ATENCIÓN:

El relato erótico "Inmaculada, Parte 12 (de Nexus6)" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

  1. Inmaculada, Parte 01 (de Nexus6)
  2. Inmaculada, Parte 02 (de Nexus6)
  3. Inmaculada, Parte 03 (de Nexus6)
  4. Inmaculada, Parte 04 (de Nexus6)
  5. Inmaculada, Parte 05 (de Nexus6)
  6. Inmaculada, Parte 06 (de Nexus6)
  7. Inmaculada, Parte 07 (de Nexus6)
  8. Inmaculada, Parte 08 (de Nexus6)
  9. Inmaculada, Parte 09 (de Nexus6)
  10. Inmaculada, Parte 10 (de Nexus6)
  11. Inmaculada, Parte 11 (de Nexus6)
  12. Inmaculada, Parte 12 (de Nexus6)
  13. Inmaculada, Parte 13 (de Nexus6)
  14. Inmaculada, Parte 14 (de Nexus6)
  15. Inmaculada, Parte 15 (de Nexus6)
  16. Inmaculada, Parte 16 (de Nexus6)
  17. Inmaculada, Parte 17 (de Nexus6)
  18. Inmaculada, Parte 18 (de Nexus6)
  19. Inmaculada, Parte 19 (de Nexus6)
  20. Inmaculada, Parte 20 (de Nexus6)
Tiempo de lectura: 24 minutos

Lentamente, entreabrió los ojos. Suspiros y jadeos la rodeaban. Niñas masturbándose en el suelo a su alrededor alcanzando el climax. Se sentía agotada. No sabía ni que hora era. Necesitaba otra raya, pero tambien descansar. La puerta de la clase se abrió y entró Sor Mira. Miró la escena sonriente.

-Vaya, vaya querida, veo que se pone al día con prontitud-

Inma le sonrió levemente desde el suelo.

-Venga, vamos, le queda una hora más de clase y podrá descansar-

Le tendió la mano y la ayudó a levantarse. Una de las niñas seguía con su puñito en su coño y se deslizó suavemente hacia fuera. Inma gimió. Las piernas no la sostenían.

-Vamos, vamos………-la acercó lentamente a la mesa donde se apoyó. Vió que la monja sacaba un sobre de plástico bajo su hábito y abriendolo extendió el contendio sobre la mesa, preparando dos largas rallas sobre ésta

-Esto es algo especial. Nunca ha probado nada igual. Necesita reponerse, querida-

Le tendió el turulo de plata que había junto a la caja de metal llena de coca de la mesa. A Inma le daba igual, lo cogió y aspiró…….. y efectivamente, nunca probó nada igual. De inmediato se sintió exhultante y erguida. El cansancio desapareció de repente. Miró a la monja

-¿qué es esto-la preguntó con ojos brillantes

-Es base, querida, en fin no se puede abusar de esto, pero en su caso, creo que lo necesitaba-

Vió como guardaba el plástico con el aquel polvo mágico bajo su hábito.

-¿mejor?-

Ella asintió erguida y flipada

-Bueno, querida, vuelvase a poner las bragas y el sujetador y vamos a otra clase.- Obedeció de inmediato. Algunas niñas la miraban lánguidas desde el suelo, recien alcanzado el extasis, otras llegaban y algunas se seguían masturbando. La clase apestaba a sexo.

Sor Mira la condujo desde la clase al pasillo

–Vamos ahora a una clase de peques de cuatro a seis años…….son una monada y muy divertidos. Les va a enseñar a que la den por el culo, aunque con en esas pililitas y este culazo poco va a sentir- le dijo riendo y apretándole una nalga. Inma rió con ella .Se sentía como nunca. Llegaron a una puerta y entraron. Había allí unos treinta niños pequeños que jugaban alborozados, como en cualquier cole, a excepción de algunos que se la estaban meneando o chupando a otro compañero. Al entrar todos pararon y miraron hacia ellas. Sor Mira despertaba un respeto inmediato al entrar en cada clase, pero la curiosidad al entrar ella , tambien influía. Dio palmas como siempre e hizo su presentación, como en la anterior clase.

-Bueno querida, ya no le digo nada, estan en sus manos……….y en su culazo- volvió a palmeárselo y rió. Algunos niños la acompañaron. Salió de la clase. Miró a los críos. No sabía que había esnifado pero se sentía atómica. Tocó palmas.

-Bueno nenes, quiero a todos sin pantalones ni calzoncillos ¡VAMOS!-

Su nueva seguridad, incluso la desconcertaba. Los niños obedecieron sin rechistar, incluso un poco asustados. Cuando estuvieron con sus diminutas vergüenzas fuera continuó

-Bueno niños, hoy os voy a enseñar a dar por el culo……….concretamente el mío- dicho esto se dio la vuelta y mostrándoles su trasero se inclinó un poco hacia adelante y palmeó sus nalgas. Los pequeños la miraban boquiabiertos. Alguno comenzó a pajearse. Inma se volvió, sonrió y se deshizo de sus bragas.

Media hora más tarde los niños hacían una fila, masturbándose. Inma estaba a cuatro patas en el suelo e iba haciendo pasar de a uno tras ella. Con paciencia y habilidad los colocaba, hasta que sentía sus pequeños penes dentro de su ano. Internamente se reía. Sentía sus resuellos, sus esfuerzos, sus orgasmos. Su dificultad inclusive para abarcar sus caderas con sus manitas. Movía poco su culazo porque se le salían las pichitas. Pero lo que no vió fue a Manel entrar sigilosamente en la clase. Los niños sí, pero llevándose un dedo a la boca y guiñándoles un ojo los hizo callar. Inma ni se enteró. Cuando sintió que el niño que la sodomizaba se corría dijo

