ATENCIÓN:

El relato erótico "La secta, Parte 15 (de Cazzique)" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

  1. La secta, Parte 01 (de Cazzique)
  2. La secta, Parte 02 (de Cazzique)
  3. La secta, Parte 03 (de Cazzique)
  4. La secta, Parte 04 (de Cazzique)
  5. La secta, Parte 05 (de Cazzique)
  6. La secta, Parte 06 (de Cazzique)
  7. La secta, Parte 07 (de Cazzique)
  8. La secta, Parte 08 (de Cazzique)
  9. La secta, Parte 09 (de Cazzique)
  10. La secta, Parte 10 (de Cazzique)
  11. La secta, Parte 11 (de Cazzique)
  12. La secta, Parte 12 (de Cazzique)
  13. La secta, Parte 13 (de Cazzique)
  14. La secta, Parte 14 (de Cazzique)
  15. La secta, Parte 15 (de Cazzique)
  16. La secta, Parte 16 (de Cazzique)
  17. La secta, Parte 17 (de Cazzique)
  18. La secta, Parte 18 (de Cazzique)
  19. La secta, Parte 19 (de Cazzique)
  20. La secta, Parte 20 (de Cazzique)
  21. La secta, Parte 21 (de Cazzique)
  22. La secta, Parte 22 (de Cazzique)
  23. La secta, Parte 23 (de Cazzique)
  24. La secta, Parte 24 (de Cazzique)
  25. La secta, Parte 25 (de Cazzique)
  26. La secta, Parte 26 (de Cazzique)
  27. La secta, Parte 27 (de Cazzique)
  28. La secta, Parte 28 (de Cazzique)
  29. La secta, Parte 29 (de Cazzique)
  30. La secta, Parte 30 (de Cazzique)
  31. La secta, Parte 31 (de Cazzique)
  32. La secta, Parte 32 (de Cazzique)
  33. La secta, Parte 33 (de Cazzique)
  34. La secta, Parte 34 (de Cazzique)
  35. La secta, Parte 35 (de Cazzique)
  36. La secta, Parte 37 (de Cazzique)
  37. La secta, Parte 38 (Final) (de Cazzique)
Tiempo de lectura: 8 minutos

Nos despertamos ya cuando el sol comenzaba a salir de entre las montañas verdes a lo lejos, estábamos completamente embarrados con los jugos de la noche anterior, la niña se veía hermosa, su morena piel resplandecía con el sol que nos pegaba, se puso de pie y pude observar como se dirigía hacia el arroyo para asearse, sus nalguitas se meneaban rítmicamente con cada unos de sus pasos, también yo me levanté y fui a su lado, el agua estaba fría pero ya era costumbre en los poblados esta situación, los dos nos bañamos y luego nos secamos con las mantas, nos vestimos y desayunamos para luego continuar con camino al monte verde por donde vivía Nancy.

Después de tres horas de camino entre el bosque por fin llegamos al lugar de monte verde, como su nombre lo dice todo el lugar estaba lleno de árboles, pastos y hierbas que le dan su nombre, Nancy me guió ahora por algunos senderos y a lo lejos divisamos su casa, no muy grande pero muy bien limpia y ubicada frente a un río caudaloso, a lo lejos se veían otras tantas casas igual de hermosas. Nos acercamos y al parecer no había nadie pero en cuanto llegamos al portal de la entrada se abrió la puerta y salió un jovencito como de unos 17 años.

– ¿Dónde andabas? te estuvimos buscando por todos lados.

– Pues me paré a hacer del baño y después ya no los vi, luego me encontré con él y me dijo que me podía traer para acá… Nos ganó la noche y tuvimos que quedarnos en el bosque…. me enseño muchas cosas ¿Verdad?

– S… si… si, claro. – contesté un poco nervioso creyendo que la niña hablaría de más.

– Gracias señor, mis papás no están fueron a la ciudad cuando llegamos encontramos una nota que nos decía que te cuidáramos que ellos regresan pasado mañana… Jaime salió temprano a buscarte ya que si regresan mis papás y no te ven se nos arma.

– Bueno, pues ya estoy aquí… Porque no pasa descansar un rato. – me dijo la pequeña.

– Si… pase y descanse un ratito, vamos a estar solos durante un buen rato hasta que regrese mi hermano que la fue a buscar.

Lo pensé por unos instantes y viendo nuevas oportunidades decidí aceptar la invitación de los dos jóvenes, ya estaba por supuesto planeando algo, los tres entramos a la casa y el chico nos dijo que si nos preparaba algo de comer, le dije que no se preocupara que ya habíamos desayunado algo, Nancy entonces dijo:

– Me voy a cambiar de ropa, ya que me empolve toda.

– Sí, claro… anda a cambiarte para que te veas más linda. – le dije.

La pequeña salió con rumbo hacia su habitación y yo me quede en la sala con el joven hermano de ella, un chico de estatura media, cuerpo bien formado, cabello quebrado de color oscuro, piel del mismo color que su hermana moreno claro, sus ojos muy expresivos me miraron y me preguntó:

– ¿En donde la encontró? la estuvimos buscando por todos lados.

