ATENCIÓN:

El relato erótico "Inaudita, Parte 04 (de Incestuosa)" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

  1. Inaudita, Parte 01 (de Incestuosa)
  2. Inaudita, Parte 02 (de Incestuosa)
  3. Inaudita, Parte 03 (de Incestuosa)
  4. Inaudita, Parte 04 (de Incestuosa)
  5. Inaudita, Parte 05 (de Incestuosa)
  6. Inaudita, Parte 06 (de Incestuosa)
  7. Inaudita, Parte 07 (de Incestuosa)
  8. Inaudita, Parte 08 (de Incestuosa)
Tiempo de lectura: 6 minutos

-Eso es todo?

-No, hay mas…ya te dije que seas paciente, Juli.

-Cuentame mas…cuentame todo.

-Lo hare nena….Como yo habia sido testigo ya en dos ocasiones de todas esas cosas que habia visto hacer a papa, me empezaron a entrar dudas y deseos que no podia comprender. Fijate Juli, dejame confesarte que cuando yo veia todas esas cosas sentia entre mis piernas como algo caliente, que se escurria desde adentro, sudaba mucho y mi respiracion se agitaba como jamas lo habia sentido antes.

-A mi tambien me pasa eso, Luci.

-A ti tambien? …..Que es lo te pasa?….Por que dices eso, Juli?…

-Despues te lo dire…… Primero termina de contarme lo tuyo.

-Mmmm…esta bien. Pues la siguiente ocasion que vinimos aqui, y con todas esas dudas metidas en mi cabeza, algo muy dentro de mi me decia que tenia que saber como era todo eso y por que lo hacia papi. Asi que una vez que llegamos al establo le dije como siempre a papi que iba a ir a jugar al bosque, y mientras papa ordeñaba, yo me regrese a escondidas por entre los arboles hasta detras de la cabaña, y oculta alli, espie a papi para ver lo que hacia. Papa seguia como si nada en su trabajo, hasta que le llego el turno a la vaca que es la mama de la becerrita que te dije. Vi que la dejo hasta lo ultimo. La ordeñó y despues solto a la mama, pero enseguida lazo a la becerrita y antes de llevarla adentro de la cabaña volteo para todos lados mirando cuidadosamente a ver si me veia. Grito mi nombre en tres ocasiones, pero claro que yo no le conteste. Queria ver de nuevo aquel espectaculo maravilloso que no me perderia por nada del mundo, y que me producia todas esas sensaciones nuevas y desconocidas con solo mirar, pero que me encantaban. La curiosidad y unos deseos intensos venidos de un calorcito que nacia entre mis calzones y mi pubis me incitaban a esconderme y espiar a papi.

-Mmmm…..que rico….sigue…sigue…

-Cuando papi comprobo que yo no andaba por alli cerca, jalo a la becerrita hasta la casita de madera, cerro la puerta y la amarro a la pata de la mesa, como ya antes lo habia hecho. Yo trataba de que mi respiracion tan agitada por lo que sabia que sucederia no fuera a ser escuchada por papi, mientras pegaba el ojo entre la abertura de las tablas de la parte trasera. Y pude ver claramente cuando papa se quitaba los pantalones y la trusa, y quedaba desnudo de la cintura para abajo con aquello bien parado y de fuera, totalmente libre. Y una vez mas le metio los dedos en el hoyito de atras al animal, y mas presto que perezoso le acomodaba su largo pipi con lechita en la cabecita en la entradita de la rajadita. Presiono con fuerza y la penetro toda, porque no se veia ni un pedacito de su pipi afuera. ¿Tu crees?. Y comenzo el balanceo, el mete y saca, cada vez mas rapido, a veces lento, a veces veloz, por largos e intensos minutos hasta que acabo. Cuando la saco de adentro vi que su cosota chorreba el liquido que te digo que es la lechita. Puedo asegurarte que es blanco y espeso, porque se cae al suelo poco a poco. Volvio a sacar la tela de la caja y seco de aquel liquido a la becerra y luego se limpio bien el y desato al animal, abrio la puerta mirando para todos lados, como buscandome, momento que aproveche yo para irme silenciosamente y de puntillas hasta el bosque sin ser vista.

-Y que mas…..?