-Venga ¡el siguiente!-

Manel apartó al niño que le correspondía, que frunció el ceño, y sacó su enorme instrumento erecto. Justo cuando se arrodilló tras ella, sintió que algo pasaba. Pero ya era tarde. Agarrando con gran fuerza sus caderas, el hombre puso su glande en el culo de Inma y apretó con fuerza. Fueron tres empellones y entró hasta el fondo. Los terribles gritos de Inma, asustaron a los niños que se fueron al fondo de la clase. Sentía que la taladraban LITERALMENTE. Se sentía perforada, triturada. Suplicaba, lloraba, chillaba. Pero Manel, hiperexcitado, tirandole del pelo hacía atrás, se corrió gritando

-Te lleno con mi leche hija de la gran puta- y dicho esto, gritó, se convulsionó, y ambos cayeron al suelo, resollando. Toda la clase los miraba. Algun niño se corrió masturbándose viendo la escena. Inma sentía que su ano estallaba. Al poco entró Sor Mira. Mirando la escena dijo condescendiente:

-Manel, Manel……….eres incorregible-

Manel sonrió, Inma lloraba. Lentamente, les ayudó a levantarse a ambos. Inma casi no se sostenía. Al ponerse en pie un gran rio de semen se deslizó por sus muslos. Los niños lo obeservaron y se reían.

-Venga, querida- le dijo- la monja. – Se merece un descanso. La ayudó a ponerse las bragas y la sacó de la clase. Casi no podía andar. La llevó a un pequeño apartamento donde dormían ya Mica y sus hijas y le dio unas pastillas con un poco de agua. Pensó que con toda la coca que llevaba encima le sería imposible dormirse. Pero la monjita tenía recursos para todo. En cinco minutos, comenzó a dormirse. Su último pensamiento antes de caer en brazos de Morfeo fue para Ramón.

**********

Tuvo sueños extraños, una mezcla de todo lo que había sido su vida, desde pequeña a la actualidad. Sabía que ese tipo de cosas, decían, desfilaban por la mente de las personas que morian.

Soñó con recuerdos de su infancia, cosas que nunca le contó a nadie. Su madre había tenido tres hijos. Ella era la pequeña. Sus sueños se deslizaron a cuando ella tenía cinco años y sus hermanos mayores tenían siete y diez. Su madre tenía cuarenta y ocho años y era más fornida que ella. Mayor culo, mayores tetas, algo más alta. Rubia como ella pero con el pelo muy corto. Soñó con aquella noche que algo la despertó. Salio de su pequeña cama sin hacer ruido. Su padre viajaba con frecuencia porque era representante de calzado, de una pequeña empresa y aquel día no estaba. Debían de ser las doce y media. Avanzó por el pasillo y vió luz en la luz de la habitación de su madre. La puerta estba entreabierta, y miró sin hacer ruido. Sus dos hermanos estaban ante su madre, que se hallaba sentada en la cama, con un camisón holgado de color rosa. Ambos niños, con cara gacha tenian los ijamas y los calzoncillos por las rodillas. Su madre observaba sus pequeños penes en silencio, tocándolos ocasionalmente, lo que hacía que se fueran endureciendo poco a poco.

-¿eso es todo de lo que sois capaces, pequeñajos?- les espetó en voz baja pero autoritaria.

Sus hermanos se miraron entre si con la cabeza gacha. Su madre atrajo al pequeño hacia ella atrayéndole por el culo y de repente vió como su mamá engullía no solo el pene , si no tambien los huevos de su hermano en la boca. Se oyeron suspiros de ambos. Cuando su madre empezo a bombear el sueño se transformó. Tendría unos siete años y algo la despertó, sin saber qué. Se dio cuenta que su cara estaba mojada con algo espeso y pegajoso, que resbala por sus mejillas. Vió que su padre salía de sus habitación

-¿papá?-preguntó, pues debía de haber vuelto de viaje. Su padre, cerrando la puerta le dijo

-Duerme pequeña- dejándola a oscuras. Dentro del sueño soño que soñaba. Encendió la luz de su mesilla y fue hacía el espejo. Su cara estaba cubierta de lo que le pareció leche. Goteaba sobre su pijama. La tocó. La probó. Le gustó. Probó más. Siguió gustándole. Era una leche distinta……pero era buena. La comió toda. Su padre le derramaba dormida una leche especial para que se la comiera. Su padre la quería. Se acostó feliz. Voló en su sueño. Tenía diez años y sus hermanos quince y doce. Jugaban a médicos. La comieron. Fue su primer orgasmo. La enseñaron a comerles. Cuando su hermano se corrió en su boca, comprendió la leche nocturna de su padre. Le gustó. A partir de entonces jugaban a médicos a diario. Miraba a su padre de otra manera. El paquete. El, cuando la sorprendía, se ruborizaba. Siguió navegando en su sueño. Iban a misa el domingo, confesban, comulgaban, colegios de monjas y curas. No contaban nada. Ni entre ellos. Hoy en día, adultos, casi ni se hablaban. Voló, se dasarrolló, tarde, pero rápidamente. Le bajó la regla a los quince. Sus pechos explotaron, sus caderas y su culo se ampliaron. Volaba. Murmuraba dormida. Se le apareció su madre, un día al salir de la bañera, con dieciséis años, completamente desnuda. La contempló. No olvidaba su mirada. Ningun hombre, ni tan siquiera Ramón la miraba así. A partir de ahí siempre se ruborizaba. Agachó la cabeza. Pasaron segundos que parecían años. Su madre le tendió la toalla

