ATENCIÓN:

El relato erótico "Cine y palomitas, Parte 10 (Final) y Epílogo (de Zarrio)" es un texto de ficción, ni el autor ni la administración de BlogSDPA.com apoyan los comportamientos narrados en él.

No sigas leyendo si eres menor de 18 años y/o consideras que la temática tratada pudiera resultar ofensiva.

  1. Cine y palomitas, Parte 01 (de Zarrio)
  2. Cine y palomitas, Parte 02 (de Zarrio)
  3. Cine y palomitas, Parte 03 (de Zarrio)
  4. Cine y Palomitas, Parte 04 (de Zarrio)
  5. Cine y palomitas, Parte 05 (de Zarrio)
  6. Cine y palomitas, Parte 06 (de Zarrio)
  7. Cine y palomitas, Parte 07 (de Zarrio)
  8. Cine y palomitas, Parte 08 (de Zarrio)
  9. Cine y Palomitas, Parte 09 (de Zarrio)
  10. Cine y palomitas, Parte 10 (Final) y Epílogo (de Zarrio)
Tiempo de lectura: 3 minutos

Capítulo 10: La historia de Ana La Bombillita – El último pase.

Relato que demuestra que el vicio del juego puede llevar a una madre de familia a entregar a su propia hija a los insanos placeres de la carne

Cuando Ana se recuperó estaba en su casa.

No sabía cómo había llegado hasta allí ni el tiempo que había pasado dormida Isabel estaba a su lado, pensando.

El hombre del puro le había dado un teléfono, estaba interesado en que su niña protagonizase varias películas en el extranjero.

Sabía que debería haberlo tirado, pero con lo que había ganado en una sola sesión no era suficiente. Afortunadamente para ambas, el Bombilla estaba en una reunión del claustro y no se enteró de nada.

Lo que no sabían es que la supuesta reunión se llevaba a cabo en la trasera de una furgoneta aparcada en algún lugar.

– ¿Te dieron el dinero, mami? Lo hice lo mejor que pude.

– ¡Sí, mi vida! Ahora descansa.

El amanecer sorprendió de nuevo a Isabel con el ordenador encendido. La noche había comenzado muy bien y llegó a ganar hasta cincuenta mil euros.

Ahora no le quedaba nada, como siempre.

A partir de aquel momento los sucesos se precipitaron en casa de Isabel y el Bombilla.

Un tremendo escándalo estuvo a punto de saltar en el instituto.

El director de estudios había pillado al Bombilla en su despacho con los pantalones bajados y su pene metido en el culito regordete de Ana la morenita gordita que solía mirar al acabar la clase.

Para evitar el revuelo, el Bombilla aceptó irse a trabajar a un país extranjero.

Su destino fue un instituto español en Tailandia. Cuando su mujer le dijo que no pesaba acompañarle, se sintió aliviado.

Ese es no es un buen país para viajar con esposa e hija.

Después de firmar el divorcio, tomó un avión con destino al lejano oriente, sin intención ninguna de volver pero algunos dices que lo han visto en algún video acompañado de sus nuevas alumnas orientales.

Isabel lo perdió todo, casa, coche, marido…todo. Con su último euro contactó con el hombre del puro.

Después de que Ana hubiese protagonizado unas cuantas películas de repente había cerrado el grifo del dinero sin razón aparente.

Ella estaba desesperada hasta que recibió la llamada del Doctor Andrés Méndez

Contactaron una cita y por los oídos de Isabel entró una proposición que cualquier mente cabal rechazaría de inmediato.

Pero no era el caso de Isabel ya convertida en esclava de la ludopatía

Después de terminar el trato Isabel, sentada frente al ordenador jugó al póker durante dos días seguidos.

Las apuestas en aquella mesa virtual eran tremendas. Cuando su saldo alcanzó el cero apagó el aparato.

A su derecha, un revolver con una bala. Era lo único que tenía.

Cuando apretó el gatillo su postrero pensamiento fue que se lo merecía

¿Qué clase madre vende a su niña para seguir jugando?


Epílogo.

En esos precisos momentos las pequeñas Celia y Ana viajaban hacia un país lejano.

Para la primera sería uno de tantos viajes, pero para la segunda, el último.

Celia protagonizó muchas películas a lo largo de su vida.

Se quedó embarazada con dieciséis años pero aquello no truncó su carrera más bien la enrumbo a lo mas arto de la industria de videos pornográficos y fueron muchas las películas que protagonizo en estado de gestación quien no querría ver follarse a una lolita embarazada y súper pechugona.

A los dieciocho se casó con Andrés.

Odile había muerto en un sospechoso accidente de tránsito.

Lucía estaba encantada con su nueva madre y más con su nueva hermanita con la que jugar y ella encantada de hacer de niñera de la pequeña Abigail cuando su nueva mama estaba firmando alguna película.

Héctor y Diana se fueron a vivir a la finca de la sierra. Con lo que ganaba su niña no tuvieron que trabajar nunca más. Héctor enfrió muchas sopas a los pequeños que visitaban la casa.

Pero el destino de la pequeña “Bombilla” fue muy diferente y triste

Ana sólo protagonizó una película más, después la pequeña vivió dos años en el harén de un Jeque árabe.

Sufrió y proporcionó terribles castigos. Atada de pies y manos su dueño se cansó de azotarla y le dijo al oído.

– Bombillita, vas a ser la protagonista de la mejor película gore de la historia.

Ana eyaculó como sólo dos veces lo había hecho antes.

La primera fue cuando se cortó ella misma las venas en el baño.

Y la segunda unos días antes de ser vendida por su madre. Ella alcanzó el orgasmo viendo como su perrita, la maquilladora de su primera película, repetía la escena de la bañera delante de ella.

La esclava suplicando, con su último aliento preguntó

– ¿Estás feliz, mi ama?

Ana, la miró a los ojos y le dijo

– ¡Muérete ya, perra asquerosa!

Fin

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)
Ayúdame a mejorar el contenido del blog dejando tus comentarios o dándole una calificación a esta publicación. También puedes ponerte en contacto usando los medios que más te convengan 🙂

Si el relato lleva varios días sin continuación, es probable que no la tenga disponible 🙁 ¡pero talvez tu sí la tengas! 😀
Para compartir tu relato puedes usar las opciones que te damos en este enlace.
Relato anteriorLa secta, Parte 23 (de Cazzique)
Relato siguienteEscuela de sexo, Parte 03 (de Anna Laura)