pues me gustaría mucho porque estos días me lo pase muy bien! ¡pero no tengo dinero para ir hoy a la fiesta!

–A eso, no es problema, no te preocupes os doy yo para los 2.

–Gracias Sarai te prometo que te lo pagare. -Dijo Lucas y le giño el ojo ella se rio.

–Si seguro que lo aras.

–Soy un hombre de palabra.

–Si eso creo. -Dijo ella con la cara roja como una adolescente.

Acabamos de cenar y nos fuimos a arreglar, nos pusimos unas camisas y unas pantalones ajustados cada uno, nos echamos colonia y bajamos a la sala. Mi madre quedó mirando de arriba abajo a mi amigo pues estaba guapísimo con esa ropa, después quitó su cartera de un bolso que tenía en una silla del salón y nos dio 70 dólares a cada uno. Nosotros nos fuimos mientras mi madre se iba a duchar. Fuimos a la cantina y comenzamos a pedir cerveza pues me hacían falta después de todo lo vivido esos últimos días. Después del 10 cerveza nos pusimos a hablar tonterías de borrachos con unos amigos, mientras ellos y yo fumábamos drogas, Lucas no lo hacía, del grupo era el único que no lo hacía… Perdimos la noción del tiempo y cuando miramos el reloj eran las 3 de la madrugada y Lucas dijo que se iba ya para mi casa que estaba cansado, yo en pleno ciego quise quedarme y dar una vuelta más por las fiestas. Lucas se marchó borracho para mi casa con las llaves que le diera mi madre mientras que yo quedé media horita más.

A eso de las 3.30 de la madrugada yo me fui también para mi casa, abrí la puerta muy despacio y después de cerrarla me dirigí hacia el salón por el recibidor cuando escuché unos ruidos que venían del salón. Me asomé despacito a ver qué estaba pasando y lo que vi me quitó la borrachera de pleno. Mi amigo se encontraba sentado en el sofá viendo la tele con una manta sobre las piernas que le llegaba hasta los tobillos, y entre los pies de mi amigo estaban las rodillas de mi madre, entre la manta se veía la silueta de la cabeza de mi madre chupándosela otra vez a mi amigo, este me encontró allí de pie detrás de la puerta y me saludo con la mano.

–MMMMMMMM SLUR, SLUR, SLU, MMMMM SLUR, SLUR, SLUR, SLUR- mi madre se la chupaba a toda prisa, su cabeza no hacía más que subir y bajar debajo de esa manta. –Mmmmm chup, chup, chup, chup, chup ssssssss, aaahhhhhh chup, chup, chup aaaaggggg mmmmmmm. -Se escuchaba muchísimo. –Mmmmggffddssiii, Prsstrraaameeeeswfd Ggrrahahaassiiiii -era lo que lograba decir mi madre. –Uuuuui, Aaaaaay, Uuussssfff, Ussssf, UssffffUssssssssss mmmmmm. -Chupaba la perra de mi madre. –Chup, chup, chup, chup…

–OOOOHHH ESOOO ESSSS NENAA CHUPAMELA POLLAAAAA, PREPARATE QUE ESTOY A PUNTO DE CORRÉRME. -Eso hizo que mi madre chupara con más fuerza. –¡¡¡¿DIOOOS YA HAS APRENDIDO A TRAGARTE UN POLLÓN DE ESTE TAMAÑO E?!!! -Y mirando hacia mi comenzó a levantar la sabana por un lado sin que mi madre se diese cuenta para demostrarme lo que estaba ocurriendo.

Efectivamente mi madre se la estaba chupando pero lo increíble es que tenía algo más de la mitad de ese pollón metido en la boca mientras que con una mano masajeaba los huevos y con la otra masturbaba el trozo que no le entraba. Mi amigo volvió tapar la cabeza de mama y siguieron así hasta que mi amigo comenzó a tensar su cuerpo, muestra inequívoca que estaba a punto de correrse y dijo algo que me hizo tambalear.

–¡¡¡¡¡HOOOOH DIOOOOOOOS ME VOYYYY…. A CORRERRRRR… PUTAAAA HABER SI ES CIERTO ESO QUE ME DIJISTE DE QUE TE TRAGARIAS TODA MI CORRIIDAAAA!!!!! -MI AMIGO GRTIO CON FUERZA.

¿Mi madre le había dicho eso? Dioos…. Mi casa era un infierno.

–¡Haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, hay viene perraaaaaaaaa haaaaaaaaaaa!

Por ese chillido y por el hecho de que mi madre detuvo la cabeza supe que mi amigo se estaba corriendo en la boca de mi madre, después de que Lucas dejara de chillar y de bufar mi madre volvió mover la cabeza supongo que a modo de limpieza de polla. Mi amigo se levantó se subió los pantalones le dio las buenas noches, un beso en la frente y se fue a la habitación. Mi madre se levantó, llevaba puesto el pijama pero con la camiseta subida, se la coloco bien y se dirigió hacia el baño, yo entonces aproveche para hacer ruido con la puerta de la casa y pasé al salón como si acabara de volver, pase por lado del baño y escuche a mi madre escupir en el lavabo, después abrió la puerta y se llevó un susto al verme allí. Me fije en su cara estaba algo colorada, me preguntó.

–¡¿Ho cariño eres tú?! ¿Dime como te fue? ¿Te divertiste? ¿He? -Estaba nerviosa la perra.

–Muy bien madre. -Le dije. Casi le digo Muy bien perra. –Me voy a la cama, estoy molido.

Subimos juntos las escaleras y cuando estaba en la puerta de mi cuarto me dio las buenas noches, me fijé que sus labios cuando se separaban quedaban unidos por hilillos de esperma que aún le quedaban en los labios, pero eso no fue nada malo, lo malo fue que se acercó a darme un beso de buenas noches con esos labios de chupapollas manchados de esperma y yo no pude negarme para que no desconfiara, me dio un beso en la mejilla bastante húmedo y cuando separa los labios pudo ver ella misma como había hilillos ahora desde mi mejilla a sus labios. Se dio cuenta que tenía los labios manchados, me fije que se ruborizaba y se pasaba la lengua relamiéndose a modo de limpieza. ¡Dios que puta! Me metí en cama y quede dormido escuchando los detalles de la mamada de esa puta.

Continuará

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorLa secta, Parte 01 (de Cazzique)
Relato siguienteInmaculada, Parte 14 (de Nexus6)