ATENCIÓN:

El relato erótico "Inaudita, Parte 08 (de Incestuosa)" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

  1. Inaudita, Parte 01 (de Incestuosa)
  2. Inaudita, Parte 02 (de Incestuosa)
  3. Inaudita, Parte 03 (de Incestuosa)
  4. Inaudita, Parte 04 (de Incestuosa)
  5. Inaudita, Parte 05 (de Incestuosa)
  6. Inaudita, Parte 06 (de Incestuosa)
  7. Inaudita, Parte 07 (de Incestuosa)
  8. Inaudita, Parte 08 (de Incestuosa)
Tiempo de lectura: 10 minutos

Al advertir que Luci no tenia la menor intencion de separarse de su nuevo amiguito de juegos, y despues de haber apreciado la serie de cositas nuevas de las que tambien Luci disfrutaba, esta vez con el can y a escondidas de Papi, y que por supuesto nunca me habia contado a mi, yo no sentia ya ningun remordimiento por querer espiarla a ella y a papa cuando cogieran. Ahora estaba creciendo en mi mente, por el contrario, la idea de seguirles el juego pero con la firme intencion de que en la primera oportunidad que se me presentara le entregaria por fin mi anhelante tesoro virgen a mi padre, pues era eso en realidad lo que yo perseguia en el fondo, y estaba segura de que el lo deseaba tanto como yo. Mas en esos instantes no pude continuar con mis pensamientos, pues vi que la segunda faena de Luci con el perrito estaba a punto de dar inicio, por lo cual me concentre en el espectaculo sin par que se me ofrecia sin que Luci lo sospechara.

Para entonces Luci, al ver que el animal no se estaba quieto, pues nuevamente se le trataba de encimar como jugueteando con ella, mostrando en la parte trasera y baja de su abdomen totalmente parado el pedazo de delgada y larga verga colorada que mucho se parecia en su conformacion fisica a un lapiz labial de los que usaba mami para pintarse los labios, se dejo caer sobre el musgo para tratar de “domar” las ansiosas intenciones del can, que continuaba jugueteando con ella ya encimandosele, ya dandole lenguetazos con el hocico abierto, moviendo su trompa de un lado a otro sobre la cara de mi hermana, quien intentaba entre gritillos de placer calmarlo un poco sin conseguirlo. Ya me daba cuenta del brio de aquel perrito que a su edad, seguramente se hallaba en plenitud de facultades fisicas, ya que no cesaba ni por un instante de moverse, y sobre todo, de mostrar su endurecido falo fuera de su estuche, cosa que yo suponia era dificil, aun para un animal, en especial despues de haber eyaculado tan tremendamente como lo acababa de hacer.

Ante tanta algarabia mostrada por el perro, que se movia sin parar siempre encima de Luci, ella, hallandose acostada boca arriba continuaba interponiendo sus brazos entre el animal y su cuerpo, en tanto yo podia ver desde mi escondite como aquel trozo de verga le seguia saliendo mas y mas hasta llegar a convertirse en una especie de delgado estilete, pero ya un poco mas grueso, que tal vez estaria mediendo unos treinta y tantos centimetros de jugoso y ardiente pene. Luci, mientras tanto y entre jugueteo y jugueteo, echaba miradas de reojo a la protuberancia rojiza que con cierta frecuencia llegaba a sentir sobre su cuerpo, sobre todo cuando el animal se le dejaba caer con fuerza encima de ella. Todo aquello le provocaba a mi hermanita una suerte de tremenda calentura, en especial despues de haber tenido aquel largo y singular pito canino entre sus manos, y particularmente al haber sentido el abundante derramamiento dentro de su boca, que me imagino habia degustado por primera vez, aunque de esto ultimo ya no estaba tan segura.

Pero algo vino a interrumpir de pronto el delicioso encuentro entre hembra y animal, pues se pudieron escuchar los voces de mi padre desde el establo llamando a Luci. Aquella llamada tan inoportuna vino a dar al traste con lo que estaba a punto de suceder entre el animalito y Luci, teniendo ella que separarse con rapidez del perro. Comprendiendo yo que el habia acabado su labor y que habia llegado por fin el momento tan anhelado de verlos coger por primera vez, me puse atenta para abandonar aquel lugar y ubicarme en el sitio acostumbrado detras de la cabaña. Mi caliente hermanita, sin esperar mas, se puso rapidamente de pie y hablandole palabras cariñosas al perro mientras le tallaba con sus manos el lomo, se dirigio corriendo hacia el lugar donde se encontraba mi papi. Yo espere el tiempo necesario hasta verla desaparecer entre los arboles, para despues dirigirme con todo cuidado hacia el escondido y privilegiado sitio desde donde presenciaria aquella batalla que, de tan solo imaginarmela, me causaba una inusual resequedad en mis labios, que contrastaba con la tremenda humedad que se manifestaba entre mis piernas. Mientras me dirigia hacia mi escondrijo secreto no podia dejar de pensar en como iria Luci en ese momento despues de haberse excitado en aquel candente encuentro con el can, suponiendo que su entrepierna estaria a estas alturas aun mas babeada y dispuesta que la mia para albergar el apreciado pito de mi papi.