-Secate- fue lo unico que dijo y salió. Volaba, viajaba. Al sacar su ropa limpia interior para ponérsela, pegajosa. No eran sus hermanos. Ellos ya disfrutaban de ella. De hecho el mayor la desvirgó con diecisite años y tras el su otro hermano. Dolor y gozo. Aquel día su madre le guiñó un ojo de complicidad en la cocina, mientras hacía la comida. LO SABIA. Aunque no hablaban de ello estba segura que sus hermanos se follaban a su madre, y que le contaban como se la follaban a ella. Y sabía que el semen de su ropa interior era de su padre. A veces seco, otras fresco y pegajoso. Se ponía las prendas orgullosa. De hecho comenzó a partir de los quince a pedirle a su madre ropa muy ajustada que ella le compraba sin rechistar. Tallas más pequeñas que la suya. Minifaldas. Su madre le aconsejaba maquillarse. Volando en el sueño le vino la vívida imagen de una nochevieja cuando tenía diecisiete años, en que se vistió , maquilló y vistió, ayudadad por su madre como una prostituta. Su madre se vistió discreta y elegante. Su padre y sus hermanos no la quitaron ojo ni en las uvas. Ella se paseba ante todos, sobre todo delante de papá. Les dejaron beber champan. Se pusieron chisposos. Sus hermanos, aunque la apreciaron, salieron ellos de fiesta con sus amigos después de las doce, pues la tenían muy gozada. Se quedaron viendo la tele en el sofa, su padre en un lado ella en el centro y su madre al otro lado. Su minifalda casi subía a las caderas. Estaban bastante bebidos. Su madre, a eso de las tres puso una mano sobre su muslo, de manera casual y tambien casualmente comenzó a acariciarlo sobre sus medias. Sintió que se mojaba. Miraban la tele, el aburrido programa de nochevieja. Notaba a su padre mirando la mano de su mdre sobre su muslo. De pronto, con una canción italiana romántica, su madre miró a su marido y le dijo

-¿bailamos ésta pieza cariño?

Su padre, medio refunfuñando y bastante borracho, la contestó

-No jodas- pero sin quitar los ojos de la mano de su madre sobre sus muslos en ligero vaivén.

-Uf!!!!!!!!, que desagradable eres……..ni siquiera en nochevieja- Le contestó arisca su madre. De pronto la miró a ella y apretando su muslo, se levantó y cojiendola de la mano, tirando de ella, exclamó

-¡Bailemos tu y yo, cariño!-

No pudo negarse. Aquel baile flotó en su sueño y en su memoria, enterrado, como todo lo demás, en la negación de los hechos. Se agitó en el sueño. Recordó las tetazas de su madre sobre las suyas, siguiéndola torpemente en el baile. Su mirada penetrante. Su vergüenza. Su excitación. Girándose la puso de espaldas a su padre. La agarró el culo. Sintió como la subía la falda hasta casi la cintura. SENTÍA clavado en sus nalgas la mirada de su padre. La vergüenza la hizo enterrar su cara en el cuello de su madre. Sintió pequeños beos en su cuello que la erizaron todos los pelos del cuerpo. CHORREABA. Llegó a temer que su flujo sobrepasara sus bragas y manchara sus medias. De repente. Terminó la música. Su madre le bajo la falda.

-Bueno- dijo- niña, ya es hora de irse a la cama…….es muy tarde-

-Sí- escuchó decir a su padre a su espalda. Ella quedó encogida en el centro del salón, mientras que su padre se dirigía al dormitorio y su madre recogía cosas de la mesa, tras apagar la televisión.

-¡Vamos, nena!- la espetó su madre al ver que seguía paralizada. Se activó de repente. Ayudó a su madre. Estaba coloradísima. En las idas y venidas llevando cosas a la cocina, su madre aprovechaba para rozarse accidentalmente con ella constantemente. Se sentía sin resuello. Cuando terminaron, apagaron la luz de el salón, y su madre, tras darle un beso húmedo en la mejilla, lacojió la barbilla y le dijo

-¡Feliz año, hija mía!- y en un roce superfluo sus labios rozaron los suyos rápidamente.

La miró.

-¡Venga a la cama……..ayyyyyyyy……me parace que estas algo borrachita- le dijo sonriendo y girándole los hombros la enfiló a su habitación. Antes de andar casi sonámbula hacía su cama, sintió el fuerte apretón en una de sus nalgas, mientras le decía-

-¡Vengaaaaaaaaaaaaaa!-

Se fue a su habitación. Durante toda su vida, excepto aquella noche sus padres cerraban la maciza puerta de su cuarto a cal y canto. Ella tambien solía cerrar la puerta pero no lo hizo.

Les oyó follar salvajemente, brutalmente, los gritos de su padre de su madre, al corrse una y otra vez, como poseídos. Les oía susurrar, pero no entendía sus palabras. Ella correspondió. Se masturbó hasta dejarse el clítoris tan irritado, que no podía tocarse. Al principio dudó, pero en el segundo orgasmo gritó. Sus padres estban en silencio. Sabía que la oían. Tras correrse ella empezaban ellos. GRITABAN MAS. Ella tambien. Llegaron hasta casi aompasarse. En el último orgasmo de la noche, ella y su madre gritaron a la vez para que les oyera toda la comunidad. Agotados, terminaron sobre las seis. No oyeron llegar a sus hermanos. Pero al día siguiente fueron todos a misa y comulgaron.

Siguió volando, navegando en su sueño. Se movió, el dolor de ano, por Manel , casi la despierta. Ella no lo notó, pero mientras dormía, Sor mIra le untó un Básamo mágico en su culo que la alivió notablemente. Siguió soñando, en recuerdos. Su novio de toda la vida, conocido a los dieciocho años, su torpeza follandola, su falta de gozo, su recato aparente, los estudios, mas misas, su boda, sus embarazos, sus partos, su falta de alegría…….hasta Ramón. En el sueño le vió sonriente, desnudo, con una enorme polla, estaban en el salón de casa de sus padres. Estos su marido y ella veían como se follaba a las niñas, haciendolas correrse de las formas más aberrantes. Elterminaba de correrse que iba vestida con el vestido de su boda. La inundaba de leche. Sus padres, su exmarido y sus hijas aplaudían.

Ella reía y estaba muy excitada. De pronto su madre se levantó y se acerco a ella. Le levantó la barbilla y le dijo.

-Aunque eres muy puta, golfa y gurra, todavía no eres suficiente para éste gran hombre- le dijo señalando a ramón que sonreía y tocaba el culo de su madre.