– Estaba caminando por la orilla del camino así que supuse que se encontraba perdida y le pregunte… ¿Cómo te llamas?

– Ismael…

– Bien Ismael, eres un chico muy guapo, imagino que debes de tener muchas novias.

– Mmm… pues no muchas, mas bien ahora no tengo ninguna… ¿Qué mal no? jugaremos.

– Pues si… ¿pero a las que has tenido les has hecho el amor?

– No… a decir verdad, nunca lo he hecho.

– No puede ser, un chico tan guapo como tú… ¿Y no te gustaría hacerlo?

– Mmm… claro que si pero por aquí no hay muchas chicas cerca.

– Pues yo he visto una muy hermosa por aquí.

– ¿Si?… ¿En donde?

– Pues tu hermanita… ¿a poco no te gusta?… Es muy linda

El chico que quedó callado por unos instantes y meditando en lo que le acababa de decir, con la mirada al suelo, luego me volteó a ver con cara de asombro y duda.

– ¿Pero ella es mi hermana?… Además esta muy chica ¿No?

– No creas, ella es muy linda y además es muy caliente… ¿Te gustaría o no coger con ella?

– Mmm… tal vez si… pero no sé.

– No te preocupes, deja que yo actué y ya veras…

Diciéndole esto me puse de pie y salí a buscar a la niña que aun se encontraba en su cuarto, toque a la puerta y ella me dijo que entrara, abrí la puerta y vi que ya se encontraba vestida, me acerque y sujetándola por la cintura la acerque a mí para besarla.

– ¿Cómo te sientes de la conchita por lo de ayer?

– Pues me duele un poquito la rayita pero me siento bien.

– Que bueno… ¿dime… te gustaría coger de nuevo?

– Pues si… me gustaría pero allá abajo esta mi hermano…

– No te preocupes veras que no dice nada.

Nuevamente la volví a besar mientras que mis manos se apoderaban de sus nalguitas que estaban ocultas bajo una falda azul y que le llegaba hasta los tobillos, nuestras lenguas se enredaron y ella se abrazó de mi cuello. Yo me separe de ella por unos segundos le pedí que se quitara los zapatos, en lo que ella se agachaba yo me dirigí a la puerta de la habitación para dejarla abierta, luego regrese con ella y continuamos besándonos, estuvimos así por largos minutos y fue entonces cuando pude ver que Ismael se recargaba en el marco de la puerta, Nancy estaba de espaldas a ella así que no podía ver que su hermano estaba ahí parado observándonos.

Comencé a desabotonar la blusa de la niña y retire la estorbosa prenda, sus pequeños senos quedaron a la vista y pase mis manos a su pecho para acariciar las dos pequeñas protuberancias morenas, los pezones de la chiquilla se comenzaron a poner duritos al contacto con mis dedos, agache mi cabeza y se los mamé intensamente provocando en la niña fuertes oleadas de placer que la obligaron a soltar un leve gemido de satisfacción; pude observar como Ismael sacaba su fura verga de su pantalón y comenzaba lentamente a masturbarse mientras yo seguía agasajándome a su hermanita de 10 añitos. Ahora busque el botón trasero en la falda de la pequeña y lo desabotone, la prenda se fue deslizando libremente por el delgado cuerpecito de la niña mostrando sus hermosas nalguitas ocultas bajo unas bragas de color blanco y sus morenas piernitas debajo de estas, la falda cayó por fin y con los pies Nancy la aventó para un lado.

Mis manos se introdujeron bajo las bragas de la pequeñita y acaricie directamente la linda y tersa piel de sus nalgas, así mientras que mi boca no se separaba de los calientes pezones de la chiquilla, luego me hinque y le fui retirando las bragas hasta que por fin quedó completamente desnuda, la empuje hasta que la dejé recostada en la cama, me hinque frente a ella y le comencé a comer la conchita, mi lengua salió en busca de su clítoris y rodeándolo y chupándolo logre que ella llegara al orgasmo, su respiración estaba completamente acelerada y sus ojitos cerrados. Le hice a Ismael una señal para que se acercara sin hacer ruido y se desnudara, el chico a allí parado en el umbral de la puerta se despojó de sus ropas y luego se acerco hasta donde yo estaba, me hice a un lado y le dije al oído que se la mamara como yo lo había echo, tímidamente Ismael sacó su lengua y la paseó por la húmeda rajadita de su hermana, sus manos se apoderaron de las caderitas de la niña, yo me puse de pie y me termine de desnudar, luego me coloque detrás del chico y lo comencé a acariciar mientras que él seguía mamándole a su hermana la rajada, al principio como que se puso un poco bronco pero la calentura pudo más que él y entonces se abandonó a mis caricias y a las suyas propias sobre el cuerpo ardiente de su hermana. Mi boca besó su cuello y su espalda y una de mis manos se apoderó de su dura verga y continué con la masturbación que segundos antes el estaba haciéndose. Por supuesto que acomodé mi pito entre el canal de su culo y se lo estuve restregando en él por todo el tiempo que estuvimos en esa posición, fueron varios minutos hasta que por segunda ocasión Nancy logró tener otro fuerte orgasmo.