Cuando arribe a mi escondido sitio ellos ya habian entrado a la cabaña, y pegando ansiosamente mis ojos a la rendija, vi que se hallaban precisamente en los inicios de aquella caliente sesion que con tanto anhelo y ardor yo esperaba ver. Mi papi comenzo por desvestir completamente a Luci hasta dejarla sin ropa. Me daba cuenta que las pupilas de los dos amantes incestuosos emitian el brillo caracteristico que se produce cuando la sangre es invadida por el deseo. Pronto mi papi se fue despojando de su ropa hasta quedar tambien en cueros, pudiendo observar como su bayoneta enhiesta sobresalia por encima de sus peludos huevos. Mi hermanita se le quedaba mirando al falo fijamente, ardiendo en deseos de ser penetrada y mi papi no perdio el tiempo, ya que con rapidez la llevo hasta la mesa de madera y la deposito boca arriba sobre las tablas para despues subirse el con su daga bien dispuesta para la batalla. Vi cuando poco a poco mi papi le fue abriendo las piernas a Luci mientras el se agarraba su parada verga y le acomodaba con desesperacion la punta de la cabeza en la entradita humedecida y, dejandose caer suavemente sobre ella, le fue metiendo aquel baston de carne endurecida que se abria paso lentamente en medio de la rajita de mi hermanita, quien ya comenzaba a emitir gemidos y grititos de placer que se confundian con los jadeos que exhalaba mi papi por lo excitante del momento. No paso mucho tiempo para que Luci quedara encachada hasta los huevos con la verga de papi profundamente perdida dentro de su chochito.

Ellos comenzaron a moverse, primero con lentitud pero despues con mayor violencia, viendo como la cachonda de mi hermanita habia aprendido muy pronto las artes del sexo, pues se deleitaba en sus movimientos disfrutando el mete y saca que papito le hacia con su pene bien parado, relajada y arqueada de su cuerpo, moviendo su grupa tratando de repegarse al pubis masculino para contribuir al goce de la penetracion. Para esto mi papi se hallaba con su cara pegada a las axilitas de incipiente vellosidad de Luci, disfrutando de los olores y el sabor agridulce de aquel sitio tan excitante, manifestando con gritos ahogados el placer tan intenso que sentia al estar besando y oliendo los lindos sobaquitos de mi hermana.

Por fin estaba disfrutando de las escenas que mas anhelaba mientras yo no perdia detalle de todo lo que ellos hacian con la finalidad de practicarlo en el momento en que se llegara mi turno con papito. Mas aun, y al presenciar todo aquel cuadro tan delicioso, yo no podia dejar mis manos sin mover, pues ya me estaba tocando la parte interna debajo de mis calzones, metiendome y sacandome el dedito de mi bollito con el fin de saciar aquel deseo irrefrenable de venirme viendo aquel estupendo acoplamiento. Naturalmente que un deseo como el que ellos vivian y disfrutaban en el interior del establo tampoco podia quedarse sin gratificacion, pues pronto la naturaleza vino en auxilio de ambos, viniendose al mismo tiempo mientras proferian gritos y quejidos que escuchaba con toda claridad desde donde me hallaba escondida, produciendome todas esas palabras obscenas un calientamiento tan brutal que yo tambien me vine en deliciosos orgasmos, alli agachada donde me encontraba, sin perder de vista a los dos amantes trenzados en tan fenomenal ayuntamiento.