-Tienes que ser mucho más puta, sucia y aberrante para recuperarle- Miró a Ramón, y vió que éste, sin perder la sonrisa, iba desapareciendo poco a poco.

-no, no……no………..NNNNNNNNNNNNNOOOOOOOO-

Despertó sobresaltada y de un salto sobre la cama. Respiraba agitadamente. Se fue situando poco a poco. Miró a su alrededor. Sus hijas dormían au y la luz entraba a raudales por la ventana. Vió a mica, sentada sobre la cama que había dormido, y tras restregarse los ojos vió llevamos durmiendo casi dos días y son las doce de la mañana- la dijo con cara seria y cierta interrogación

-¿sabe por qué me han hecho vestirme así……..señora?-

Inma se arregló el pelo, se restregó los ojos. Sus tetas se balanceban en el aire

-Necesitó, un café……..mmmmmmmmm- Sus sueños volvieron entrecortados a su cabeza. Nunca pensó que la infancia volviera a su cabeza. A ella y a sus hermanos, en el poco trato que tenían, parecía que nunca pasó nada. La normalidad y el conservadurismo reinaba en la relación con sus padres………pero aquellos sueños…………era lo que había pasado. Y Ramón………..el sueño……..era cierto………..era mucho hombre………..lo había perdido por tonta y se lo merecía. Tenía que ser mucho más golfa y menos mojigata. E iba a aprender allí. Se dio cuneta que estba empapada, hiperexcitada. Miró a Mica. Se sacó las sábanas y la colcha de encima y abriendose de piernas, doblando las rodillas y mirándola la dijo

-Ven a comerme el coño, hija de la gran puta……..de rodillas-

Sor Mira entró justó en el orgasmo, con la cara de Mica enterrada en el coño de Inma.

Mientras la tiraba del pelo y ésta ponía las manos sobre sus grandes nalgas. Las niñas se removieron, despertándose ante los gritos de su madre, frotándose los ojos.

-Vaya, vaya……..-dijo después de los últimos estertores y espasmos de Inma

-Veo que la familia…….y la criada ya han descansado……¿qué tal niñas?- dijo mirando a estas. La sonrieron, alternando la mirada de su madre, y Mica y ella.

-Bien señora- dijo Cari

-Parece que he dormido siempre dijo Marisa………..¿qué día es hoy?- preguntó

-12 de octubre, cariño- contesto la monja con aire maternal. Mica se levantó de la cama e Inma se recuperaba.

-¡¡¡¡¡¡12 de octubre!!!!!!!!????????- Gritó Marisa saltando de la cama, con su sencillo camisón blanco corto de algodón

-Bieeeeennnnnnnnnnnnn!!!!!!!!!!!!-

-¿qué pasa?- preguntó Sor Mira sin comprender, mirando alternativamente a todas excepto a Mica, que se rechupeteaba los labios del abundante flujo de Inma. Esta, en la cama, aun abierta de piernas, sonreía. Tendió los brazos a su hija que saltó sobre ella. Se dieron un prolongado beso fraces, la niña agarrada a las enormes teras de su madre, que sujetaba sus manos, para que no le fueran al peludo coño, muy sensible tras el orgasmo. Tras separarse, Inma miró a la monja y le dijo

-Hoy hace once años que esta mocita salió de éste coñó- dijo señalándoselo con el índice. La niña le intentó tocárselo y la rozó

-No cariño, no, – le dijo Inma defendiéndose y riendo- estoy muy sensible-

Cari saltó tambien sobre su madre,se besaron, se magrearon.

-Bueno, Bueno- exclamó la monja alborozada- Así que tenemos un cumpleaños- Dijo dando palmas y acercándose a las tres a la cama- Pues habrá que preparar una buena fiesta!!!!!- dijo uniéndose a las risas y palmeando el culo de las niñas que reían

-No queremos cambiar planes, Sor Mira………..¡quieta Cari!- se interrumpió cuando su hija intentaba meter la cabeza entre sus piernas

-¡De ninguna manera!¡por favor!……….lo que me sorprende es que se le haya olvidado a……-

En ese momento sonó un telefono movil,que parecía de la nada. Sor Mira metió una de sus manos bajo el hábito y sacó un moderno terminal. Tras mirar la pantalla, la guiño el ojo y dijo en voz baja antes de descolgar-

-Es Oleg…….su número personal y privado- tras lo cual descolgó

-¡Hola Oleg! –

Todas la miraron, mientras hablaba

-Sí, sí, precisamente ahora hablábamos de eso……….claro………….normal……-asentía con la cabeza y las guiñaba el ojo. Marisa sonreía. Apretó una teta de su madre. Cari Frunció el ceño y apretó la otra. Se rieron por o bajini

-Sí, estan estupendamente…………..ya………….si……………ya estba decidido así- Mica sintió que la miraba de soslayo

-Sí…..hoy mismo….ok………….claro ¡ahora mismo!- Se acercó a Inma y le entregó el teléfono-…..quiere hablar contigo..-le dijo en un susurro

Inma cogió el teléfono

-¿sí?-

-¡Hola ¿qué tal está mi estrella preferida?-

-Muy bien gracias Oleg, me tratan estupendamente como siempre……..creo que nos vamos a adaptar muy bien-

-¡Cuánto me alegra oir eso! Ya sabes cariño que es temporal….y por favor perdóname que haya tardado tanto en acordare de lo de Marisa ¡que torpe!……¿me estaré haciendo viejo?-

Inma rió

-No por favor!!!!!!!!-

-No sé , no sé……-continuó la broma Oleg, mientras Inma seguía riendo. Sus hijas la miraban con adoración.

-¿qué tal llevan el ingles las niñas?-preguntó tras la broma

-Muy bien –dijo Inma- Son bilingües desde siempre

-Me dejas que felicite a tu Marisa?????-

-Claro……encantada……toma cariño mi jefe te quiere felicitar, -dijo tendiéndole el telefono a su hija. Esta se puso encantada. Dio varias veces las gracias, se azorón un poco, rió, tras unos minutos le devolvió el telefono a su madre, tras volver a decir gracias y despedirse.

