ATENCIÓN:

El relato erótico "El plan, Parte 23" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

  1. El Plan, Parte 01
  2. El plan, Parte 02
  3. El plan, Parte 04
  4. El plan, Parte 05
  5. El plan, Parte 06
  6. El plan, Parte 07
  7. El plan, Parte 08
  8. El plan, Parte 09
  9. El plan, Parte 10
  10. El plan, Parte 11
  11. El plan, Parte 12
  12. El plan, Parte 13
  13. El plan, Parte 14
  14. El plan, Parte 15
  15. El plan, Parte 16
  16. El plan, Parte 17
  17. El plan, Parte 18
  18. El plan, Parte 19
  19. El plan, Parte 20
  20. El plan, Parte 21
  21. El plan, Parte 23
  22. El plan, Parte 24
  23. El plan, Parte 25
  24. El plan, Parte 26
  25. El plan, Parte 27
  26. El plan, Parte 28
  27. El plan, Parte 29
  28. El plan, Parte 30
Tiempo de lectura: 5 minutos

Le dieron los resultados de sus exámenes, incluso en el de matemática obtuvo una nota muy alta, el profesor le puso una cara extraña al dársela, los compañeros de clase que la molestaban la dejaron un poco tranquila, los maestros y su madre la veían de otra forma, yo regresé al trabajo, pero al ser el dueño mi horario era tan flexible como quería, además tenía a Elizabeth que con su bono y el aumento que finalmente le di, además un par de empleados muy eficientes sacaban todo adelante, los meses siguientes hicimos una rutina cuando su madre trabajaba de mañana o tarde la recogía cerca de su colegio y teníamos nuestros encuentros en mi casa, cuando su madre tenía el turno de noche pernoctábamos en el séptimo piso, ya había colocado el anexo fue un juego de niños, cada noche me deleitaba con un conjunto de los que le compre aquel día.

Le di un password para entrar cuándo deseara, le mostré casi todo el lugar, le pareció algo aburrido, se esperaba algo más, había unas cuantas oficinas, un depósito y por último el apartamento de las fiestas lo camuflé con algunas cosas viejas a la entrada y no quiso ver más, convencida de que era otro depósito se quedó satisfecha, además solo tenía acceso al apartamento donde habilite la habitación y el jacuzzi, logramos pasar un par de días en mi chalet nuevo donde la había hecho mujer, le fascinaba la piscina, le tuve que comprar bikinis para esas ocasiones, no le importaba estar desnuda frente a mí pero se había vuelto vanidosa con su vestir, y más aún en nuestros momentos íntimos, las fiestas de cada mes se realizaron sin problemas, esas noches logré que ella se quedara en casa con su madre y no intentaba subir de noche a menos que yo estuviera, para la última Lorenzo trajo unas chicas Góticas o Darks o Metaleras vaya a saber lo que tenían en la cabeza, venían maquilladas y vestidas de negro, algunas se les veía realmente sexys basto con seguirles el juego, además de cómo de costumbre mucho alcohol del bueno se dejaron hacer de todo, esa noche estrené un culito, la muchacha era una veinteañera, cabello negro y muy esbelta perdió conmigo un reto de bebidas, y podía escoger mi premio, sus amigas sabían que su ano estaba sin estrenar y la presionaron para que acepte, hice un buen trabajo, con todos mirándonos la hice gemir un poco, de hecho después de eso todas recibieron lo propio por parte de mis amigos y también mía, cambiamos varias veces de pareja, al final la ex virgen del culo terminó atravesada a la vez por mí y por Nicolás, eso calmaría mis ansias de tener sexo anal con mi Princesa por un tiempo, pero de ningún modo desistiría de la idea, es más, seguía con los preparativos cada vez que podía, ella protestaba pero casi como un juego, con el pasar de los meses vi como sus curvas se acentuaban, su talla también aumentaba, sus facciones perdían algo de niña, pero todo esto la ponía más esplendida.