Se veia que papi no queria perder el tiempo, seguramente porque sabia que ya era tarde y tendrian que regresar, por lo cual sacando la lechosa verga de adentro del resquicio ahito de mi hermana, la acomodo de tal forma que, levantandole las piernas y poniendolas sobre sus hombros, la abrio lo mas que pudo volviendo a acomodar aquel falo anardecido en la cerrada puerta, para comenzar a empujar ya no tan lentamente sino con mayor rapidez y violencia la verga parada, la cual pronto se perdio en las intrincadas profundidades de las entrañas de Luci. Al ver que ellos volvian a la carga, yo tambien hacia lo propio volviendo a meterme los dedos embarrados ya de savia a lo largo de mi oquedad central, mientras veia que papito tenia completamente ensartada a mi hermanita, iniciando ambos los consabidos movimientos ritmicos que incrementaban su placer hasta el delirio. Pude advertir con cuanta brama disfrutaba Luci de la verga de papito, que hasta agua se me hacia la boca solo de verla, de armirarla atravesada y tendida sobre la cama de tablas, imaginandome que era yo la que estuviera debajo de mi papi ensartada hasta los huevos con su pito parado. Con esos pensamientos y sin apartar la vista de ellos yo continuaba con mis tocamientos intimos, hasta que sin poder impedirlo mas me volvi a venir en un delicioso orgasmo que me cimbro hasta el culito. Pronto papi y Luci llegaron tambien al climax, pues de nueva cuenta oi los gritos y obscenidades que ambos proferian sin ningun pudor, en tanto se desparramaban en tremendos espasmos que hacian que papi practicamente se fundiera con el cuerpo sudoroso de mi hermana, que gritaba como loca presa del delirio y la agonia que estaba experimentando.

Al termino del caliente encuentro mi papi actuo con rapidez, pues aunque Luci no queria, el pronto la convencio para que se bajara de la mesa y procedio a limpiarla con aquel trapito que tan celosamente guardaba en una caja. Despues se limpio el tambien y comenzaron a vestirse. Al darme cuenta de que la sesion de aquel dia habia concluido, yo tuve que darme prisa para abandonar mi escondite e irme corriendo como loca hasta el sitio donde habia dejado el caballo que mi hermano me habia facilitado, pues obviamente tendria que llegar a casa antes que ellos. Y asi fue. Cuando arribe a nuestra casa me puse a platicar con mi mami, y no pasaron ni diez minutos cuando papi y Luci entraron en la sala. Mama los recibio gustosa invitandoles de comer, cosa que hicimos todos juntos. Al terminar la merienda, Luci me hizo señas para que yo saliera afuera. Una vez que estabamos solas ella me dijo:

-Ay Juli….hoy fue un dia tremendo…tengo que contarte lo que papito me hizo.

-Si….tienes que contarmelo todo, Luci….anda –le respondi yo, como para ver si ella realmente me confiaba no tan solo lo que habia hecho con papa, sino tambien las vivencias que habia tenido con el perro-

-Pero aqui no –me dijo ella- vamonos a nuestro escondite….pero rapido.

-Vamos.

Habiendo pasado el agujero de la barda de la pared del patio de nuestra casa, llegamos hasta el secreto sitio donde soliamos platicar a solas. Yo le espete:

-Ay Luci….estoy desesperada por saberlo todo…anda, ya cuentame…..

-Si Julita…pues mira….cuando llegamos al establo, papito se puso como siempre a ordeñar los animales.

-Si…? y mientras tanto tu que hiciste, Luci…? –le pregunte mordaz-

-Pues nada….no hice nada….tuve que esperarme alli junto a el hasta que acabo de trabajar.

-Ahhhh…. –le conteste con cierta malicia que ella por supuesto no capto-

-Si, tu crees…? me aburri un largo rato…..pero despues, llegado el momento, papito me encerro de nuevo en el establo. El iba todo ansioso, por lo que pude ver, pues me empezo a desvestir con rapidez hasta dejarme desnudita.

-Ay…que lindo…y que mas…?

-Pues el tambien se encuero y luego me subio a la mesa y alli me acosto boca arriba…

-Ohhh….cuanto estoy deseando que me haga lo mismo, Luci.

-Si, Juli…te entiendo perfectamente….cuando me tuvo acostada sobre la mesa, el ya tenia su pajaro bien duro y levantado y en seguida me lo puso en la entrada de mi chochito.

-Ay…que delicia, Luci.

-Si…eso es exquisito en verdad.

-Y que mas…?

-Pues me lo comenzo a empujar, primero con suavidad…pero despues me atraveso todita….Mmmmm…como me hubiese gustado que estuvieras alli para que pudieras ver esos momentos, Juli…..

-Hummm….pues eso si…pero tengo que conformarme con lo que tu me cuentas, Luci.

-Si, Juli…lo se…y ni modo….ya te llegara tu hora.

-Ay Luci…eso es lo que mas ansio en mi vida….