-Tienes una hija encantadora, Inma cariño, …….¡ojala aprenda a joder tambien como su madre…….ya se lo he dicho!!!!!!!!-

Inma rió, aunque se sonrojó, como siempre ante éste tipo de comentarios

-Claro, Oleg- alcanzó a decir

-Por supuesto…..ya veras como aprenden en el centro…………oye …..-se hizo una pausa- reconoció la voz de su secretaria-ok – oyó que contestaba Oleg- Inma cariño, te tengo que dejar urgentemente…….-le notó algo tenso- Ya le he dicho a Mira que prepare una fiesta memorablemente improvisada….te dejo cielo- y se cortó la comunicación.

Inma le devolvió el telefono a la sor, que lo guardó bajo el habito

-Ha tenido que dejarme……le llamaban- la dijo

.Siempre está ocupadísimo………es un gran hombre-miró su reloj- huy…..se hace muy tarde y hay que hacer muchas cosas……¡tengo que preparar en un tiempo record un cumpleaños!-

Las niñas rieron y la monja les alboroto el pelo.

-Bueno, podeis bajar a la primera planta donde hay buffet de todo, porque estareis hambrientas…..¿ o NO?-

-Siiiiiiiiiii- saltaron en la cama las niñas

-Bueeeeeeeeeeno- rió la monja- Inma, cuando no des clase no hace falta que te vistas de puta……aunque si quieres puedes hacerlo- Sus hijas la miraron con grandes ojos

-Sí mamá, queremos que vayas de puta, anda por faaaaaaaaaaaa- le dijeron pellizcándole los pezones y tratrando todavía de llegar a su coño, a lo que Inma se resistía menos, dejándoles tirar ya de su pelo púbico

-BBBBuennnnnnnnno- las dijo besándolas alternativamente en la boca, con lengua. Buscó sus coñitos y los tocó. Por fin las dejó tocar el suyo. Todas emitieron pequeños suspiros

-Bueeeno ……..ésta familia!!!!!!!- exclamó Sor cari contemplándolas- Bueno, os dejamos. Usted,- dijo mirando por primera vez a Mica, que se sobresaltó un poco- Pongase la capucha de cuero y venga conmigo……ahora!!!!!!!- El tono bajo , pero autoritario de la sor hizo obedecer rapidamente a ésta. Miró a Inma que no le devolvió la miara pues besaba apasionadamente a Cari en la Boca con los ojos cerrados, mientras Marisa devoraba las tetas de su madre.

-¡Vamos!- la espetó Sor Mira. Mica se puso la capucha y tras echar un ultimo vistazo a traves de los agujeros para los ojos de ésta, a la cama donde yacían madre e hijas enroscadas. Al cerrarse la puerta, Marisa que ya estba entre las piernas bien abiertas y flexionadas de su madre, inspeccionando su babeante coño, preguntó, con poco interés

-¿dónde va Mica, mami?

A lo que su madre mirando brevemente a la puerta que acababde cerrarse y mientras pellizcaba los pezones de los pechitos planos de Cari le dijo

-No te preocupes, trabajará haciendo algo…..no sé….da igual-

-Marisa que ya estaba abriendo los labios del peludo y encharcado coño de su madre, mirando hacia adentro de la vagina, dijo susurrando, y empezando a tocar delicadamente el grueso clítoris con el índice

-Así que hace once años, yo salía de este coñazo……¿eh zorra?-

Inma miró a su hija mayor a los ojos y contestó

-Sí, hija de la gra…….- No pudo contestar. Marisa abalanzó su boca sobre el grueso clítoris de su madre, atrapándolo entre sus labios y ésta comenzó a gritar de placer, arqueando la espalda y el gran culo.

Tras estar alrededor de una hora jodiendose intensamente, madre e hijas, bajaron por fin al buffet, aunque casi era la hora de comer. El buffet era abundantísimo y exquisito. Solo había dos personas por si querían algo, una preciosa adolescente de unos diecisete años, rubia de ojos azules, vestida como ella pero sin bragas ni sujetador (las niñas insistían en vestirla como una puta aunque ellas llevaban ropa , incluso recatada de colegial, el uniforme, eso si de mucha calidad del “colegio” de color gris, con jersey, rebeca, falda plisada por debajo de las rodillas, calcetines blancos y zapatos negros, todo de su talla perfecto) y u muchacho de diecisiete años, vestido como un camarero noemal con chaqueta blanca y pantalón negro. Nada más verlas fueron a recibirlas, casi corriendo, ambos muy sonrientes, la chavalita brincándole los perfectos pechos.

-Buenos días, señora, señoritas!- habló la muchachita en perfecto inglés, como todo el mundo allí

-Hola…….-.contestó algo azorada Inma, que sentía que sus hijas se escondían un poco tras su culazo y se agarraban (sobre todo Cari) a lo único posible, su liguero- No sé si llegamos un poco tarde……..nos hemos entretenido- dijo azorándose un poco. Aun tenía el sabor del flujo vaginal de sus hijas en su boca.

-¡En absoluto!- contestó, el muchacho- La comida se servirá en una hora, pero pueden gustar de lo que quieran, pasen por favor…….además ya nos han comentado que es el cumpleaños de ésta jovencita- dijo sonriendo a Marisa, juntocon la otra chica. Las niñas sonrieron y se relajaban. Se adentraron. Era impresioante. Allí había de todo lo que uno pudiera querer, desde caviar iraní, langosta,…. en fin los mejores manjares. Estaban hambrientas y se sirvieron casi anrquicamente ayudados por los dos adolescentes que les aconsejaban.. Tras servirse se sentaron y comieron casi como cerdas, eso sí Inma les cubrió el uniforme con una gran servilleta. El chico y la chica se alejaron prudentemente, no sin antes decirles

-Sí, necesitan, cualquier cosa…..ya saben…….lo que sea….no tienen más que pedirlo-dijo el muchacho guiñándoles un ojo y la chica sonriendo. Tras mucho comer, habían cojido tambien un pequeño pastel de fresas y cuando las niñas iban a hincarle el diente, Inma las paró

-Esperad- las dijo- ¡por favor ¡- dijo levantando la mano y mirando a los adolescentes. Estos se acercaron raudos.