-Pues lo mismo. Yo me hice como la que regresaba de un largo paseo lejos de alli, y acercandome a el pude advertir el olor a animal que despedia su cuerpo. No me lo vas a creer, Julita, pero en ese momento yo venia demasiado excitada, con una agitacion en el pecho y con un picor riquisimo entre mis piernitas. Incitada por lo que habia visto y por aquel olor tan agradable de papi, le pregunte que si no ibamos a comer antes de irnos a casa, a lo que el me dijo que si tenia hambre, que entonces comeriamos. Saco los emparedados de la bolsa que nos prepara mami y sentandose en el banquito de madera que utiliza para la ordeña me pregunto si queria sentarme a comer sobre sus piernas, a lo que yo conteste que si. Me subi encima de el, con solo mi vestidito corto y mi blusita sin mangas que traia puestos. Mira Julita, yo no se que fue lo que paso ese dia, porque al poquito de haberme subido en sus piernas comence a sentir lo duro de su pipi debajo de mis nalguitas. Eso me excito demasiado, asi que con las visiones de lo que habia pasado antes retenidas en mi mente, y animada por aquello que sentia tan duro debajo de mi cuerpo, comenze a moverme lentamente para poder sentirlo mejor, para explorar como era aquello, y asi fue, ya que cada vez estaba mas grande y duro, que parecia que iba a romper la tela de mezclilla del pantalon de papi.

Obnubilado por la calentura y la brama y sin poder contenerse mas, papi me tomo de la cintura y me empezo a mover sobre su pipi bien parado, de manera que me tallaba su cosa en mi traserito con fuerza tal que hasta sentia que me estaba produciendo rozaduras en mis nalgas. Pero a mi no me importaba eso, pues en realidad yo me estaba imaginando como se lo habia hecho a la becerrita, y tambien recorde la escena de los perros, cuando el se saco su pipi y se lo jalaba hasta que le salio toda la lechita de adentro. Llego un momento en que papa se calento tanto que me hizo hacia un ladito y de reojo pude ver cuando se bajaba el cierre y se sacaba su pipi largo y duro. Entonces con aquello ya de fuera, ahora si lo pude sentir entre mis piernas tal como era, porque estando yo sentada de espaldas a el, podia mover mis ojos hacia mis piernitas y veia como me sobresalia la punta de aquella cosa roja por enmedio. Papi me subio la faldita hasta arriba porque tambien queria ver como salia la cabezota aquella, mientras que yo juntaba mis piernitas y apretaba con fuerza su pipi para sentir aquella carne caliente haciendome mete y saca entre mis extremidades. Al poco rato de estar subiendo y bajando con su cosita y yo apretandosela, senti que algo caliente y espeso me rociaba las piernas abundantemente. Era, como te dije, un liquido blanco blanco y espeso como el almidon, que salia a borbotones del hoyito que tiene el pipi de papi.

-Mmmmmm….y ahora si la pudiste ver de cerca.

-Si, claro. La pude ver bien y de cerca…. y tambien la pude tocar.

-La tocaste, Luci?….

-Si. Con mis manos tome una poquita que habia caido en mis piernitas y la deslice entre mis dedos para sentirla bien y saber como era. Es algo diferente que nunca habia visto.

-Cuando papi se fijo en lo que yo hacia, me pregunto:

-Tienes curiosidad por saber, no?

-Si, papi.

-Bueno…mira Luci…. yo te eseñaré muchas cositas que tu no sabes….pero antes tienes que prometerme algo.

-Si papi, que es?

-Que no le diras nada a mama. Ni a mama ni a tus hermanos ni a ninguna persona. Me lo prometes Luci?

-Te lo prometo, papito.

-Esta bien. Bajate tantito de mis piernas.

-Ya.

-Ahora acercate.

-Asi?

-Si. Ahora dame tu manita y ponla aqui,,,,,sobre la puntita de mi pipi.

-Asi papito?

-Si….asi. Eso que estas tocando se llama lechita, y la echamos los hombres cuando nos agarramos el pipi y lo sobamos, o cuando se lo metemos a alguna mujer.

-Y a algun animalito?

Papa se me quedo mirando con asombro, quizas pensando que yo sabia algo de lo que el hacia secretamente. Por eso de inmediato me interrogo:

-Por que dices que con algun animalito, Luci….?

-No por nada…..lo dije por los perritos que vimos el otro dia.

-Ah, si. –contesto aliviado-

-Por supuesto que yo no le iba a decir jamas a el que lo espiaba cuando hacia eso, si no corria el riesgo de perderme de todas aquellas enseñanzas que el habia iniciado conmigo y que tanto me gustaban.

Papa me dijo:

-Bueno te decia, Luci, que eso nos sale de adentro cuando hacemos algo asi. Por ejemplo, ahora me salio esta lechita porque te la estuve tallando entre tus piernitas.

-Si papi?

-Si mi hija. Ahora dime….te gusaria conocer mas de todo esto?

-Si papito, si…..

-Bueno…..si no se lo cuentas a nadie, papito te promete enseñarte de todo para que aprendas bien.

-Si papito, yo quiero…..yo quiero…no lo dire a nadie…..te lo prometo papi.

-Muy bien Luci, ahora se que no lo haras. Mira, mañana vendremos otra vez solitos y te enseñaré otras cositas, de acuerdo?

-Si papi.

Continuará

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 5)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorDiario de una vida perversa, Parte 15 (de Falko6699)
Relato siguienteVale, la niña de cinco años más precoz