Todo iba tan bien que empecé a pensar mal (es mi forma de ser), me puse alerta por instinto, revisé nuestras rutinas pero no encontré ningún defecto, volví a revisar la computadora del detective pero ya no llevaba el caso, en la fecha acordada le dio el último informe a la madre, revisé lo que pude en la red de su colegio y todo parecía ir de maravilla, mi paranoia me llevo a observarla un par de veces que no la recogería del colegio, en su camino a casa algún muchacho la intentó abordar pero ella los rechazaba categóricamente, algunos adultos la miraban pero ella no hacía caso, iba directo a casa en cuanto se despedía de sus amigas, descubrí algo que llamo mi atención, pero fue totalmente casual, una noche que llegaba vi saliendo a mi suegrita detrás de ella venía su ex, el tal Luis, parecía intentar disculparse, pero ella no lo aceptaba, terminó dejándolo atrás y ella se fue, él se quedó un rato mirándola y luego también se marchó, fui a encontrarme con ella, como su madre había salido ya, de seguro ella ya estaría esperando en la habitación, en esas ocasiones que no eran pocas la encontraba jugando algún videojuego, a veces cocinando algo, bañándose o estudiando, esta vez la encontré sentada en la cama, vestía el conjunto de encaje blanco que tanto me gustaba, se le veía triste, además vi la marca de las dos lagrimas por sus mejillas, no me vio entrar, creo que la sorprendí.

-Hola Princesa, ¿Qué te pasó?

Hola, nada, estoy bien. Mamá hoy se fue temprano y dejó acostada a mi hermana así que vine a esperarte.

-¿Cómo va todo con ellas?

Muy bien, mi hermana está ansiosa de salir como la otra vez, además se muere de ganas de conocer tu piscina.

-¿Le contaste eso también?

Si, se me escapó, pero no hay problema con ella ya te lo dije.

-Ok, y ¿con tu madre?

Con ella también todo está mejor, desde que he subido mis notas, ya no reñimos, y me da libertad, además hoy me dieron los resultados de los últimos exámenes mira.

Me entregó su reporte de notas, en efecto, eran muy buenas, en varias materias incluyendo matemática y ciencias tenía la máxima nota, (continuábamos con las clases), por alguna razón ella miraba el reporte con algo de tristeza.

-Y a parte de tus notas ¿Cómo va todo en el colegio?

Bien, ya estoy tranquila con Luciana y Fernanda, solo que me dicen para escaparnos nuevamente, no tengo ganas pero saldremos a pasear el sábado.

-¿Y eso es todo?, no puedes engañarme, algo más ocurre.

Es cierto, hoy al darnos las notas, nuestra tutora me felicito frente a todo el salón, me puso como ejemplo de un estudiante que se recupera después de un bajón en sus notas, hasta el punto que estoy empate en el primer lugar con Viviana.

-¿Y qué más?

Todos los chicos y algunas chicas me fueron a felicitar, pero Viviana y Kelly me veían mal, no sé qué les hice, a la salida el idiota de Tomás me hizo caer a un charco de agua, y me dijo “para que te sirve ser tan inteligente si eres así de torpe”, de nada me serviría acusarlo, Viviana y Kelly estaban ahí si digo algo ellas lo negarían, me enoje mucho, nunca me he metido con ellos.

-Ya veo, veamos qué podemos hacer con ellos, olvidamos atender ese asunto antes, fue un error, mañana mismo averiguaremos que se traen esos tres, pero dijiste que había un chico más que te molestaba, ¿no estaba con ellos?

No, Ricardo no es de su grupo, él me ha dejado un poco en paz, pero notó que casi siempre está donde voy, él no me preocupa, solo es un tonto más del salón, ya ni me habla.

-Vaya en verdad eres buena en lo que te propones, estas notas son excelentes, ¿supongo que no tienes ánimos hoy?, podemos descansar, si lo deseas.

No he venido acá y me he puesto esto solo para dormir, no hemos hecho nada hace cinco días, además también debes tener ganas, no mientas.

-No te miento, si me dejas te comeré toda hoy, te llenare de leche, solo quería ser comprensivo.

Se sonrojó, cambio rápidamente de ánimo, muy cariñosa se acercó a mí, otra gran sesión de sexo con ella, lo deseaba, hubiera estado decepcionado si ella decía que no, era nuestra semana de dormir juntos, planeaba sacarle provecho, incluso pensé hacer otro intentó de agujerear ese culito, pero las cosas darían un giro inesperado, me encargaría del asunto del bulling que le hacían ese grupito, ella no quería contárselo a su madre y decía que en el colegio, a pesar de ser una institución de mucho prestigio por sus logros y su disciplina no le hacían caso.

Continuará

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorLa academia Kamataruk, Parte 01 (de Kamataruk)
Relato siguienteTempranos inicios lésbicos, Parte 03
En este perfil de usuario se asignarán los relatos que no hayan sido publicados por usuarios registrados. Siempre tendrás la opción de registrarte y solicitar crédito por la autoría del relato :)