-¿sí?- dijeron solicitos

-Bueno- comenzó diciendo Inma- Como es el cumple de mi hija, me gustaría algo especial….-

-Diganos por favor- dijo la muchacha inclinándose servil hacia delante rozando casi la cara de Inma con sus pechos

-Bueno……..-dijo mirando a Marisa- ¿te apetece que éste chico se corra sobre tu pastel y tu y yo Cari nos comemos los nuestros sobre ésta zorrita- y agarró directamente el culo de la muchacha que sonrió encantada. Las niñas se miraron entre ellas.

-¿os apetece niñas?- inquiró la muchacha que comenzaba a sentir un dedo de inma penetrar en su ano

-Vale- dijeron azoradas y escondiendo la risa.

Unos minutos más tarde la muchacha, rebozada en su coño y sus tetas de pastel de freasa y nata era comida hasta su orgasmo por Inma y Cari. Viendo la escena, el muchacho se masturbó sobre el pastel de Marisa, que miraba fascinada como lo hacía, hasta su eyaculación sobre su postre, entre los gemidos del chaval, que tras la abundantísima eyaculación, cayó sobre una silla. Marisa, cogió entonces su cuchara y comenzó a degustar su postre, paladeando cada cucharada.

Cuando Oleg hablaba con Inmaculada y su secretaria lo interrumpió, solo podía ser la temible llamada que no deseaba recibir. Se aclaró la garganta, contempló, la luz en su carísimo teléfono y lo pulsó

-Hola , buenos días allí, Sr. Hoffman-

Una voz grave pero agradable a la vez, hablando en ingles, con tintes alemanes y españoles, le contestó

-Buenas tardes allá, Oleg ¿qué tal?-

Al grano, como siempre, sin perdidas de tiempo. Comenzó a transpirar. Si le mentía y lo pillaba estaba perdido, pero si decía la verdad…tampoco lo veía muy claro

-Hay un pequeño problema, Sr. Hoffman- le dijo tras unos segundos. La linea quedó muda. Ahora si que sudaba. Miraba sin mirar unas excelentes fotos de dos niños de cinco y seis años, que mientras eran sodomizados por dos enormes pollas, la instantánea de la película cogía justo cuando los nenes se corrían, masturbados por sus sodomizadores. Uno de los niños, el más peque, rubio guapísimo, parecía estar en un éxtasis absoluto. Oleg estba aterrado. Sabía que hoffman hacía snuuff con los inútiles. Esas eran las reglas en enigma. Gran cagada, gran totura y muerte filmada. Había visto y conocido un caso de una persona que conocía a la que pillaron robando. Reunieron en las distintas delegaciones a todos los directivos y les obligaron a ver la película. Prácticamente todos vomitaron y enfermaron. Era increíble lo que podía tardar una persona en morir

–Le escucho- dijo al fin el aparato. Oleg brincó sobresaltado. Comenzó a contar la historia con todo detalle de Inmaculada y Ramón, procurando no omitir nada. Tras media hora ante un mudo auricular, terminó y esperó, lo que le parecieron horas

Una agradable risa salió del aparato. ¡LA MEJOR SEÑAL! Casi resopló al teléfono.

-Bueno, bueno, veo que ha estado un poco enredado con éste asunto, pero ha obrado correctamente, excepto en una cosa-

Señal de alarma. Se le erizó el pelo de la nuca

-Cuando encuentre a Ramón, lo quiero vivo y bien tratado. Es un tipo Inteligente y astuto, alguien así, condicionado convenientemente siempre es útil. ¿de acuerdo?-

-Por supuesto Sr. Hoffman-se apresuró a contestar Oleg.

-Gracias, manténgame informado………….y encuentrelo pronto. Buenas tardes allá, Oleg-

Se cortó la comunicación. Colgó el telefono y respiró hondo. De momento estaba salvado. Medio repuesto llamó a Herbert que con un equipo buscaba a Ramón

-Digame señor, -contestó raudo su secretario

-Novedades……que sean buenas-

-Estamos cerca-

-¿cuánto?-

-de 1 a 10 en 7, señor-

-Bien, vamos algo apremiados ¿comprende?

-Sí, señor-

-Ademas, el plan ha cambiado. Necesito que lo traiga aquí sano y salvo. Y por supuesto si está con alguien, hay que traerlo tambien ¿me ha entendido?-

-Por supuesto, señor-

-Apresurese Herbert-

-Sí, señor-

Colgó. Miró una foto en la esquina de su mesa, donde tres enormes pollas derramaban su crema sobre un sonriente chiquillo de seis años, que recibía con la boca abierta glotón, mientras se masturbaba su pequeño y duro pene. Se reclino hacia atrás. Respiró. Herbert no le fallaría. Necesitaba relajarse. Apretó el interfono.

-Mandeme a los niños que tengo en las fotos de mi mesa- ordenó. Necesitaba chavalitos que ya supieran

-Enseguida señor- contestó su fiel secretaria, antigua enfermera de maternidad, pillada in fraganti mamando penes y conejitos de bebes.

Herbert, estaba sentado en una cafetería de Vigo, dos meses más tarde de la conversación con su jefe. Sentado con tres ayudantes, dos hombre y una mujer, charlaban en voz baja en aleman. Las pistas les llevaban a aquella ciudad gallega del noroeste de España. Llovía. Sin duda Ramón era muy cauto e inteligente, pero nadie puede desaparecer…….indefinidamente, aunque él si había hecho que si desapareciera gente……para siempre. Pero les costó más de lo que preveía. El dinero estaba metido en dos cuentas cifradas una en suiza y otra en las islas caiman. Ignoraba que Ramón supiera manejas esos temas y le sorprendió. Tampoco desparramó dinero y no había salido del país, lo cual dificultaba aun más su localización. De acuerdo, era listo. Pero le perdieron sus dos debilidades: la coca( en menor medida) y las putas.

