ATENCIÓN:

El relato erótico "Fiesta familiar, Parte 15 (de Cazzique)" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

  1. Fiesta familiar, Parte 01 (de Cazzique)
  2. Fiesta familiar, Parte 02 (de Cazzique)
  3. Fiesta familiar, Parte 03 (de Cazzique)
  4. Fiesta familiar, Parte 04 (de Cazzique)
  5. Fiesta familiar, Parte 05 (de Cazzique)
  6. Fiesta familiar, Parte 06 (de Cazzique)
  7. Fiesta familiar, Parte 07 (de Cazzique)
  8. Fiesta familiar, Parte 08 (de Cazzique)
  9. Fiesta familiar, Parte 09 (de Cazzique)
  10. Fiesta familiar, Parte 10 (de Cazzique)
  11. Fiesta familiar, Parte 11 (de Cazzique)
  12. Fiesta familiar, Parte 12 (de Cazzique)
  13. Fiesta familiar, Parte 13 (de Cazzique)
  14. Fiesta familiar, Parte 14 (de Cazzique)
  15. Fiesta familiar, Parte 15 (de Cazzique)
  16. Fiesta familiar, Parte 16 (de Cazzique)
  17. Fiesta familiar, Parte 17 (de Cazzique)
  18. Fiesta familiar, Parte 18 (de Cazzique)
  19. Fiesta familiar, Parte 19 (de Cazzique)
  20. Fiesta familiar, Parte 20 (de Cazzique)
  21. Fiesta familiar, Parte 21 (de Cazzique)
  22. Fiesta familiar, Parte 22 (de Cazzique)
  23. Fiesta familiar, Parte 23 (de Cazzique)
  24. Fiesta familiar, Parte 24 (de Cazzique)
  25. Fiesta familiar, Parte 25 (de Cazzique)
  26. Fiesta familiar, Parte 26 (de Cazzique)
  27. Fiesta familiar, Parte 27 (de Cazzique)
  28. Fiesta familiar, Parte 28 (de Cazzique)
  29. Fiesta familiar, Parte 29 (de Cazzique)
  30. Fiesta familiar, Parte 30 (de Cazzique)
  31. Fiesta familiar, Parte 31 (de Cazzique)
  32. Fiesta familiar, Parte 32 (de Cazzique)
  33. Fiesta familiar, Parte 33 (de Cazzique)
  34. Fiesta familiar, Parte 34 (de Cazzique)
  35. Fiesta familiar, Parte 35 (de Cazzique)
  36. Fiesta familiar, Parte 36 (de Cazzique)
  37. Fiesta familiar, Parte 37 (de Cazzique)
  38. Fiesta familiar, Parte 39 (de Cazzique)
  39. Fiesta familiar, Parte 40 (de Cazzique)
  40. Fiesta familiar, Parte 41 (de Cazzique)
  41. Fiesta familiar, Parte 42 (Final) (de Cazzique)
Tiempo de lectura: 6 minutos

Después de reponernos de la estupenda sesión de sexo que habíamos tenido Catia y yo salimos del cuarto de lavado para irnos cada uno a su recamara y dormir como dos angelitos que tienen su conciencia completamente limpia.

Al siguiente día después de desayunar todos tenían cosas que hacer así que cada quien se dirigió a hacer lo que tenía pendiente, Sebastián mi primo se fue con su hija Cintia al centro de la ciudad mientras que Catia se llevo a Pedro su hijo para ver unas cosas que necesitaba en la escuela. Mi mujer se fue con Vanesa a dar un paseo por algún centro comercial y yo me fui para la oficina.

Ya por la tarde como a eso de las dos termine de hacer mi trabajo y decidí regresar a la casa para ver que podía conseguir, cuando llegué me di cuenta de que todo estaba cayado, me encamine a mi habitación pensando en quien sabe que y cuando pase por las demás habitaciones no vi ni escuche nada así que me fui para mi cuarto y me metí sin cerrar la puerta, me recosté en la cama y me puse unos walkman para escuchar un poco de música.