-Lo se, Julita….pero te sigo contando….esta vez mi papi me cogio dos veces.

-Dos veces?….ay que cosa tan preciosa….

-Si…dos veces…y las dos veces nos venimos rico….Mmmmm…traigo mi chochito todo lleno de leche….tendre que darme un baño ahora mismo que regresemos…no quiero que mama sospeche nada….

-Si….debes tener cuidado con tus braguitas….

-La siguiente vez que me lo hizo…..me levanto las piernas y se las puso en sus hombros…tu crees?…

-Como?….se puede hacer eso…? –le dije fingiendo-

-Ay pues si…claro…papito me enseño como….y se siente divino, Juli…

-Ohhh…lo supongo….y que mas?….

-Pues que en esa posicion si me entra todito….no queda nada de fuera….ya te puedes imaginar lo que se siente, Juli.

-Ohh si….claro que me imagino…

-Y despues el comenzo a moverse y yo tambien….hasta que no nos aguantamos mas y llegaron los orgasmos….el me lleno a placer de semen mi hoyito…

-Ay….lindo

-Si, Juli…pero fijate que ahora me di cuenta de una cosa….

-Que cosa….?

-Que ya me entra su verga con mas facilidad que antes….

-No me digas…..y eso por que sera…?

-Pues yo creo que debe ser porque ya no es la primera vez que me lo hace….y mi cosita debe irse ensanchando…no crees?

-Pues….si….es logico, no?

-Asi es….

De alguna manera yo queria ver la reaccion de mi hermana si le sugeria algo relacionado con el perro, pero de momento no hallaba la forma de plantearselo. Asi que mientras conversabamos hacia enormes esfuerzos por pensar en algo que aludiera al asunto pero que no fuera tan obvio, sino mas bien circunstancial. Asi que le solte de pronto:

-Ay, Luci….fijate que yo, mientras tu y papi se fueron al establo, anduve como loca buscando a Bat por toda la casa, pero nunca lo encontre…..No lo vieron de casualidad por el camino cuando se fueron?

-No….no…. Julita…para nada.

-Que raro….parece que desaparecio el condenado.

-Y para que lo buscabas, Juli….? –quiso indagar mi hermanita-

-Porque mama me dijo que le diera de comer….pero Bat nunca aparecio….

-Oh…pues bueno….quizas se fue por alli detras de alguna perrita, no?….tu sabes como se las gasta Bat…. –mintio ella, como para cambiar de tema-

-Si….quizas fue eso. –le conteste con la certeza de que ella no era tan honesta conmigo, y que desde luego no estaba dispuesta, por alguna razon que desconocia, a revelarme ese secreto-

-Bueno y que mas paso?….. –le dije volviendo al asunto de la cogida con papi-

-Pues nada…eso fue todo….al finalizar nos limpiamos y nos regresamos a casa.

-Ohh…que delicioso te la pasaste…no Luci?

-Ay si, manita…la verdad es que si….dias como estos son los que desearia siempre.

-Ya me imagino…..debe ser algo genial….

-Ay si….pero y tu, Juli…que hiciste todo ese tiempo…?

-Yo?….pues nada….aqui me quede jugando….que querias que hiciera…?

-Pues eso si…..oye Juli….

-Dime..

-Espero que la proxima vez papi te lleve a ti.

-Yo tambien espero eso….y sabes cuanto lo deseo…

-Si…lo se….Bueno, Juli, ya debemos irnos porque es tarde…no nos vaya a estar buscando mami.

-Si…vamonos.
Al retirarnos de alli yo iba cavilando en todo lo que mi hermana me habia dicho, confirmando de nueva cuenta lo que ya sabia: que ella si estaba dispuesta a confesarme con lujo de detalles las cosas que papi le hacia; pero el asunto del perro era algo que o bien no se atrevia a confiarme, o de plano no queria decirme, lo cual me intrigaba sobremanera. Yo me preguntaba cual seria la razon para que ella no lo hiciera. ¿Seria acaso que eso era para ella algo tan prohibitivo que no queria que yo supiera? ¿O acaso le daba pena o tenia algun desconocido temor de que yo fuera a tomarlo con desagrado? No lo sabia. Pero en mi interior estaba dispuesta a sacarselo de alguna forma, para lo cual en mi mente comenzaba a germinar cierta idea que pronto trataria de poner en practica.

Continuará

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 5)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorLas mellizas, Parte 19 (de Peli)
Relato siguienteMi primera niñita fue mi hermana

1 COMENTARIO