Enigma rastreo los prostibulos de lujo de todo el país. Y las putas hablan, por dinero, como follan. De una información a otra, terminaron en Galicia. Estaban más cerca de lo que le dijo a Oleg, pero no quería precipitarse. De hecho estaban frente a donde vivía. Se había enrollado a una madre soltera de bajo nivel cultural, de unos cuarenta años, bajita, morena guapa, pero con muy buen cuerpo. El niño era un chaval delgadito y nervioso, algo introvertido. Herbert había puesto micrófonos camuiflados y microcámras carísimas en la casa, porque no quería sorpresas. Vieron que llegaban los tres juntos. Ella era una limpiadora sin cultura y el le había prometido la luna. Sabía que venían del video club y de cenar. Entraron en la humilde vivienda donde vivian en la primera planta. Pasaron a la furgoneta desde donde controlaban las camaras y los audios. Entraron por la puerta. Se ajustaron los auriculares y prestaron atención a las pantallas que funcionaban con nitidez.

¿de verdad no crees ramón, que estas películas son para más mayores que el niño?-Entro la mujer, llamada María diciendo en la casa

-Que no mujer……si es un hombre ya ¡ ¿a que sí?-

-Yo …quiero verlas mamá-

-Bueno – la pobre mujer. Se quiraron la ropa de abrigo y fueron al salón.Ramón preparó dos whiskys

-Ay!- dijo María- que no Ramón, que me pongo piripi

Ramón rió

-Venga ya mujer….- dijo tendiéndole el vaso, que terminó cojiendo. El chaval entretanto, enredaba impaciente en el video.

-Vamos chaval, que empiece el cine!!!!!!- le dijo dándole una collejilla. Este sonrió de las pocas veces que lo hacía. Desde que había llegado aquel hombre tenían mucha cosas que nunca habían tenido: video, cd, ordenador, ropa……..su madre había dejado de limpiar iba a buenas peluquerias, y lleva mucha mejor ropa…….aunque le llamó la atención que las faldas cada vez eran más cortas y los escotes más pronunciados, y ya había que tenido que apartar la vista porque se había quedado mirando las tetas o las piernas de su madre y se le ponía dura. Le dejaban acostarse tarde y ver pelis que antes su madre no le dejaba ver. Hoy iban a ver una que se llamaba historia de “O” y otra que había cogido Ramón que no les había enseñado porque les dijo “era una sorpresa” habían cenado fuera y ¡podían pedir lo que querían! Además era muy simpatico, le daba dinero, en fin estba contento.

-Ya está –dijo cuando terminó de rebobinar la película

-Pues venga- dijo aquel hombre que estaba mejorando tanto sus vidas desde hacía algun tiempo. Se sentaron los tres en el nuevo sofa(tambien comprado por Ramón), él en una esquina, Su madre en medio Y el hombre al otro extremo. El niño pulsó el play.

Había que reconocer que aquel tipo tenía arte. Le alegraba que hubieran suprimido la orden de eliminarle a tan solo conducirle. Veinte minutos después del comienzo de la película, María estaba tan escandalizada como ruborizada, excitada y cada vez más le costaba apartar la mirada de la pantalla. Al principio hizo varias veces el amago de quitar la cinta pero Ramón la amarró al sofa, primero por los hombros y ahora entrados en el argumento, bien agarrada la teta derecha (francamente escogía unas mujeres con unos pechos extraordinarios. El crío miraba la pelí con ojos desorbitados. Herbert rió para sus adentros cuando le pilló mirando las piernas cruzadas de su madre

El chico, llamado Oscar, no daba crédito a lo que veía. Pensó que su madre quitaría quello de inmediato, como así lo intentó, pero increíblemente, Ramón, consiguió impedírselo, así como que él se fuera a la cama, como insistía su madre. Estaba tan interesado en aquella mujer de la película “O”, que estba viendo la película al borde del sillón. La polla le estallaba y casi no podía aguantar, seguir viendo aquello, sin tocarse. Cuando había momentos en que la acción decrecía miraba de reojo a su madre, que ya no protestaba. Vió que Ramón le tenía bien cogida una teta, cosa que nunca había visto antes y que le incomodó algo. Pero lo que le estba empezando a llmar como nunca eran las piernas de su madre, que balanceaba ligeramente.

Deseaba………tocarlas………..de hecho…….deseaba………..poder tener cojida una de aquellas tetas………¡pero eso no estaba bien! Aunque alguna vez……..como el piso era pequeño dormían en una abitación de camas gemelas. Su madre le decía que cerrara los ojos cuando se desvestía……había visto fugazmente……..¡no estaba bien!!!!era su mamá. Desde que llegó Ramón a vivir con ellos, el dormía en el sofá que era cama y ellos en las camas gemelas, de donde salían sonidos raros y risas algunas noches. Sobre todo su madre suspiraba mucho, últimamente. Cuando la película llegó a una escena en que “O” se excita azotando a otra compañera ya no podía más.

-Tengo que ir al baño-dijo

-¡Buena idea, -dijo Ramón- vamos todos- y paro la peli con el mando. Vió que su madre miraba a Ramón con gesto azorado pero los dos fueron tras él. Su madre escuchaba algo que le decía Ramón y soltaba risitas. Cuando llegaron a la puerta del baño y el se metió al ir a cerrar la puerta, Ramón la sujetó.