Escuche varias piezas por cerca de una hora para después levantarme y quitarme el aparato de los oídos. Me introduje en el baño de mi habitación para refrescarme un poco la cara y escuche que una puerta se abría, salí de la habitación para ir a la cocina a tomar algo de agua; al ir saliendo me di cuenta que la puerta del cuarto de huéspedes estaba abierta, ya alguien había llegado, creyendo que podría ser Catia me encamine hasta la puerta pero antes de entrar escuche la voz de Sebastián que platicaba con Cintia. Me iba a retirar cuando escucho que él le pide que se recueste en la cama; la curiosidad me ganó y entonces me asome dentro de la habitación procurando no hacer ruido.

Allí adentro Catia estaba recostándose en la cama mientras que mi primo estaba de pie frente a ella y de espaldas a mi, luego de que ella se recostó vi como su papá se hincaba, tomo de las piernas a la niñita y la jalo hasta que su entrepierna quedo en la orilla de la cama, ella traía puesta una falda de mezclilla azul, sus zapatos tenis y unas calcetas blancas, en la parte de arriba una playera de color blanco. Ahora mi primo la hizo poner sus piernas sobre sus hombros, la falda de la niña se fue levantando y sus bragas de color rosa quedaron a la vista, mi primo le dijo que si escuchaba algún ruido que le avisara.

Sebastián hizo las bragas de su hija hacia un lado y entonces su rajadita quedo al descubierto, inmediatamente mi primo arrimo su cara a la panochita de su niña y le empezó a pasar la lengua por está, la niña se recostó en la cama completamente relajando su cuerpo y dejándose llevar por las sensaciones que le estaba regalando su padre, las manos de la niña se posaron sobre la cabeza de su papá mientras que la lengua de él se perdía dentro de la cálida rajadita de ella, pronto los chasquidos se empezaron a escuchar mas fuertemente indicándome que la humedad en la conchita de mi sobrinita había aumentado gracias a las lamidas que su padre le brindaba, una de las manos de mi primo bajo el cierre de su pantalón y se saco la verga empezando a masajearla lentamente.

Después de unos minutos de mamarle la conchita mi primo se puso de pie y luego se acostó en la cama, con su verga apuntando hacia el techo, luego le pidió a su hijita que se montara sobre él a modo de un sesenta y nueve, la niña obedeció e inmediatamente se metió la verga de su padre en la boca y empezó a darle una rica mamada mientras que su panochita estaba recibiendo de nueva cuenta la lengua que la había echo gozar hace unos cuantos instantes, las manos de mi primo se posaron en las pequeñas nalguitas de Cintia y se empezaron a mover por toda el área para luego acariciar el anito de la niña con uno de sus dedos, en pocos minutos Sebastián se llevo el dedo a la boca y lo ensalivo muy bien, cuando el dedo quedo listo inmediatamente se fue a colocar en el ano de nuevo, en forma circular mi primo fue tratando de introducir el dedo hasta que por fin la punta de este se perdió dentro de la apretada cavidad. Empujando lentamente el dedo se fue introduciendo hasta que la mitad de esté se perdió en ese apretado interior, cuando llegó hasta este punto mi primo empezó a bombearla para hacer que se fuera dilatando esa rica oquedad de la niña.

Pasaron varios minutos y por fin pude ver como todo el dedo medio de mi primo se perdía dentro del culo de mi sobrinita, por supuesto que para este entonces yo ya me estaba haciendo una paja sensacional con la vista que me estaban regalando. Cuando mi primo considero que ya estaba lista su pequeña hijita se separo de ella y entonces la puso en la cama de a perrito, se paro detrás de ella y se ensalivo perfectamente bien su garrote, luego apunto la cabeza de esté en la entrada ya dilatada del ano y empezó a hacer presión sobre el arrugado agujerito.