– Vamos Ismael, métesela en su panocha…

Le dije al oído y el chico sin pensarlo dos veces se incorporó y acomodándose entre las piernitas de su hermanita colocó la punta de su pito en la entrada vaginal de la pequeñita, sus caderas se comenzaron a mover y la verga inició su avancé dentro de las tibias carnes de la pequeña, ella movió sus caderas en forma que se trataba de encajar más verga y él así lo entendió así que se le encajó hasta la empuñadura, sus bolas chocaron contra el culo de su hermana y entonces se comenzó a mover rápidamente entrando y saliendo, este movimiento se le hizo raro a Nancy y entonces abrió los ojos.

– ¡¡¡Ismael…!!!

Dijo la niña sorprendida al ver que era su hermano el que se la estaba cogiendo y no yo como ella suponía, entonces me vio detrás de él y comprendió, ya no dijo nada, sus brazos se enredaron al cuello de su hermano y los dos se fundieron en un candente beso, Ismael que se había detenido por la expresión de su hermana entonces continuó meneándose rápidamente, le dije que lo hiciera más despacio ya que sino se iba a venir muy pronto y no disfrutaría de ella y no la haría gozar; el chico fue haciendo caso de mis instrucciones y pronto entendió que no había que ir muy rápido y así se podía disfrutar más.

Les pedí a los chicos que se rodaran para que ahora Ismael quedara abajo y Nancy encima, cuando lo hicieron pude ver claramente como la dura tranca de él entraba y salía de la rica panochita lampiña de su hermanita, luego me agache para así poder pasear mi lengua por las nalgas de la chiquilla y así lo hice por varios minutos, luego me dedique a su ano. Le estuve chupando el culo por espacio de unos cinco minutos y luego le comencé a meter un dedo dentro del apretado chiquito y entonces me dediqué a mamarle las bolas a su hermano, esto provocó que sus movimientos se fueran haciendo cada vez más rápidos y a los pocos segundos ambos se comenzaron a venir en forma por demás ruidosa, las verga de su hermanos se metió lo más profundo posible y entonces comenzó a descargar toda la leche que traía acumulada, ambos gimieron y gritaron con fuerza que se abra escuchado por toda la casa. Ambos se quedaron inmóviles después de la fabulosa venida pero no se separaron, la verga de él no perdió la dureza y continuaba en lo más profundo de las entrañas de su hermanita, después de varios minutos de descanso nuevamente se comenzaron a mover para continuar con la cogida, yo también reinicié las penetraciones con el dedo en el culito de Nancy, cuando ya mi dedo entraba y salía sin dificultad de su culito entonces le agregue otro más y pronto la niña se los tragaba perfectamente.

Fue cuando mis dos dedos entraban y salían sin dificultad de la pequeña que decidí que ya era momento de meterle mi verga, me levanté y ensalivando perfectamente su ano y la punta de mi verga me acomode sobre ambos, apunte la gruesa cabeza al apretado agujerito y lentamente fui haciendo presión hasta que logre por fin clavarle la cabeza completa en el rico ano; Ismael se detuvo y sujetó a su hermanita con fuerza por la cintura ya que ella se estaba quejando de dolor y quería zafarse, lentamente logré que la macana se fue clavando en el apretado agujerito de ella y después de varios minutos ya le había logrado meter más de la mitad, ella aun se quejaba pero su resistencia era menor así que le dije a Ismael que continuara cogiéndosela, los movimientos iniciaron de nueva cuenta y los dos nos comenzamos a mover, gracias a los movimientos de ambos mi verga se le fue sepultando más y más en su culito hasta que por fin sentí como mis bolas chocaban con las de Ismael, ahora si la niña estaba completamente empalada por las dos vergas, sus quejidos de dolor fueron desvaneciéndose y a la vez comenzaron a aparecer los gemidos de satisfacción, los tres nos movíamos rítmicamente en un intenso bailoteo que hacia crujir la madera de la cama, a los pocos minutos un nuevo orgasmo se comenzó a preparar en los cuerpos de los tres y como si lo hubiésemos practicado juntos los tres nos venimos en una intensa y prolongada expulsión de semen y jugos vaginales, nuestros cuerpos sudaban copiosamente y la leche comenzaba a escapar de los agujeros de la niña, en el frenesí del éxtasis la boca de Ismael busco mi boca y nos fundimos en un intenso beso que luego se repitió en la boca de su hermana.

Los tres nos quedamos completamente exhaustos y después de acomodarnos en la cama nos quedamos profundamente dormidor por un par de horas hasta que yo me desperté y levantándome un poco pude ver los cuerpos desnudos y húmedos de los dos hermanitos que estaban abrazados.

Continuará

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorEscuela de sexo, Parte 02 (de Anna Laura)
Relato siguienteTrucos de un exhibicionista, Parte 01 (de Janus)
En este perfil de usuario se asignarán los relatos que no hayan sido publicados por usuarios registrados. Siempre tendrás la opción de registrarte y solicitar crédito por la autoría del relato :)