-Espera, que tu madre quiere hacer algo- y ambos la miraron

Muy colorada y acalorada, empezó lentamente-

-Bueno, veras………Oscar hijo……….me gustaría………..bueno ya sabes…………¡como cuando eras pequeño!-

Miraba a su madre sin entender. Se encogió de hombros Su madre miró a Ramón suplicante. Este la miraba sin pestañear y serio, muy serio. Su madre volvio a mirarle

-Si hijo, como cuando eras más pequeño, …bajarte la cremallera del pantalón y sacarte yo la colita para mear……¿vale?- estaba roja como un tomate. Miró a Ramón. Este asintió y la sonrió, dulcificando el rostro. Oscar se acojonó. Tenía la polla al rojo y no se le bajaba.

-Jo mamá……es que………-comenzó a protestar Oscar

-Ya has oido a tu madre chaval-le espetó Ramón. Ahora se ponía serio con él. Se calló. Le hizo un gesto a su madre que se arrodilló ante el y comenzó a desabotonárle los pantalones, forcejeando con los botones.”por favor que se me baje, por favor, por favor” no cesaba de repetirse Oscar. Los pantalones cayeron a las rodillas y los calzoncillos tras un segundo de duda, su madre se los bajó. Lo que no se bajó nada fue su erección que apuntaba al techo. Enrojeció como la grana. Quería desaparecer.

-Bueno, bueno chaval,….¡vaya aparato que tiene tu hijo para diez años María!- les dijo a ambos. No se atrevía a mirar a su madre, que se había quedado estática mirando la erección de su hijo.

-Así no puede seguir este chico viendo la película- dijo Ramón Oscar levantó la cabeza ¡quería terminar de verla!

-No te preocupes chaval, anda vamos al salón a ver el final-

Todos fueron hacia allí de nuevo, el andando con dificultad, porque llevaba los pantalones en los tobillos.

Los que veían la escena en la furgoneta casi se tapaban la boca para no reir.

Llegaron al salón de nuevo pero ésta vez le hicieron sentarse en el centro del sofa, con su polla tiesa y fuera. Ramón pulso de nuevo el play y apagó la luz. Estaba tan avergonzado que solo miraba la pantalla. Pero al poco, sintó que alguien le tocaba……ahí. Tras unas deliciosas caricias en sus huevos, alguien le estaba haciendo……¡la paja que se hacía el varias veces al día!. Casi sin atreverse a mirar bajó la vista y vió la mano de su madre, con sus uñas carmesí que le pajeaba diestramente. Lo hacía mientras miraba la película, como si no pasara nada, aunque notaba su agitación y rubor. Miró a Ramón que le guiño un ojo.

-No te pierdas la peli chaval-

Volvió a mirar la película, su madre aceleraba el ritmo. Miró sus piernas, sus tetas, miró a Ramón……no se atrevía…..Ramón le asentía…….la película…….las piernas……las teas……la mano. Ramón cogio su mano izquierda y la puso sobre los muslos de su madre que parecía no inmutarse pero que aceleró los movimientos…….la suavidad de las medias aquellos muslos……….”O”…………iba a explotar……y explotó. Se retorció en el sofá, ahora su madre si le miraba, mientras se corría, con una mirada extraña

-Sí, hijo, sí, así, así. Vamos mi vida-

Sentía que perdía la consciencia. Apretaba un muslo de su madre con fuerza. Parecía que no terminaba de correrse. Se corrió mucho pero siguió empalmado. La película terminó. Ramón encendió la luz. Se levantó y le dijo a ambos

-Vamos todos a la habitación grande-

Se dirigieron, obedeciéndole. Le puso frente a su madre.

-Desnuda a tu madre Oscar-

Madre e hijo frente a frente, evitaban mirarse a la cara. El seguía empalmado su madre sudaba y estaba muy roja.

-Vamos- le insistió- ¿no te atreves chaval? Pero si esta zorra lo está deseando. A oscar oir como insultaban a su madre le desconcertó. Miró a Ramón. Este se puso tras su madre, mirándole a él, siendo además bastante más alto que ella.

-Mirá- le dijo mirándole. La cogió las grandes tetas, empezó a apretarlas y masajearlas.

-Ramón……..-protestó con voz queda pero se movía de forma extraña

-Vamos, puta, -comenzó a susurrarle al oido- de muéstrale a tu hijo de lo que eres capaz- Vió que pellizcaba sus pezones sobre la blusa y sobresalían. La hizó arrodillarse entre ellos. Vio que su madre desabrochaba a Ramón y tras bajarle la cremallera, sacó lo que a Oscar le pareció un cañón de artillería. La herramienta de aquel hombre era sencillamente descomunal…….pero de repente desapareció en la boca de su madre que la engulló rápidamente. Tras unos moentos en los que Oscar alucinaba hiperexcitado. Ramón le sacó la pola de la boca a su madre y la dijo

-Ahora a el-

Su madre, obediente, giró un poco sobre las rodillas y de repente sintió el delicioso placer de su picha en la boca de su vieja. Se corrió casi de inmediato, gritando de placer,

–Mamá, para, mama, para por favor, no lo aguanto………- y no lo aguantaba

cinco horas más tarde los tres dormían desnudos en las dos camas gemelas que habían juntado. Herbert y su equipo habían visto como el crío se follaba y daba por el culo a su madre mientras el se la follaba haciendole el bocadillo y viciversa. El chaval había visto como se corría y le echaba toda la leche en la cara y en la boca, que después enseñándole a besar con lengua, su madre compartía con él. Y el colofón fue cuando, con a la ayuda de su madre, que ayudaba a introducir, lenta, precisa e inexorablemente, dio por culo al chavalín, mientras su madre le chupaba su pollita, aguantando el ritmo ramón para que los dos se corrieran a la vez, el en su ano y Oscar en la boca de su madre. Fue brutal. En la furgoneta se contenía la respiración. Incluso la madre se corrió pues se masturbaba mientras comía a su hijo. Sencillamente espectacular. Después, agotados y tras unos besos, se durmieron. Sencillamente: espectacular.

Continuará

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 3.3)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorDos amigos, Parte 11 (Final) (de Cazzique)
Relato siguienteLa polla dorada de mi padrastro, Parte 02

3 COMENTARIOS