Mi sobrinita se empezó a quejar un poco por el dolor que le estaba produciendo la penetración pero su papá actuaba con mucho cuidado, su verga se estaba perdiendo muy lentamente dentro del culo de la niña ahora ya la cabeza completa se perdía de mi vista dentro de ese huequito, las manos de Sebastián separaban lo más que podían las nalgas de Cintia mientras que sus caderas seguían presionando sobre el culo de la pequeña para que cada vez más y más verga se fuera perdiendo en su interior. Cuando ella tenía ya la mitad de esa verga en su culo él se detuvo y la empezó a bombear lentamente, la verga entraba y salía de su culito abriéndolo cada vez más y dejando que otro poco de verga se perdiera en su interior.

Pasados ya algunos minutos la cogida que los dos tenían era fenomenal, ambos se acoplaban muy bien ahora ya solo quedaba fuera de su culito un pequeño pedacito de la verga pero al parecer Sebastián ya no se la iba dejar ir por miedo a lastimarla.

Los movimientos de cadera de mi primo iban ya en aumento y la verga entraba y salía rápidamente de ese apretado culito, los movimientos de su cadera eran casi desesperados, en su cara reflejaba lo mucho que estaba gozando del apretado ano de su hijita, sus manos amasaban delicadamente las caderas de la niña mientras que esta era penetrada. Desde mi lugar podía observar como se hundía entre las nalgas de la pequeña Cintia quién solo tragaba lo más que podía de aire por la excitación que tenía expresaba en su rostro la satisfacción de ser penetrada por la verga de su padre. Mi primo se detuvo por unos instantes en lo más profundo del culo de su hija como queriendo prolongar ese delicioso momento, después de unos segundos de espera sus caderas se empezaron a mover de nueva cuenta en el apretado ducto anal.

Ahora la velocidad que él había tratado de mantener en un ritmo constante fue aumentando rápidamente y de pronto la cara de mi primo se transformo por completo y su cuerpo se arqueo, gruesas gotas de semen empezaron a escurrir por la piernas de mi sobrinita, mientras que la verga que entraba y salía sacaba más de esa mezcla de semen del culito de ella, luego de un rato los movimientos de mi primo cesaron y su verga salio del ano de su hija, le indico a la niña que se sentara en la cama y luego le acerco su verga a la boca, ella que obediente abrió su boquita y se empezó a tragar toda la verga de su padre, chupando todo el semen que esta aun tenía, pude observar como la boquita de mi sobrinita se llenaba de ese trozo de carne caliente y húmeda que segundos antes la había penetrado. Sorprendentemente la verga de Sebastián en lugar de ponerse flácida mantenía aun su dureza lo cual me indicaba que por ahí guardaba todavía un poquito de leche. Con sus manos tomo la cabecita de la niña y la empezó a guiar en los movimientos que debería ella de seguir con esa vega en su boca; mi primo le indico a la niña que ya venia la leche, ella se preparo y de pronto mi primo le saco el garrote de la boca y masajeándoselo con la mano le empezó a bañar la cara con su caliente esperma, la niña mantenía su boca abierta esperando que algo de esa leche cayera en su boca y varios chorros fueron apuntados hacia ese lugar, luego de que la venida de mi primo seso, nuevamente el pito se metió en la boquita de la niña para que ella hiciera su trabajo y se tragara el restante de semen.

Luego de limpiarse y acomodar la cama y sus ropas ellos se quedaron recostados unos instantes y yo aproveche para desaparecer hasta que escuche que la puerta de la calle se abría, entonces me aparecí como si yo también hubiera llegado.

Continuará

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorONG (de Kamataruk)
Relato siguienteEl camino a la depravación de una madre, Parte 04 (de Johernan)
En este perfil de usuario se asignarán los relatos que no hayan sido publicados por usuarios registrados. Siempre tendrás la opción de registrarte y solicitar crédito por la autoría del relato :)